Vuelven las especulaciones en torno a Rato

Insensible a las presiones mediáticas de la gran prensa internacional, de las poderosas y decisivas Agencias de calificación y de sus propios aliados en la Eurozona, que le vienen exigiendo el nombre de quién va a llevar el mando de la economía española y cuál es su plan de reformas de cara al cumplimiento del Plan de Estabilidad, el líder del Partido Popular, Mariano Rajoy, parece dispuesto a no dar su brazo a torcer y seguir el plan previsto desde el principio, que pasa por no hacer público los nombres de su gobierno hasta su investidura como presidente del Gobierno a partir del l3 de diciembre y dar a conocer los nombres de su equipo ministerial sólo después de haberlo despachado con Su Majestad el Rey.

Este miércoles, la entrevista que Rajoy ha mantenido en su despacho de la calle Génova con el antiguo vicepresidente económico de Aznar, y actual responsable de Bankia, Rodrigo Rato, ha levantado una auténtica ola de especulaciones, en el sentido de que el antiguo director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), podría ser el hombre escogido por Rajoy para hacer frente a la difícil situación económica actual.

Es cierto que el nombramiento de Rato, como responsable económico del Gobierno Rajoy, enviaría a los mercados un mensaje de toda confianza, aunque, es verdad que la espantada que Rato dio en mitad de su mandato, como director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), puesto en el que tomo posesión en mayo del 2004, ni fue entendida por sus colegas en Washington, ni fue comprendida por los mercados porque, además, se producía cuando comenzó a gestarse la crisis económica internacional que, empezó en Estados Unidos con las hipotecas basuras y que ha ido mutando, hasta convertirse , en estos momentos, en una crisis profundísima del euro y de la deuda soberana de doce de los países de la eurozona.

Hasta ahora, nadie ha podido explicar cómo Rodrigo Rato, situado en una posición de privilegio, en un momento histórico para la economía mundial, pudo abandonar el Fondo Monetario Internacional, para hacerse cargo de Caja Madrid, en una dura pelea interna entre el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, (que por cierto acaba de hacerse con todo el poder, desplazando a su adversario, Francisco Granados, de la secretaria del PP madrileño), la Presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, el Alcalde de la capital española, Alberto Ruiz Gallardón y, el expresidente de la Caja madrileña, Miguel Blesa.

Rodrigo Rato, un hombre muy querido dentro del PP, da el perfil del hombre que necesita Rajoy, aunque ha habido época de distanciamiento entre los dos, especialmente cuando Aznar decidió que Rajoy sería su sucesor.

Pero, dentro de ese perfil que tranquilizaría a Bruselas, París y Berlín también están José Manuel González Páramo, representante de España en el Banco Central Europeo (BCE) y Jaime Caruana, antiguo gobernador del Banco de España y, desde 2009, Presidente del Banco Internacional de Pagos.

Todos son “Papamonti”: tecnócratas como Papademo en Grecia y Mario Monti en Italia.