¿Hubo conspiración la noche del 20-N?

El Comité Federal del PSOE, en una de sus reuniones más dramáticas de los últimos años, en las que ha tenido que hacer frente a lo que ha sido la pérdida de casi  todo el poder institucional en solo unos meses (de mayo a noviembre, de las elecciones Autonómicas y Municipales, a las elecciones  Generales),  ha ratificado este fin de semana, la convocatoria de un Congreso ordinario para la primera semana de febrero, no ha forzado la dimisión del actual secretario general del partido, José Luis Rodríguez Zapatero, que ha asumido solo en parte la responsabilidad de la gran derrota y ha aprobado las reglas por las que se regirán los candidatos  que aspiren a la dirección del Partido.

No se ha planteado siquiera la posibilidad de crear una gestora, tal como se le planteó abiertamente el domingo 20 de noviembre al secretario general Rodríguez Zapatero, que estuvo toda la noche tan noqueado que no reaccionó, ni tuvo la sensibilidad de dar la cara ante los militantes y ante el país, por una derrota de unas dimensiones históricas. De esa gestora iban a formar parte tanto José Bono, expresidente del Congreso de los Diputados como el expresidente del Gobierno,  Felipe González.

“Fue una autentica conspiración” aclara un exministro que logró hablar con  Zapatero aquella noche. “Una de las peores de su vida y de la que todavía no se ha recuperado” asegura.

Aunque la figura del Comité Federal ha sido, sin duda, el candidato derrotado, Alfredo Pérez Rubalcaba, que en realidad, es el que ha ejercido de maestro de ceremonias durante la reunión del Federal ante un Zapatero que parecía enormemente afectado por la situación y sin mucha capacidad de respuesta. Rubalcaba  no ha emitido ningún tipo de señal de si piensa presentarse o no de candidato a la secretaria general, si bien parece que ejercerá de líder de la oposición durante el debate de investidura de Mariano Rajoy a partir del l3 de diciembre y que, en todo caso, estaría esperando la aparición de otras candidaturas, entre ellas la de la Ministra de Defensa, Carme Chacon, para dar el paso definitivo que contaría con el apoyo incondicional de  otros dirigentes del partido.

De éste modo, parece que en esta ocasión, como en el año 2.000, en que varias candidaturas lucharon por la secretaria general y en la que se produjo el triunfo, por la mínima, de Zapatero y de su grupo “Nueva Vía”, habrá varias candidaturas además de la de Rubalcaba y Chacon, si bien, desde los sectores más jóvenes del partido (caso del castellano-leonés Oscar López o del vasco, Eduardo Madina) se ha negado cualquier candidatura joven y renovadora, algo que está en el discurso de un sector del partido y que ha sido criticado abiertamente por el exvicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra con unas palabras que, al final también afectan a la posible candidata Chacón.

La tesis de Alfonso  Guerra es que siempre tiene que haber un  cambio de generaciones, pero que eso no significa darle un plus al “cambio por el cambio”. En su opinión, una opinión que también va contra la actitud y la política que ha venido desarrollando Rodríguez Zapatero durante todo su mandato, “esto de jovencitos al poder .y las mujeres primero no es una buena técnica”.