El Rey y la necesaria confianza en las Instituciones

Con los ecos todavía vivos de su último mensaje de Navidad, y con la polémica del futuro judicial de su yerno Iñaki Urdangarin instalada en los medios informativos, Su Majestad el Rey, ha pedido a los 700 representantes políticos del pueblo español (parlamentarios y senadores) en la Constitución de la X Legislatura de las Cortes Generales que sean un reflejo de los ciudadanos que sacan su vida adelante con “honradez” y que trabajen por “restituir la confianza en las Instituciones”.

Esa preocupación y defensa de las Instituciones, fundamental para que el sistema se regenere, se produce después de que haya arraigado, en numerosos sectores de la sociedad española , el espíritu de protesta y de desagrado del Movimiento 15-M (un Movimiento que, sorprendentemente, se ha extendido por todo el mundo y que se ha tomado de ejemplo contra el abuso de los mercados en la actual crisis económica) y ese grito contra la clase política que se ha convertido en todo un eslogan de protesta: “Que no, que no, que no nos representan”.

Además, se invoca , en medio de numerosos casos de corrupción que se han producido, por otra lado, cuando más dura es la situación de crisis que está afectando a toda la sociedad, especialmente a millones de parados y a cientos de miles de familias que carecen de todo tipo de recursos y que han sobrepasado el umbral de la pobreza.

Precisamente estos días, para escándalo de la opinión pública, se está celebrando en Valencia el juicio contra el expresidente de la Generalitat valenciana, implicado en el “escándalo de los Trajes” y, en las ramificaciones de la trama “Gürtel”.

Camps, fue uno de los políticos que más contratos públicos, sin ningún tipo de concurso, le adjudicó al Instituto Nóos que presidía Iñaki Urdangarin y, a través del cual derivaba el dinero público hacia sociedades privadas entre ellas Aizoon S.L, una patrimonial en la que también estaba su esposa la Infanta Cristina.

Y, precisamente, los próximos días, a partir del día 9 del mes de enero, se inicia en Palma de Mallorca uno de los juicios contra el expresidente de Baleares, Jaume Matas, por el llamado caso “Palma Arena”, de desviación de fondos públicos por el que se le solicita ocho años de prisión por delitos de malversación de caudales públicos, prevaricación, fraude a la Administración, falsedad en documento oficial por funcionario público, falsedad en documento mercantil y tráfico de influencias.

Esta pieza separada del caso “Palma Arena” es la que ha servido de base para las investigaciones judiciales y la Fiscalía Anticorrupción sobre el Duque de Palma. Y de donde han salido muchas de las filtraciones judiciales que han venido apareciendo en los medios informativos.

Todos estos casos han estado en la mente de quienes primero han recibido a los Reyes y a los Príncipes con un largo y prolongado aplauso como muestra de solidaridad por el mensaje de Navidad, cuando don Juan Carlos les ha pedido la “restitución de la confianza en las instituciones”, algo que va mas allá del caso “Urdangarin”.

Tan importante ha sido esa petición expresa como esa otra exigencia para que todos los representantes políticos que fueron elegidos el pasado 20 de noviembre sean un reflejo de lo que ocurre en la sociedad, en la que los ciudadanos, en su inmensa mayoría “desempañan un trabajo, viven su vida y sacan adelante su familia con honradez, esfuerzo y profesionalidad”.

P.S.- Aunque don Juan Carlos, en comentarios informales con los periodistas que cubrían informativamente la inauguración de la X Legislatura, ha lamentado que sus palabras del mensaje navideño se hayan personalizado en su yerno (“la justicia es igual para todos” y “las conductas irregulares han de ser sancionadas”), ha sido, precisamente, esa “personalización”, que probablemente haya causado algunas tensiones en la Familia Real, lo que le ha dado el verdadero significado político al mensaje del día 25 de diciembre, en unos momentos en los que la Monarquía se ha visto seriamente afectada por todas las noticias, que afectan a los negocios del marido de la hija menor de los Reyes.