Rubalcaba huye del apellido paterno y de la marca PSOE

Alfredo Pérez Rubalcaba, ha apostado más por el empuje del apellido de su madre que por el de su padre. Igual que su antecesor, el actual Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, apostó desde el principio para su campaña electoral y para su carrera política por el nombre de su madre, olvidándose del Rodríguez de su padre al que tanto admira y poniendo todo el acento en Zapatero (incluso en esa estupidez de ZP ), su sucesor ha querido seguir su costumbre y poner el acento, también, en el segundo apellido, “Rubalcaba”, después de hacer varios experimentos con el primer apellido y el nombre (llamadme Alfredo o Alfredo P.).

Por eso, el vídeo de presentación que ha hecho público la responsable de la campaña electoral, Elena Valenciano, ya centra todo el interés del mensaje en “Rubalcaba, sí”, ocultando no solo el primer apellido sino, lo que es más grave, el nombre del PSOE que solo sale al final para recordar que, efectivamente, se trata del candidato socialista.

Si el Partido Popular, copiando el slogan que en las últimas elecciones autonómicas empleó Convergencia i Unió , ha puesto toda la fuerza del mensaje en la manida frase de “Empieza el cambio”, como si eso convenciera a los mercados de que la situación económica va a cambiar en cuanto se produzca la llegada de Rajoy a la Moncloa -e incluso antes solo con las expectativas del cambio- el PSOE ha acudido al lugar común de los “espontáneos “ que cantan las virtudes del candidato.

Los pronunciamientos sobre el candidato son de libro: porque tiene ideas y propuestas, porque afronta los problemas, porque da seguridad, porque es muy listo, porque necesitamos políticos de altura, porque toma decisiones, porque da gusto oírle, porque sabe lograr acuerdos, porque te puedes fiar de él, porque no nos va a dejar tirados, porque soluciona las cosas difíciles, porque sería un gran presidente…

La cinta propagandística finaliza recuperando su intervención del pasado 9 de julio: “Lo vamos hacer porque queremos hacerlo, porque podemos hacerlo y, sobre todo, porque sabemos hacerlo”. Y mantiene el lema de su campaña: “Porque escucha, porque hace y porque explica”. ”Rubalcaba, sí” es la última frase que termina, por fin, con las siglas del partido debajo.

Evidentemente el vídeo, realizado y dirigido por el actor Fernando Guillén Cuervo, refleja el estado de ánimo de un partido que quiere aparecer lo mínimo posible ante el electorado en tanto se considera, junto con el Presidente que se va, uno de los principales causantes del actual drama económico que está viviendo el país, intentando poner todas las esperanzas en un candidato que es vendido como si fuera nuevo, como si fuera un desconocido del que electorado ignora cuales son sus virtudes, sus conocimientos y su trayectoria, después de haber estado presente en la vida política española desde que Felipe González obtuvo la primera mayoría absoluta en octubre de 1982.

Con la presentación de los dos eslóganes sobre los que va a girar la campaña se inicia, de hecho, la cuenta atrás de las elecciones generales del próximo 20 de Noviembre, algo que la ciudadanía parece haber olvidado ante la situación critica por la que atraviesa la economía española y con los peligros de nuevos ajustes que no se sabe si tendrá que hacer Zapatero o un misterioso Rajoy que se niega a dar la mínima pista de lo que va a hacer si llega a la Moncloa.