¿Qué va a hacer Zapatero en Túnez?

El presidente del Gobierno, antes de emprender su repentino e improvisado viaje por los Emiratos árabes y el Magreb (Túnez), recibía en el Palacio de la Moncloa a representantes de los periódicos que han venido publicando las informaciones de Wikileaks que tanto han contribuido a crear el clima que ha hecho posible las movilizaciones en todo el mundo árabe, para colocar varios mensajes como primer Presidente europeo que visita la zona, especialmente Túnez, un país sobre el que Italia ha tenido durante años un papel de protagonista.

1.- Se espera una ola emigratoria en la Europa del Sur para la cual España está preparada y hay que resignarse porque es el precio que hay que pagar por la libertad y la democracia.

2.-. Las actuales revueltas en el mundo árabe “se extenderán”, en algunos países de forma violenta y, en otros, como un proceso de reforma, conduciendo inevitablemente a la democracia, “que es la mejor garantía de un mundo en paz”.

3.- Para ayudar a los países árabes que apuesten por la democracia, es necesario un “plan Marshall del sector privado”, por lo que hay que hacer un llamamiento a las grandes empresas privadas del mundo, en la medida en que los estados occidentales están demasiado endeudados para financiar por sí mismos un plan de ayuda económica de tal magnitud. El desafío de un mundo árabe democrático radica en la “seguridad o la inseguridad” mundial en los ámbitos de la energía y el terrorismo islámico, así como en el proceso de Paz en Oriente Próximo.

4.- Los dos encuentros que ha tenido con Muammar Gadafi, fueron verdaderamente “surrealistas”. “Sus frases no tenían sentido, eran difíciles de entender”. A pesar de las informaciones sobre “miles de muertes”, sigue mostrándose optimista sobre Libia, cuyo “destino es la democracia”, aunque sigue sin pedir la salida de Gadafi, como Sarkozy y Cameron y solo dice que su actitud no va a ninguna parte.

Con estas cuatro ideas-fuerzas, el señor Rodríguez Zapatero se ha lanzado a realizar un imprevisto viaje por Oriente Medio y Túnez (el primero que realiza un presidente europeo) cuyo fin último se ignora, a pesar de que la visita a Qatar , tenga el claro objetivo de conseguir inversiones para la futura bancarización de las Cajas de Ahorros que necesitaran según el último calculo de Standard&Poor´s, 50.000 millones de euros, y mercado para las empresas españolas de la construcción de cara al Mundial de Fútbol del 2022 que se celebrara en el emirato.

Pero lo que no entiende es la escala en Túnez, que, en esta ocasión al parecer ha sido preparada por el subsecretario del Ministerio de Exteriores Juan Antonio Yañez y no por el secretario general de la Moncloa Bernardino León.

Las últimas manifestaciones en Túnez han provocado la caída del presidente Ghanucchi horas antes de que Zapatero emprendiera su viaje que ha querido mantener en la anunciada agenda y acaban de dimitir los Ministros de Industria y de Hacienda.

¿A quién le explicara su peregrina idea de ese Plan Marshall que no está consensuado con ningún otro país y que ignora toda la Unión Europea? ¿Qué tiene que ver la transición española con la tunecina, como para comparar a Ghanucchi con el ex presidente español Arias Navarro? ¿Va a pedir perdón por haber querido conseguir, durante la presidencia española de la Unión, para el Régimen de Ben Ali el Estatus de país avanzado igual que Marruecos? ¿Tendrá que aclarar por qué se apoyaba la presencia de Ben Ali, en la Internacional Socialista?

Así pues un viaje a un país en plena inestabilidad, sin Instituciones, sin Gobierno, al que se le va a hablar de un Plan Marshall que parece más una ocurrencia que algo que pueda llegar a ser realidad…