Jáuregui añade más misterio sobre el futuro de Zapatero

El Ministro de la Presidencia, Ramon Jáuregui, el más estrecho colaborador del vicepresidente del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha desmentido indirectamente que el hombre que viene ejerciendo de Ministro del Interior, de portavoz del Ejecutivo y de copresidente vaya a ser investido Presidente del Gobierno y ha asegurado que Rodríguez Zapatero no tomara una decisión sobre su futuro político hasta finales de este año.

En un desayuno  informativo organizado por la Agencia Europa Press, Jáuregui ha  disipado de hecho los rumores que durante los últimos días habían venido circulando sobre la posibilidad de que el Presidente del Gobierno, una vez aprobada la reforma de las pensiones, anunciase  su retirada y diese paso a la investidura de Rubalcaba como Jefe de Gobierno.

Las declaraciones de Ramon Jáuregui, que han provocado sorpresa en el secretario de organización del partido, Marcelino Iglesias, -que ha aclarado que desconocía ese calendario y  que es posible que el Ministro de la Presidencia tuviese mas información que él-, despejan algo el misterio con el que Zapatero esta jugando sobre su candidatura para las generales del 2012, ya que insiste una y otra vez en  que lo decidirá “en el momento oportuno” y que será su partido el primero en conocer su decisión, sin precisar ningún tipo de fecha.

“Será a final de año y no antes” ha sentenciado el Ministro, aclarando que Rodríguez Zapatero será Presidente del Gobierno hasta marzo del 2012 cuando se agote  la legislatura y estén en marcha todas las reformas a las que el Gobierno, se ha comprometido publicamente, especialmente la reforma de las pensiones y la reforma de las Cajas de Ahorros, el gran reto pendiente y al que tendrá  que hacer frente en los próximos meses.

Las declaraciones de Jáuregui probablemente provocaran la máxima inquietud en varios de los dirigentes autonomicos que temen que, en el mes de mayo, se centren en ellos y en sus autonomías, todo el voto de castigo  que auguran las encuestas.

Durante estos meses,  el Presidente del Gobierno tiene la intención de ampliar  los pactos  parlamentarios que ya ha alcanzado con el Partido Nacionalista Vasco y con Coalición Canaria para la aprobación de los Presupuestos generales del Estado de este año, que le permitan agotar la legislatura.

Una prueba de esa continuidad de Zapatero al frente del Ejecutivo se puede desprender de sus declaraciones al periódico ‘Financial Times’ en las que aborda dos temas de calado y difícil de resolver: la reforma de las Cajas de Ahorros, que, según algunos analistas, le puede costar al Estado  entre 20.000 y 120.000 millones de euros y la intervención del Gobierno central en lo que se ha empezado a llamar “armonización autonómica”, para  reducir el déficit de las Comunidades que se ha disparado y que ha provocado una deuda publica de 105.000 millones de euros, un quince por ciento del total nacional.

“Ningún gobierno autónomo regional podrá emitir deuda realmente sin el respaldo y sin la autorización del gobierno central. Por lo tanto, nosotros tenemos la clave”. Son las palabras de Zapatero que además, según el periódico, se ha apropiado incluso de una propuesta del Partido Popular, para poner freno a la proliferación de normativas regionales que obstaculizan a los negocios con su burocracia

En palabras de Zapatero “estamos ante una fase crucial de tiempo para aprobar las leyes y para implementar las reformas. Es esencial para España y para Europa”. Y esas reformas  las llevara a cabo el dispuesto como ha venido  repitiendo desde el pasado mes de Mayo “cueste lo que cueste” y “le cueste lo que le cueste”.