“Sortu” puede verse legalizada

Por primera vez desde que se aprobó la Ley de Partidos en 2002, la Sala del 61 del Tribunal Supremo se ha mostrado dividida sobre su aplicación y, ha decidido, por mayoría (nueve votos contra siete) la ilegalización de “Sortu”, el partido de la izquierda abertzale con el que, ese sector del electorado vasco, pretendía acudir a las elecciones municipales del 22 de Mayo.

En este caso, los 16 magistrados del Supremo, a lo largo de un debate que ha durado casi doce horas, han dudado sobre la conveniencia ,o no, de ilegalizar a un partido que, no cabe duda ,que es una nueva mutación de Batasuna , han sopesado las pruebas presentadas por la fiscalía y el abogado del Estado en las que se ponían de relieve que no se había producido una verdadera ruptura del nuevo partido con la banda terrorista, a la que no condenaba, ni, por su larga trayectoria de 43 años y centenares de asesinatos, ni por sus métodos violentos y con la que nunca romperá, según documentos aportados tanto por la Policía Nacional como por los distintos servicios de información del Estado.

Era una cuestión de fe y la mayoría de los magistrados del Supremo no han creído en esas buenas intenciones de “Sortu”, en su rechazo (y no condena) de la violencia y en su insistencia argumental de que, después del atentado de la T-4 se produjo realmente, tras un intento debate interno, una ruptura con la banda. Y han estimado, además, que el rechazo de la violencia, no es suficiente para la legalización…

Pero, ni la banda ha confirmado esa ruptura, ni se ha producido ningún comunicado, posterior a la declaración del último alto al fuego, que indique un rechazo de ETA a la nueva estrategia de la izquierda vasca, lo que sería indicio suficiente de, por lo menos, un inicio de distanciamiento.

A la espera de conocer la fundamentación jurídica de la sentencia y, sobre todo, a la espera de conocer el contenido de esos tres votos particulares de los magistrados José Luis Calvo, Manuel Alarcón y Rafael Gimeno-Vallon, que no solamente se han impuesto al criterio de la mayoría , sino que han insistido en redactar los correspondientes votos particulares, habrá que pensar que, en esta ocasión, el Supremo ha tenido más dificultades para ilegalizar a “Sortu” que en otras ocasiones anteriores , en las que actuaron con total unanimidad de criterio, y, sin el mínimo asomo de duda.

Es cierto que, +en esta ocasión, Iñigo Iruin, el responsable jurídico de la elaboración de los Estatutos, y uno de los abogados más brillantes del País Vasco, se había esforzado por adaptarlos a una Ley de Partidos muy exigente pero que, a su vez, tiene diferentes interpretaciones, si bien es cierto que es el principal instrumento jurídico que ha tenido el Estado para aislar y combatir con eficacia, al mundo de ETA.

La decisión del Supremo es, por el momento un varapalo a los esfuerzos de la izquierda abertzale por estar en las instituciones como fuese en las próximas elecciones municipales y, un fracaso personal , de dos de sus principales dirigentes y promotores del proyecto Sortu: Iñigo Iruin, el cerebro jurídico de esa izquierda y del mundo que la rodea y de Rufi Etxcheverria , uno de los históricos de Batasuna que , siempre ha permanecido en la sombra y que ha desplazado a Arnaldo Otegui como interlocutor del movimiento abertzale.

Ahora ,intentaran estar presentes en las elecciones de Mayo ,introduciendo a personajes no quemados, limpios, en las listas de su principal partido aliado- Eusko-Alkartasuna-(EA) el partido de Carlos Garaicoechea, al tiempo que formaran agrupaciones electorales en los municipios que puedan y se les dejen.

Pero la más importante de la sentencia es que, tal como se han producido las votaciones, no hay que descartar que una sentencia del Constitucional, dentro de unos meses, reconozca la legalidad de “Sortu”, posibilidad que no hay que rechazar, a la vista de la votación en la Sala del 61 del Supremo.