Zapatero entre Sonsoles y Botín

Cuando parecía que ya tenía descartado abordar el tema, ante las presiones de su entorno político más próximo que, en la ultima Ejecutiva encabezó el ex Ministro Juan Fernando López Aguilar, José Luis Rodríguez Zapatero ha anunciado en el Comité Federal del partido, celebrado este sábado, en Ferraz, que no se presentara a un tercer mandato.

Esa decisión que, según su entorno, la tenía en mente desde antes de ganar las elecciones, en el año 2004, que la alabó cuando la tomó en su momento el ex Presidente Jose Maria Aznar al  anunciar que sólo estaría en el poder dos mandatos (alabó la decisión y criticó la forma en que fue designado a dedo el sucesor Mariano Rajoy) la ha hecho pública ante el máximo órgano de su partido y, en cierto modo, ha establecido una norma no escrita por la cual los mandatos presidenciales solo durarán, a partir de ahora, dos legislaturas.

La decisión, aunque esperada no ha dejado de sorprender a muchos de los asistentes y a parte de la opinión publica, en la creencia de que el Presidente del Banco de Santander Emilio Botín había convencido a Zapatero de la necesidad de que no abordase la sucesión, agotase la legislatura e, incluso, se presentase, de nuevo, a las elecciones generales, del mes de marzo.

Entre la petición claramente política de Botín realizada, según él, en aras de la estabilidad económica y las exigencias del entorno familiar, especialmente las presiones cada vez más apremiantes de su mujer Sonsoles Espinosa, Zapatero no ha tenido mas remedio que rendirse ante los deseos familiares, algo que ha venido condicionando todo su  segundo mandato.

Rendirse a estas alturas a la petición del primer banquero de España, que convirtió la reunión de los grandes  empresarios del país en el Palacio de la Moncloa en la tercera cámara política del país, después del Congreso de los Diputados y del Senado, hubiese sido un autentico escándalo. Porque una cosa es tener que dar un giro radical a la política económica ante las presiones de la Unión Europea, de Barak Obama e, incluso, de los dirigentes chinos y otra, convertir a Botín en algo mas que el poder en la sombra.

Al margen de su creencia de que dos mandatos son suficientes, el Presidente del Gobierno ha tomado la decisision convencido de que, en estos momentos, su candidatura resta más que suma en cualquier tipo de elección, de que el giro político que tuvo que adoptar a partir de la crisis económica de Mayo le ha distanciado, definitivamente, de su electorado mas exigente y de que, por muchos brotes verdes que apareciesen en el horizonte a principios del año que viene, su candidatura era una candidatura destinado al fracaso dado el rechazo que su persona produce en una opinión publica que mayoritariamente pide su salida del poder.

Con la decisión anunciada este sábado los barones se ven liberados de ese temor de que los comicios del día 22 de Mayo se convirtiesen en un plebiscito sobre la política  del Gobierno y su Presidente. En este sentido han ganado quienes le vienen exigiendo a Zapatero un pronunciamiento al que hasta ahora se venia resistiendo.

La primera reacción de la oposición, a la que también ha cogido de improviso el anuncio, ha sido la misma que viene repitiendo cansinamente desde hace meses: elecciones anticipadas, olvidando que, en estos momentos, a pesar de la crisis que vive el país, hay estabilidad parlamentaria con los acuerdos firmados con el Partido Nacionalista Vasco y Coalición Canaria, por lo menos hasta el mes de octubre en que comiencen a tejerse los pactos para los Presupuestos Generales del año que viene.

Ahora el debate político, a partir del mismo lunes, estará centrado en las primarias que, con toda seguridad se celebraran  después de las municipales y autonómicas, pasado el mes de Julio…