Aristegui, Trillo y el lío de la embajada en Washington

El nombramiento de embajador de España en Washington, en substitución de Jorge Dezcallar, antiguo director del CNI (Centro Nacional de Inteligencia) con el gobierno de Jose Maria Aznar, esta a punto de convertirse en un autentico folletín, tras las declaraciones del Ministro de Asuntos Exteriores, Jose Manuel García Margallo, en el sentido de que es una cuestión que no esta resuelta a favor del ex Ministro de Defensa Federico Trillo.

Garcia Margallo tiene pactado el nombramiento de Trillo como embajador en Washington desde hace varias semanas con el Presidente del Gobierno Mariano Rajoy, a pesar de que Margallo se había manifestado en contra de nombrar embajadores políticos, al frente de embajadas importantes, como hizo el anterior gobierno

El conflicto de la embajada en Washington, que amenaza con convertirse en un folletín, se ha producido primero porque el Presidente del Gobierno ha rechazado el nombre de Gustavo Aristgui. El único que de los diputados que se ha quedado fuera de las listas, como sucesor de Dezcallar y, posteriormente, porque el nombre de Trillo se ha filtrado sin que se haya pedido el “placet” correspondiente en el Departamento de Estado norteamericano.

Diputado por Zamora, Aristegui, portavoz de Exteriores en el Congreso de los Diputados, ha sido el único diputado de la anterior legislatura, que ha quedado fuera de las listas, ya que, incluso los mas críticos contra Rajoy, como Carlos Aragonés y, Cayetana Álvarez de Toledo (que acaba de ser recuperada por Aznar en FAES como directora del área internacional) repitieron como candidatos por intervención directa del ex Presidente del Gobierno.

Es mas, los intentos del Presidente del Partido Popular de Euskadi, Antonio Basagoiti por recuperarlo como numero uno por Guipúzcoa, fueron frenados por la secretaria general del partido Maria Dolores de Cospedal. Y, ahora, las promesas de una buena embajada han sido descartada por intervención directa de. Rajoy, que tenía un compromiso con Federico Trillo

Al dejarlo fuera del Gobierno, donde fuentes del Partido Popular siempre le situaron en el Ministerio de Justicia, Rajoy tenía que darle un puesto importante. a Trillo, tras barajarse la posibilidad de la Presidencia de Consejo de Estado e incluso, la Presidencia del Tribunal Constitucional dentro de un año, algo que hubiera contado con la oposición frontal del PSOE .

Presidente del Congreso y Ministro de Defensa con Jose Maria Aznar, firme defensor de la guerra de Irak, y, con algunas conexiones con la Administración del ex presidente George Bush, no parece que de el perfil para ser embajador en el Washington de Barak Obama, si bien es verdad que es un hombre de gran cintura política y de una gran capacidad de adaptación.

Aunque el Ministro Margallo ha roto su compromiso de prescindir de embajadores políticos y potenciar a los diplomáticos de carrera, no ha podido oponerse al deseo del Presidente del Gobierno, a quien Trillo le ha prestado grandes servicios, especialmente en todo lo referente a los aspectos judiciales del escándalo de la trama Gurtel y, sobre todo, en la labor subterránea que desarrollo, junto con el actual Presidente de las Cortes valencianas Juan Cotino, para conseguir algo que parecía imposible: la dimisión del Presidente de la Comunidad valenciana Francisco Camps, por el escándalo de los trajes , por el que acaba de ser declarado “no culpable”, en una polémica sentencia de un Jurado Popular.