Camps, visto para sentencia

Después de un mes largo de espectáculo jurídico, mediático y, también teatral, en el que el ex Presidente de la Comunidad Valenciana Francisco Camps, ha sido el principal interprete, ha quedado visto para sentencia la causa del llamado “caso trajes “ regalados por la trama Gurtel, causa que se sigue contra el antiguo Presidente de la Generalitat valenciana , y contra el ex secretario general del Partido Popular de la Comunidad , Ricardo Costa, caídos los dos en desgracia y obligados a dimitir de sus cargos

Un caso que es algo más que un simple supuesto de cohecho impropio sobre el que tiene que pronunciarse, a partir de hoy .un Jurado Popular, formado por seis hombres y tres mujeres.

Algo mas porque, a lo largo de las sesiones del juicio que se ha prolongado durante un mes, han ido apareciendo bastante datos sobre el grado de arbitrariedad con el que han venido obrando los máximos responsables de la Generalitat valenciana con la “trama Gurtel”; por la frivolidad con la que se ha manejado el dinero publico en esa Comunidad, y, por las sospechas que, en algunos momentos, han aparecido sobre una posible financiaron irregular del Partido Popular valenciano.

El propio comportamiento , casi mesiánico , del ex Presidente Camps (que ha sido llamado al orden en repetidas ocasiones y que ha estado a punto de ser expulsado de la sala); el contenido de sus expresiones telefónicas con integrantes de la “trama”;el espectáculo en el que se han convertido algunos de los testimonios histriónicos prestados por Camps, han proporcionado a la opinión pública una imagen bastante deplorable de quien ha gobernado la Comunidad valenciana durante ocho años de forma bastante irregular.

Sobre todo, porque, coincidiendo con el desarrollo del juicio, se ha conocido la verdadera situación en la que Camps, -el hombre de las grandes obras, de los proyectos faraónicos, de los grandes eventos como la Copa América, la Formula 1, o los Juegos Europeos que nunca llegaron a realizarse pero que si fueron cobrados de antemano, por el yerno del Rey Iñaki Urdangarin-ha dejado una Comunidad, situada en clara suspensión de pagos y, calificada financieramente, como bono basura.

Una Comunidad arruinada económicamente que ha tenido que ser rescatada por el Estado central días después de la llegada de Rajoy al poder y, donde la corrupción, se ha extendido como un reguero de pólvora por todo el territorio.

Vean si no , el aeropuerto de Castellón –invadido por una plaga de conejos-del inefable Carlos Fabara, ex Presidente de la Diputación, donde no hay aviones pero, si, todo un montaje para que los niños puedan visitarlo, jugar en el y ver la torre de control . O profundicen , mismamente, en la trama Brugal, un escándalo de corrupción salpicado de basuras que afecta al “zaplanista” y antiguo Presidente de la Diputación de Alicante Jose Joaquín Ripoll o examinen el caso Emarsa , una investigación que esta realizando el Juzgado numero quince de Valencia sobre el agujero de 17 millones de euros de esa empresa depuradora y de tratamiento de lodos de propiedad publica, donde se han inflado y falsificados facturas , entre ellas , muchas a nombres de supuestas traductoras que simplemente prestaban servicios de prostitucion.

Es lógico que, para todo eso, para convivir en ese mundo, haga falta ir bien vestido, ir con ese uniforme de trabajo que son los trajes que, según ha declarado Camps en el juicio, le exigían sus conciudadanos…