PSOE: Quieren huir de las listas

Lo que parecía que iba a convertirse en un conflicto abierto a la hora de elaborar las listas electorales entre el aparato del partido que, todavía, aunque sea de forma nominal, controla el actual secretario general y presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y su sucesor y candidato a las elecciones generales, Alfredo Pérez Rubalcaba, se está convirtiendo en una escena de huida general para no estar presente en esas listas, ante las encuestas que anuncian una debacle electoral socialista, probablemente la más grande en la reciente historia del PSOE.

A esa huida se ha referido el vicepresidente del Gobierno Manuel Chaves que también ha estado a punto de no concurrir a las elecciones, lanzando toda una carga de profundidad contra el presidente del Congreso, José Bono, al que ha recordado que hay que estar “a las duras y a las maduras”.

Según el vicepresidente de Política Territorial no es el momento de tirar la toalla ya que cuando, según él, la situación es muy difícil se abre una vía de agua en el barco, y, es más fácil retirarse aunque, hablando de su caso, nadie entendería que como presidente del PSOE, se retirara en estos momentos, si bien es verdad que él ha estado pensando que, a estas alturas, sería bueno dar paso a nuevas generaciones del partido.

Son algunos miembros de esas nuevas generaciones del partido los que sostienen que si Chaves ha aceptado ir de número uno por Cádiz (el había insistido en ir por Sevilla y tuvo que desistir ante la candidatura del ex vicepresidente socialista Alfonso Guerra) no es por solidaridad con Rubalcaba y por su proyecto, sino por las derivas que pueda tener el “caso Matsa” y el escándalo de los Eres (Expedientes de Regulación de Empleo) en Andalucía, así como los sucesivos escándalos que han afectado a dos de sus hijos y que, en estos momentos están en los Tribunales de Justicia. Ante cualquier eventualidad judicial adversa, el vicepresidente del Gobierno preferiría estar protegido y aforado como diputado.

Por otra parte, esas mismas fuentes aseguran que con Chaves estarán todos los críticos que se han enfrentado al actual presidente de la Junta, José Antonio Griñán, especialmente el ex presidente de la Diputación de Cádiz, Francisco González Cabañas, que ya, por su cuenta ha anunciado que irá en la lista acompañando a Chaves y Luis Pizarro, a quien Chaves quiere colocar de cabeza de lista para las autonómicas andaluzas, a pesar de las resistencias de Griñán.

Además de la “huida” de José Bono que ha declarado que quiere dedicar más tiempo a sus hijos y a la vida familiar se han producido otras como la del ministro de Industria, Miguel Sebastián, un hombre de la total confianza de Rodríguez Zapatero, la ministra de Innovación Tenológica, Cristina Garmendia y el ministro de Educación, Ángel Gabilondo, al que no le han podido encontrar hueco en Valencia por la oposición del secretario general del partido socialista valenciano PSPV, Jorge Alarte.

Si a esto, añadimos el conflicto que se ha abierto con la incorporación de la ministra de Agricultura, Rosa Aguilar, la negativa de la ex ministra de Cultura, Carmen Calvo, de ir en ninguna lista porque no cree que Rosa Aguilar pueda aportar nada al proyecto socialista y, los problemas que están empezando a surgir en la lista por Madrid que encabeza Rubalcaba, el panorama no puede ser mas desesperanzador para un Rubalcaba que cada día intenta separarse más de Zapatero. Este martes ha criticado la tardanza en reconocer la realidad de la crisis y el que se haya tardado tanto tiempo en sanear el sistema financiero.