¿Y si China comprase Grecia?

Entre los analistas y expertos económicos ha comenzado a correr una especie de juego de política ficción con el que supuestamente se solucionaría la crisis de Grecia, en práctica suspensión de pagos y de quiebra, y también la crisis de la deuda soberana que puede terminar con el euro y la eurozona,

En cierto modo, el juego surgió cuando la semana pasada se conoció que el ministro de Finanzas italiano, Giulio Trimonti, se reunía con Leo Jiwei, presidente del Fondo soberano ‘China Investiment Corp (CIC)’ , y otros altos funcionarios chinos, para intentar convencer a Pekín de que se decidiesen por la compra de bonos de deuda italianos, en uno de sus peores momentos, cuando mas alta estaba la prima de riesgo, al tiempo que se les ofrecían todo tipo de posibilidades para la inversión en empresas en dificultades por falta de liquidez.

China, que en estos momentos tiene el veinticinco por ciento de sus reservas en euros y que durante estos últimos meses ha estado comprando gran cantidad de deuda soberana española, portuguesa y griega, está preocupada por el desarrollo de la crisis de la deuda europea aunque, de hecho, sigue apostando por esa deuda y por las inversiones en empresas europeas que, al contrario que en Estados Unidos que en cinco años pueden perder el primer puesto en la economía mundial, miran a Pekín sin ningún tipo de desconfianza.

¿Qué pasaría -y eso forma parte de ese juego de analistas y expertos- si China, que tiene en su poder parte de la deuda griega, decidiese comprar de pronto todas esas empresas que, tanto el Fondo Monetario Internacional como el Banco Central Europeo, le están obligando a vender en un intento de equilibrar unas finanzas y reducir un déficit imposible de lograr con un ajuste al que el país en profunda recesion económica no puede hacer frente?

Es más, y eso es ya politica ficción: Ysi China comprase Grecia, ¿qué sucedería si China incorporase a Grecia como su provincia más occidental?. La deuda griega desaparecería en el mar de haberes chinos. Así desaparecería también un factor inmediato del problema mundial y podría resolverse gran parte de los problemas financieros del mundo.

Parece una broma si la cosa se coloca en esos términos. Pero no se trata de una broma y los términos no son muy diferentes de lo absurdo. Rumor o no, ‘los mercados’ se calmaron después de oír que Italia pidió dinero a China, según el ‘Financial Times’.

Es curioso que haya sido en Brasil, país que forma parte de los BRIC (Brasil, Rusia, India y China) y que se reúnen los próximos días para ver como pueden ayudar a Europa, el que se haya sumado a este debate a través de uno de sus más influyentes periódicos, ‘Folha de Sao Paulo’, y haya entrado en este juego de politica –ficccion, planteándose lo que llaman la fábula greco-china, en el sentido de que si China aplicase unas monedas de sus reservas de billones de dólares en Grecia, Portugal, España e Italia, el mundo cambiaría; y que se diga que un comienzo de solución a la crisis es que China se haga con parte del planeta, ahorrar menos y permitir que su pueblo consuma más. Que las finanzas de occidente sean domadas. Que el Occidente rico consuma menos y/o redistribuya mejor su renta interna.

Hay que tener en cuenta que China es la que ha convencido a Brasil, como pais importante de los BRIC, de que hay que ayudar al euro y si es preciso echar una mano a Grecia e Italia como en su momento determinado Pekín se la echó a España

Pero todo eso es política pesada: de ocurrir, no lo hará muy pronto.

Como será la situación, que los periódicos alemanes hablan claramente del “tío rico chino”, el mayor propietario de divisas del mundo que vale tanto para la adquisición de recursos naturales en todo el mundo como para la compra de empréstitos estatales de países tambaleantes de la zona euro.