A la espera de un nuevo comunicado de ETA

El anuncio del final de ETA se producirá durante el mandato del gobierno socialista lo que significa que el anuncio de que la banda renuncia definitivamente a la violencia, se puede producir en los próximos días aunque el Gobierno y, sobre todo, uno de los hombres que más intensamente sigue el tema, el Ministro de la Presidencia y candidato del PSOE por Álava, Ramón Jáuregui, no cree que ese final se anuncie antes de las elecciones generales del 20 de Noviembre.

Unas declaraciones de quien dirigió el Partido Nacionalista Vasco durante veinticuatro años, de 1980 hasta 2004, Xavier Arzallus, el hombre del PNV con mejores contactos con ETA, al periódico “Diario de noticias de Gipuzkoa” en el sentido de que el final de ETA lo conoceremos en los próximos días y que el anuncio se producirá durante el mandato del actual gobierno socialista; otras manifestaciones del presidente del Partido Popular Vasco, Antonio Basagoiti, anunciando que es posible que haya un comunicado esta misma semana por parte de la banda terrorista y, por último, unos insistentes rumores de que la BBC de Londres ya ha recibido el video de un nuevo comunicado de la banda, relacionado con el alto al fuego “permanente, unilateral y verificable” declarado el pasado septiembre de 2010, han levantado toda una ola de especulaciones sobre un inminente comunicado de la banda terrorista anunciando que el alto el fuego puede ser definitivo.

Se ignora si detrás de ese alto el fuego definitivo, por el que está presionando y luchando la izquierda abertzale, hay una clara voluntad de abandono también definitivo de la violencia, como vienen pidiendo todos los partidos políticos e incluso los presos de la banda.

El pasado 23 de septiembre, medio millar de presos etarras, se sumaron a la “Declaración de Guernica”, que pide a la banda armada ese alto al fuego irreversible y definitivo, a la vez que exige del Estado, el final de una política penitenciaria discriminatoria para los presos condenados por acciones terroristas, y la declaración de una Amnistía, algo prohibido expresamente por la Constitución, aunque si es posible indultos individuales y un progresivo acercamiento de los presos a las cárceles de Euskadi, como ha declarado el lehendakari Patxi López, si efectivamente, ETA renuncia, definitivamente, a la lucha armada.

Lo que parece evidente es que la izquierda abertzale, que ha conseguido, por fin, a través de Bildu estar presente en las instituciones por decisión de Tribunal Constitucional, sigue presionando a ETA para esa declaración decisiva y clave, aunque en realidad no ha conseguido que se hagan realidad ninguna de sus últimas peticiones: la legalización de “Sortu” y la revisión de la “doctrina Parot” por parte del Constitucional.

A esta presión de la izquierda abertzale sobre la banda, se habría sumado, de alguna manera, el dirigente del PNV, Xavier Arzalluz, y otros miembros del Partido Nacionalista Vasco, que habrían hecho llegar a la organización terrorista, el mensaje de que le den la baza del final de la violencia al partido socialista, y sobre todo, a Zapatero que tanto ha hecho por ese final, hasta el punto de caer, como en el atentado de la T-4, en el ridículo.

Para estos sectores esta sería la mejor baza electoral dada la situación agónica en la que se encuentra el PSOE, aunque la realidad es que el terrorismo, es uno de los temas que ha dejado de preocupar a la opinión pública hasta el punto que según las encuestas del CIS se coloca en el puesto número diez de las inquietudes de los españoles.