PP: Un programa vago para convencer a todos

En una comparecencia en Santiago de Compostela , distribuida por los servicios de prensa del partido, después de la aprobación por parte del Comité Ejecutivo Nacional del programa electoral que debía de haberse hecho público en la Convención que se celebro en Málaga en la primera semana de Octubre, montada precisamente para eso, Mariano Rajoy ha querido quitarle importancia a las propuestas electorales , insinuando que, conociéndole a el, eran las previsibles y, aclarando , además, que no es tiempo de “prometer, sino de resolver”.

Según Rajoy, que no se ha sometido a preguntas de los informadores, confirmando que, como se ha dicho, no tiene prevista ninguna rueda de prensa durante todo la campaña electoral, es un programa que “no busca titulares” ni deja lugar para el “marketing” ni para “los artificios”, sino que “pone los rieles de un rumbo acertado” y sienta, ha dicho, las bases de la recuperación. También, según el “da confianza y rigor” y es “realista y reformista”.

Las “Cien Propuestas para el Cambio” que se han dado a conocer este Lunes, afectan, sobre todo, al crecimiento económico y a la generación de empleo, a la mejora de la educación, a las garantías del estado de bienestar (sobre todo educación y sanidad, donde algunas Comunidades del PP han comenzado a reducir gastos), a la modernización del sector publico, y, la regeneración política y la política exterior, son los suficientemente vagas e inconcretas como para no producir ningún tipo de rechazo en los distintos sectores del PP, especialmente en el sector mas duro del partido que , a raíz de las primeras declaraciones de Rajoy sobre el final de la violencia de ETA no le perdonan su afirmación de que el comunicado se había producido sin que hubiese hecho ninguna “concesión política”.

Es por lo que al final se ha prometido “una reforma penal para el computo de beneficios penitenciarios sobre cada una de las penas impuestas”, que afecta a la doctrina Parot pendiente de recurso en el Tribunal Constitucional y que es una de las principales peticiones para que avance el proceso iniciado con el comunicado del 20 de Octubre.

De cualquier modo, es la insistencia en esa bajada de impuestos, y sin la implantación de otros nuevos, -cuando el propio Rajoy ha manifestado su preocupación ante la baja recaudación provocada por la crisis económica – , lo que mas duda produce de un programa teóricamente bien elaborado pero poco concreto y que, además, se puede ver complicado con los nuevos datos macroeconómicos que anuncian una notable bajada del PIB (ultimo informe del Banco de España) y una posible decesión para el 2012 (Informe de la OCDE).

En estos momentos , el debate interno dentro de los máximos responsables del Partido Popular es si las medidas de ajuste que se piensan tomar y que afectara especialmente al déficit publico que al final del 2012 debe situarse en el 4,4 por ciento ( que , por supuesto, no aparecen en el programa electoral ), se van a tomar durante los primeros Cien Días del Gobierno de Mariano Rajoy, como parece que es la opinión dominante en la dirección popular o, por el contrario, se pide una moratorio a Bruselas, y se espera como ha pedido Javier Arenas a Marzo, después de las elecciones andaluzas, para poner en marcha esas medidas que serán muy impopulares, y , con un inevitable coste electoral.