El silencio de MAFO

El gobernador del Banco de España Miguel Ángel Fernández Ordóñez (MAFO para los amigos) no ha querido pronunciarse, por el momento, sobre la decisión de la Cumbre Europea de valorar los títulos de deuda española un 3% por debajo de su valor a vencimiento. Estos activos ascienden a casi doscientos mil millones de euros.

En lo que parece una compensación para la banca francesa y alemana por las quitas de sus carteras de bonos griegos (el rodillo franco-alemán), ha sido España la que, con nocturnidad y alevosía, ha resultado la gran perdedora de la Cumbre de Bruselas, una Cumbre que ha tratado de elaborar un plan para salvar al euro a través de tres medidas íntimamente relacionadas (un aumento en la quita de la deuda griega, una recapitalizacion de la banca europea afectada por esa deuda, y un reforzamiento, que puede superar con creces el billón de euros, del FEEF, el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera ) pero que, a pesar de la buena reacción que se ha producido en los mercados, no deja de ser un parche mas para evitar , por la decisión de Alemania, que el Banco Central Europeo, siga comprando bonos, o la emisión de eurobonos , única solución para que desaparezca el miedo de los mercados a la insolvencia de España, e Italia o que la prima de riesgo suba y pueda afectar , incluso, a Bélgica y Francia.

A estas alturas, seria conveniente que el gobernador del Banco de España, que ha venido sosteniendo, igual que el Gobierno, que nuestro sistema financiero era uno de los mas saneados del mundo, y que han sido los bancos españoles los únicos que , en prueba de total transparencia, en mayor numero han sido sometidos a las ultimas pruebas de stress, que explique a la opinión publica que es lo que ha ocurrido para que nuestro país haya sido el que peor parado ha salido en una Cumbre en la que se ha decidido una recapitalizacion de la Banca española por un valor de mas de 26.000 millones euros (cantidad que podría reducirse a 16.000 millones si finalmente se computan instrumentos convertibles dentro del capital Tier 1 o core capital) . Una cantidad solo superada por la banca griega, cuando nuestra banca no tiene en sus carteras apenas deuda griega o irlandesa sino solo españolas y, algo de la portuguesa.

Un duro golpe para la Banca española en su conjunto ya que el resto de las entidades financieras tendrán que procurar adaptarse a ese nivel mínimo de capital “pata negra” del 9 por ciento, que tendrá que salir, de nuevo, del FROB y, también, un duro golpe para el Gobierno que se ha visto atrapado por los intereses de Paris y Berlin.

En este contexto no se entiende el silencio de Fernández Ordóñez estos últimos días, desde que empezó a especularse con la posibilidad de que Bruselas aprobase lo que Mariano Rajoy ha calificado de “estigmatización de la deuda española” y una recapitalizacion de los cinco grandes bancos españoles (Santander, BBVA, Bankia, CaixaBank y Popular) con unos recursos desproporcionados que tendrán que salir del mercado, del Estado o en ultimo termino de ese billón de euros del reforzado Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF), si bien las grandes entidades de este pais han recalcaldo que su crecimiento organico va a producir este capital.

Al final, esa recapitalizacion va a suponer una mayor restricción del crédito, algo que contribuirá, aun más, a un menor crecimiento económico y, por tanto a un aumento del paro que sigue disparado según confirmara este viernes los datos de la EPA (Encuesta de Población Activa).

Hasta ahora, del Banco de España solo ha salido un mensaje:“la situación actual de España es critica”. Lo ha hecho público el jefe de sus servicios de estudios José Luis Malo de Molina que ha recordado que la crisis de la deuda soberana que amenaza a España e Italia, y en última línea defensiva Bélgica y Francia, es una crisis sistémica.