España es un país para viejos

Parodiando el título de la película de los hermanos Cohen, “No es un país para viejos” , basada en una novela de Mc Carthy y, donde el actor español Javier Bardem es uno de los principales intérpretes, el semanario “The Economist” centra su análisis político sobre nuestro país, en su último número, en el nuevo fenómeno que se está dando donde, de pronto, después de que el poder lo hayan ostentado jóvenes políticos, probablemente los más jóvenes de Europa (desde el jovencísimo Adolfo Suárez hasta el propio Rodríguez Zapatero), ahora con la elección de Pérez Rubalcaba como sucesor y con Rajoy como posible nuevo presidente del Gobierno en las próximas elecciones generales. España se ve convertido en un país para viejos”

Efectivamente Rubalcaba, hijo de un aviador sublevado contra la Republica en la guerra civil aspira a la Jefatura del Gobierno con 59 años mientras que el actual líder de la oposición Mariano Rajoy, nieto de uno de los redactores del Estatuto de Autonomía de Galicia durante la Republica puede convertirse en presidente del Gobierno con 56 años, algo que es normal en cualquier país europeo pero que en España, desde el inicio de la transición, ha formado parte de la excepción, teniendo en cuenta la juventud con la que llegaron al poder tanto Suárez, como Felipe González, Aznar e, incluso Zapatero.

De acuerdo con la tesis de “The Economist” España será en breve un país para viejos. La mayoría de los presidentes del Gobierno estaban en los primeros cuarenta, pero el próximo será un veterano de barba gris. La opción será entre Alfredo Pérez Rubalcaba, el vicepresidente socialista del Gobierno que debe conducir a su partido hasta unas elecciones generales previstas para el próximo marzo, y Mariano Rajoy, del conservador Partido Popular. Los votantes están dispuestos, según las encuestas, a elegir a Rajoy.

Algo, según el semanario británico que constituye una verdadera pesadilla para los asesores de imagen, porque Rajoy, que usa gafas, es un candidato aburrido.

Parece como un registrador de la propiedad, lo que fue de hecho antes de embarcarse en su carrera política. Perdió en dos elecciones; su partido no es bueno en deshacerse de líderes perdedores. Ahora bien, quizá logre ganar esta vez con mayoría absoluta. Los españoles aún se quejan de que saben demasiado poco sobre qué les deparará el enigmático político de 56 años.

Obtendrá la victoria porque las elecciones se perderán, no se ganarán. Los votantes atacaron despiadadamente a los socialistas en las elecciones municipales del 22 de mayo, dando una ventaja récord de diez puntos al PP.

“Tenían razones para castigar a su presidente socialista del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero. Durante su mandato, una economía otrora boyante se hundió. La tasa de paro supera el 21%, puede que el crecimiento sea lento durante años, los rendimientos de los bonos son elevados y el recorte del déficit está causando verdadero daño”. Algo que, según el prestigioso semanario británico Rajoy puede encauzar si acierta con el nombramiento de su Ministro de Economía, cuyo nombre se ignora y es otro “misterio” más del personaje…