Sigue la guerra Montoro-de Guindos

A la espera de lo que diga este viernes, la vicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría, en la rueda de prensa que siga a la referencia oficial del Consejo de Ministros, el titular de Economía y Competencia Luis de Guindos, en contra del criterio manifestado por su compañero de Gobierno, el ministro de Hacienda y Administraciones Publicas, Cristóbal Montoro, ha garantizado en la primera reunión que asiste en el Eurogrupo, el “compromiso absoluto” de España con la austeridad presupuestaria y ha dicho que un posible retraso del objetivo de reducción de déficit por el menor crecimiento de la economía española como ha sugerido el ministro Montoro no está en la agenda del Gobierno.

Las diferencias entre de Guindos y Montoro son tan evidentes que ha sido la vicepresidenta Sáenz de Santamaría, la que ha tenido que intervenir, matizando las distintas posturas, en un intento de que haya la máxima coherencia dentro del equipo económico del Gobierno, labor que debería ser responsabilidad del presidente del Gobierno que se ha adjudicado para él, la Presidencia de la Comisión Delegada de Asuntos Económicos.

Este lunes, después de que la vicepresidenta, el pasado viernes, matizase la posición de Montoro, partidario de una moratoria en el cumplimiento de los objetivos de déficit, dado que la economía española, según el borrador del último informe del Fondo Monetario Internacional (FMI), que será ratificado en el informe definitivo que se hará público este martes, ya ha entrado en recesión y que esta recesión durará por lo menos hasta 2013.

Menos pesimista que el Fondo pero, también con muy malos augurios, el servicio de estudios del Banco de España, parte de que el PIB entró en negativo por primera vez en siete trimestres en el cuarto trimestre de 2011 (-0,3%), trayectoria que “podría continuar en el presente año”. Esto significaría que la economía española volvería a entrar en recesión técnica en el primer trimestre de 2012. Con este perfil, las proyecciones macroeconómicas contemplan una “caída sustancial” del PIB en 2012 (-1,5%) y una “modesta” recuperación en 2013 (0,2%), con tasas positivas desde el primer trimestre del próximo año, de forma que la economía se vaya aproximando a su ritmo de crecimiento potencial.

Y, también con este perfil y con este panorama es imposible, según el criterio de Montoro cumplir los objetivos de déficit y, sobre todo pasar del ocho por ciento largo de déficit con respecto al PIB con que se va cerrar 2011 , para llegar a un 4,4 por ciento al final de este año con ajustes y recortes que pueden llegar a los 40.000 millones de euros.

Es la “misión imposible”con la que se enfrenta Rajoy que, de cara a los mercados no quiere pedir una moratoria y se comprende ya que la directora del Fondo Monetario acaba de advertir del riesgo de que España caiga en una “crisis de solvencia” si no se aumenta la capacidad del Fondo de Estabilidad Europea hasta un billón de dólares, algo a lo que se niega Alemania.

Este fin de semana Montoro, a pesar de la rectificación de la vicepresidenta, dio una vuelta de turca más al confiar en que Bruselas “reoriente y aclare los objetivos de déficit”. Horas después de Guindos, ante el Eurogrupo ha descartado totalmente esta posibilidad. ¿Qué dirá el viernes la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría? Atentos todos a la pantalla…