Inquietud y preocupación en el PSOE

La inestabilidad en la que se encuentra el PSC (Partido de los Socialistas Catalanes), después de la debacle electoral del pasado domingo, llena de inquietud a los máximos responsables del PSOE que piensan que pueden perder uno de sus dos principales “graneros” electorales de cara a los comicios del 2012, y que puede producir, incluso, el efecto “contagio” en Andalucía, el otro bastión de votos, con la pérdida de Sevilla y otras capitales andaluzas.

Ni el anuncio preelectoral de Montilla asegurando que no volverá a ser candidato a unas próximas Autonómicas, ni su compromiso de que no se presentará como secretario general del PSC en el próximo congreso del partido a celebrar dentro de un año (si es capaz de esperar tanto), ni siquiera su dimisión como parlamentario catalán, han calmado el malestar que existe en las filas del PSC que han vivido una derrota histórica, ni la preocupación creciente que existe dentro del PSOE por lo que creen que es una debacle que puede tener efectos inimaginables, a solo cinco meses de las municipales y autonómicas y a quince de las generales.

Aunque en Ferraz, se pretende reducir la derrota a unas simples autonómicas y, a un voto de castigo por la situación económica, intentando liberar a Zapatero de los malos resultados, los contundentes datos de las distintas provincias y distintos distritos, indican que el electorado socialista o que se ha quedado en casa o ha cambiado radicalmente de voto hasta el punto que el PSC ha perdido sus tradicionales feudos industriales a favor de Convergencia i Unió e, incluso, a favor del Partido Popular.

El caso de Barcelona, donde todavía los socialistas catalanes, descontentos con la gestión del actual Alcalde Jordi Hereu no han conseguido convencer a un posible candidato (Josep Borrell, ex presidente del parlamento europeo ha rechazado la oferta de Montilla) es especialmente sangrante, ya que la candidatura del PSC ha conseguido el peor resultado de toda su historia… Convergencia le dobla en votos y le ha sacado más de 18 puntos de ventaja. En todos los distritos de la capital catalana ha ganado Artur Mas, y solo uno, el “Nous Barris” ha resistido aunque ha estado a punto de derrumbarse

Lo mismo ha ocurrido en localidades del cinturón industrial como Cornella, la ciudad donde Montilla fue alcalde durante quince años, Hospitalet donde gobernó durante un largo periodo, el ex ministro Celestino Corbacho, o en la fiel Santa Coloma la localidad de Manuela de Madre.

Peligra, incluso, lo que ha sido la principal fuente de poder de los socialistas durante los últimos treinta años: la Diputación de Barcelona si en las próximas municipales salen derrotados en la capital catalana y en municipios que le dieron la espalda al PSC el pasado domingo

Una derrota, en la que jamás pensaron en la calle Nicaragua (sede del PSC) ni, en la calle Ferraz, (sede del PSOE), donde han comenzado los contactos para la sucesión de Montilla que quiere conducir personalmente la “refundación del partido” si bien no se sabe si la situación, a la vista de las malas perspectivas electorales de cara al mes de mayo puede esperar, aunque en ese momento ya esté despejada la incógnita de la posible sucesión de Zapatero.

Los posibles candidatos, han comenzado a moverse, especialmente la actual ministra de Defensa que no tiene escaño en el parlamento catalán y que tiene aspiraciones a participar en la sucesión de Zapatero en el caso de que se convoquen unas primarias frente al vicepresidente Rubalcaba. Para ella cuanto más tarde sea el congreso extraordinario catalán mejor.

El otro candidato es Celestino Corbacho enviado allí por Zapatero como posible sucesor de Montilla y para contrarrestar otras dos posibles candidaturas claramente “catalanistas” la de Monserrat Tura, que ha ido de número dos en las listas de Montilla y la de Antoni Castell, que reservándose para el futuro, se negó a ir en la candidatura del PSC.

De todas formas, las peleas internas en el PSC solo han hecho nada más que empezar y constituye un dato más del panorama que vive la dirección del PSOE de cara a los comicios de mayo. Una derrota en las municipales y autonómicas próximas sería la cuarta después de las gallegas, las europeas y las catalanas.

PS.- Aunque en Ferraz, se quiere matizar la derrota de Zapatero en Cataluña, casi todos los periódicos internacionales atribuyen el fracaso electoral del PSC a los errores y a la política del presidente del Gobierno. Desde “Le Monde” a la “Libre Belguique” pasando por el “Herald Tribune” la mayoría de los analistas sostienen que el presidente del Gobierno ha recibido en Cataluña una severa advertencia de lo que puede ocurrir en las próximas elecciones generales.