Ezquerra Republicana, y la repercusión del escándalo Urdangarin

El representante de Ezquerra Republicana de Catalunya, Alfred Bosch i Pascual, que ha sido recibido este miércoles, por Su Majestad el Rey en el Palacio de la Zarzuela en su ronda de consultas con todas las fuerzas parlamentarias, para proponer un nombre a la Presidencia del Gobierno que tiene que ser investido la semana que viene, ha aprovechado el encuentro con don Juan Carlos para anunciarle oficialmente que el objetivo de su formación política, que se inspira en los valores republicanos, es salir del Reino de España, algo que ha repetido en varias ocasiones, aunque la entrevista según ha matizado se ha celebrado en un ambiente de gran cordialidad.

El representante de Ezquerra Republicana, ha insistido en que seguirán exigiendo la salida de Cataluña del Reino, así como máxima transparencia en el comportamiento y, en las cuentas de la Casa Real, sobre todo, en estos momentos, ha aclarado, en que “algo huele a podrido en el Reino de España”.

La reivindicación de los valores republicanos y el anuncio de que, desde Ezquerra, se defiende la independencia de Cataluña, se produce en unos momentos claves para la Monarquía, seriamente amenazada por el escándalo Urdangarin que, cada día que pasa, va adquiriendo más gravedad y una deriva cada vez más preocupante, especialmente, si se confirma, lo que publica el diario “El Mundo” de que el yerno del Rey, utilizó una Fundación para niños discapacitados, creada por él y por su socio, para evadir al paraíso fiscal de Belice, parte del dinero recaudado por procedimientos ilegales en Administraciones públicas, Autonomías y Ayuntamientos.

Por otra parte el “caso Urdangarin”, la decisión del Rey Juan Carlos de apartarle de todos los actos oficiales por un comportamiento que según la Casa Real, ha sido “nada ejemplar” y, las consecuencias que el escándalo de corrupción puede afectar a la Institución, ha comenzado a ocupar los principales espacios informativos de la prensa internacional, que, por primera vez, habla claramente de las dificultades por las que está atravesando la Monarquía en España.

“La Familia Real española salpicada por un escándalo” “El Rey Juan Carlos aparta a su yerno” “Un yerno poco delicado pone en apuros a la Familia Real Española” “La Fobia de contagio del Rey” “La oveja negra real de España. El Yerno de Juan Carlos entre negocios sucios y “expulsión” de la Corte” “Un Duque nada ejemplar” “Los negocietes de su yerno ponen en situación embarazosa a Juan Carlos”…

Estos son los titulares más llamativos de la gran prensa inglesa, francesa, alemana o belga que, unánimemente, destaca el papel moderador del Rey en estos treinta y seis años de democracia, en un país que no es monárquico sino “juancarlista”

“Hasta el día de hoy, -resume “De Standard” de Bruselas- tanto la izquierda como la derecha española siguen agradeciéndole su gestión. Pero el Rey, que visiblemente empieza a tener achaques de salud, tendrá que pasar el testigo en un plazo no demasiado largo a su hijo Felipe. El heredero, no disfruta del mismo crédito entre los ciudadanos. Un error podría ser suficiente para hacer peligrar la Monarquía en su conjunto, advierten algunos”