Rumores de tregua

Tanto el Gobierno como la oposición esperan un inminente comunicado de ETA declarando una tregua permanente, verificable y con vocación de definitiva, tal como le viene pidiendo la izquierda abertzale, en su intento de conseguir una legalización y presentarse en las próximas elecciones autonómicas, un objetivo cada vez más difícil si antes no hay una disolución de la banda.

Ese comunicado, se viene esperando también desde la “Declaración de Bruselas“, y desde los intentos de mediación del abogado sudafricano Brian Currin con varios Premios Nobel de la paz para lo que el llama “devolver a la Región a la normalidad política” según sus manifestaciones a The Washington Post.

Currin que está en permanente contacto con los antiguos miembros de Batasuna viene insistiendo en que es crucial para ETA dar los pasos suplementarios que Batasuna está buscando y que es la expresión de abandonar la violencia “un alto al fuego es un alto al fuego, pero abandonar la violencia es un paso más que un alto al fuego y esto es realmente lo que esperaría de ellos”.

Y eso es, efectivamente lo que espera la izquierda abertzale y también el Gobierno y la totalidad de la oposición: un abandono definitivo de la violencia y una entrega de las armas. Esa entrega -y la eventual foto de esa entrega- es lo único importante en ese largo proceso de violencia, salpicado por sucesivas treguas, que solo han servido para el rearme de la banda en los momentos de mayor crisis.

El tiempo de las treguas ha pasado, según afirmaba el vicepresidente y Ministro del Interior Alfredo Pérez Rubalcaba en la referencia del último Consejo de Ministros ante esos rumores sobre un comunicado que, al principio se habló que se podía producir el pasado sábado día 18, que ahora se ha trasladado a las inminentes fiestas Navideñas y que, algunos sitúan, incluso, en el día 8 de enero, día señalado por Etxerat, la plataforma de apoyo a los presos de ETA, para celebrar una manifestación que se realizará en un “nuevo escenario de paz”.

En todo caso, el comunicado es lo que tiene en estos momentos paralizados los trámites de la izquierda abertzale para presentar sus papeles en el Ministerio del Interior para inscribir una nueva formación que, de acuerdo con la Ley de Partidos, rechace explícitamente la violencia.

Como prueba del escepticismo con el que los partidos políticos contemplan la esperada declaración de ETA, el pasado 15 de diciembre, el Partido Popular, Partido Socialista y Unión Progreso y Democracia aprobaban por una amplísima mayoría (316 votos a favor y 26 abstenciones) un texto en el que se instaba al Ejecutivo a seguir combatiendo, a través de una política antiterrorista integral, desarrollada por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, policías autonómicas, tribunales de justicia y fiscalía, a todas las organizaciones que forman «parte del entramado de la banda terrorista ETA».

También exigía que se continúen «desmantelando las estructuras de reclutamiento de ETA, impidiendo los espacios de impunidad de los terroristas y de sus cómplices» y que se luche contra «los intentos de la banda de proseguir con su acción y organización en los centros penitenciarios».

La moción aprobada incluye incrementar la colaboración con el Gobierno Vasco y con la Ertzaintza para impedir actos de apoyo a ETA y persistir en la estrategia de cooperación internacional.

Nada que ver con aquella declaración del Parlamento durante la última tregua que terminó con la voladura de la T-4, en la que se autorizaba al Gobierno a iniciar unos contactos con la banda, que se produjeron, que fueron un auténtico fracaso y que solo sirvieron para un rearme en unos momentos en los que la banda estaba prácticamente contra las cuerdas, aunque en estos momentos, según los expertos antiterroristas, se encuentra mucho peor y más diezmada y aislada, que entonces.

Bandeja de entrada (Desde el Caserío)

1. “¿Ha publicado Gara.net el esperado comunicado de ETA?”, pregunta un bilbaíno a otro en un bar de Bidebarrieta mientras se calientan el gaznate con Lágrimas de Uribitarte y con Perfume de Amorebieta, dos bebidas fuertes como dos himnos. El resto ni chista. Silencio total. Sigue habiendo miedo. El ser humano es la consecuencia de la herencia y del medio ambiente, de las costumbres de vida y del pensamiento que le han impuesto (ikastola, instituto).

2. Aunque el Tribunal Constitucional acaba de decir lo contrario, la sociedad se ha equivocado al sustituir por completo la enseñanza familiar por la ikastola o la escuela. Las madres abandonan a sus hijos en las guarderías para poder ocuparse de sus carreras. Los perros jóvenes educados en perreras con otros de la misma edad no se desarrollan tan bien como los cachorros libres. Ahora, la sociedad vasca espera ansiosa el comunicado de ETA: lo que van a decir los lobos (Josu Ternera y Cía.) a sus corderos (Otegi, Rufi, Batasuna) mientras el resto de la sociedad (las gallináceas) prefiere permanecer oculta en su corral. Algo se ha hecho mal para que terroristas como Ternera y Otegi envuelvan a gentíos inmensos (electores de Batasuna) en la red de su voluntad y de sus ideas.