El sorprendente silencio de Mariano Rajoy

Diez días después de su victoria electoral, el líder del Partido Popular, Mariano Rajoy sigue sin aparecer en público y, sobre todo, sin conceder ningún tipo de rueda de prensa para explicar su posición ante los recortes y reformas que tiene que hacer frente desde el mismo día de su toma de posesión como presidente del Gobierno el 22 de diciembre.

Rajoy, que lleva más de dos meses sin conceder una rueda de prensa formal, y que la ha evitado durante toda la campaña electoral, ha adoptado un nuevo método de comunicación con los informadores que es expresar sus opiniones, a través de terceras personas que interpretan sus intenciones y sus planes.

Esa es la misión que el pasado lunes cumplió la secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal, en su tradicional comparecencia de ese día de l semana, ante la prensa , al afirmar que su jefe, ya ha hecho llegar a Europa su compromiso de cumplir estrictamente con los límites de déficit establecidos en el Pacto de Estabilidad, que habrá un gran recorte del gasto público a pesar de los peligros existentes de recesión económica, cuyos primeros síntomas ya se empiezan a notar y que, aun estando en desacuerdo (no ella, sino su jefe) en la Europa de las dos velocidades, España procurará , por todos los medios, estar en el “Núcleo duro” de la primera velocidad.

A la pregunta sobre la posición española sobre la implantación de los eurobonos, algo a lo que se opone frontalmente la canciller Merkel, Cospedal, que probablemente no había despachado el tema con el jefe, se abstuvo de hacer ningún tipo de comentario.

Más clara está la posición de Rajoy sobre la necesidad de que el Banco Central Europeo (BCE) compre Deuda de países como España que cumplen sus compromisos, con lo que el líder popular se coloca entre los lideres que creen que la misión del BCE no debe ser solamente vigilar y combatir la inflación sino, también, igual que la Reserva Federal norteamericana o el Banco de Inglaterra, intervenir comprando deuda en épocas de crisis, como la actual.

Más chocante ha sido la situación que se ha producido este martes con la entrevista que se ha producido en la sede del Partido Popular entre Mariano Rajoy y el vicepresidente de la Comisión Europea, Antonio Tajani, la primera que el líder popular tiene con un alto representante de la Unión, y de la que ha informado a los periodistas el dirigente europeo que, además, ha manifestado su satisfacción por los planes que tiene en mente el Partido Popular en la nueva etapa política que se abre en España con el triunfo del Partido Popular.

El apoyo de la Comisión Europea al futuro Gobierno de Mariano Rajoy se ha reflejado en las palabras de Tajani, que ha destacado también la importancia de las reformas que tiene previsto llevar a cabo el presidente del PP: «Su Gobierno va a trabajar por la recuperación del déficit y a favor de las reformas. Me gusta mucho su discurso sobre la reforma laboral y sus propuestas sobre las Pymes».

En esta ocasión, tampoco hizo acto de presencia pública el líder popular aunque se espera que, quizás mañana, tras la entrevista con empresarios y sindicatos para hablar de la reforma laboral, el tema que más preocupa a la Comisión Europea, Rajoy conteste a las preguntas de los periodistas, sin que vuelva a utilizar a portavoces intermedios para expresar su opinión y sus planes.