El escándalo “Troitiño”

La confusión, la diversidad de interpretaciones jurídicas, las pegas que la justicia francesa esta poniendo a la euroorden para su búsqueda y captura dictada por la Audiencia Nacional, (con lo que puede retrasarse más su ingreso en prisión,) y, sobre todo, la alarma social y el escándalo envuelven el caso del etarra Antonio Troitiño, dirigente destacado del “Comando Madrid” en los años ochenta y uno de los mayores criminales de ETA

Ante el asombro de la opinión pública Troitiño, uno de los etarras más sanguinarios de la banda en cuyo macabro curriculum está el atentado perpetrado en 1986 en la plaza de República Dominicana de Madrid, en el que fallecieron 12 guardias civiles y fueron heridas 40 personas, salía en libertad de la prisión de Huelva el miércoles de la semana pasada después de cumplir solamente 22 años de prisión después de haber sido condenado a mas de 2.700 años de cárcel.

Una interpretación de la sala tercera de la Sala Penal de la Audiencia Nacional, aplicando los años de reducción que había estado en prisión preventiva no a la totalidad de la pena, sino a la máxima que legalmente tenia que cumplir, y que en España al no existir la candela perpetua se eleva a treinta años, permitía la libertad del etarra que además, por decisión del fiscal, desde su salida de la cárcel no fue sometido a ninguna de las debidas medidas de vigilancia y control para, presentando el correspondiente recurso, evitar su huida.

Cuando en la noche del martes la misma Sala que había puesto en libertad a Troitiño, después de la intervención del Tribunal Supremo, emitía la orden de detención y como se temía, el etarra ya había huido posiblemente a Francia, donde ahora, la justicia del país vecino esta retrasando la euroorden porque, probablemente, no entiende el lió jurídico entre una Doctrina Parot que esta recurrida ante ele Tribunal Constitucional, y los criterios legales contradictorios que están manejando los jueces de una sección de una Sala, de una Audiencia en pleno y del Tribunal Supremo.

Troitiño era uno de los hombres claves del “Comando Madrid”, el comando más sanguinario de la organización terrorista y que tuvo en jaque al gobierno de Felipe González hasta su desarticulación en una de las operaciones policiales más complicadas y brillantes de los últimos años , gracias a un papel encontrado en un zulo de la cooperativa Sokoa en el Sur de Francia donde apareció la matricula de un coche Talbot, blanco , primera pista de lo que seria la “Operación Bismark”, por el submarino alemán que sembró el terror en la segunda guerra mundial .

El “Comando Madrid”, que progresivamente fue cambiando de estructura de organización y de métodos, hasta llegar en el mes de Julio de 1986 a la masacre de la Republica Dominicana con la explosión de un autobús de la Guardia Civil, pretendía, en el momento de su detención, el 16 de enero de l987, la voladura del Centro Comercial “La Vaguada”, situado en la zona Norte de Madrid algo que hubiera constituido la culminación de una nueva etapa de terrorismo indiscriminado dirigido a sembrar el horror y el miedo contra la población en general.

Sorprendentemente, el otro hombre clave del “Comando Madrid” que, como Troitiño, cayó en la operación ejecutada por los Geo en la calle Río Ulla de Madrid, cercana al barrio de Ventas, De Juana Chaos, también ha conseguido huir.