Mariano Rajoy: encuesta y entrevista

Portada y cinco páginas del periódico “El País” dedicadas a una entrevista que el director del diario de Prisa, Javier Moreno, le hace al presidente del Partido Popular Mariano Rajoy.

Portada y amplio resumen que el periódico “La Vanguardia” le dedica al líder de la oposición Mariano Rajoy que, en la última encuesta realizada por el Instituto Noxa, dirigido por el ex responsable del CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas) y militante socialista, Julián Santamaría, está a solo un escaño de conseguir la mayoría absoluta, en un escenario electoral en el que el presidente del Gobierno, obtendría peores resultados de los que obtuvo Joaquín Almunia en el año 2000 y que provocó su dimisión como secretario general del PSOE y su substitución, en unas primarias, por Rodríguez Zapatero.

Dos buenas noticias para Rajoy que, subido a la ola de los sondeos más favorables de los tres últimos años, ha revelado que su programa electoral va a ser muy similar al plan de ajuste aplicado por el primer ministro conservador David Cameron en Gran Bretaña, un plan mucho más radical que el de la dama de Hierro Margaret Tatcher en los años ochenta, y que supone un durísimo golpe para el Estado del bienestar instaurado en Inglaterra, tras la Segunda Guerra Mundial.

El Plan Cameron, que golpea más a los pobres que a los ricos, y que reducirá la calidad y la cantidad de algunos servicios públicos, suprime 7.000 millones de libras (11.000 millones de dólares) el presupuesto para el programa de subsidios sociales, incluidos los seguros por incapacidad, vivienda y reducciones impositivas.

Además, eleva de 65 a 66 años la edad de pensión a partir de 2020, aumenta el Impuesto al Valor Agregado (IVA), de 17,5% al 20%, reduce los empleos públicos en cerca de medio millón y, afecta incluso, a la calidad de la Educación ya que reduce los presupuestos de las dos terceras partes de las escuelas públicas británicas.

Es la primera vez, que el líder de la oposición, que asegura no tener ningún tipo de agenda oculta, se compromete con un plan económico concreto, algo que le ha venido reclamando, inútilmente, el Gobierno en numerosos debates parlamentarios,

Probablemente, esta falta de concreción que el líder popular ha venido observando durante toda la legislatura, es lo que refleja también las encuestas como la que publica”La Vanguardia”, en la que solo un 17 por ciento de los entrevistados manifiestan su confianza en el presidente del Partido Popular, frente a una desconfianza del 83% que en el caso de los votantes populares se sitúa en un elevado 55 por ciento, cifras ligeramente superiores comparadas con las que afectan al presidente del Gobierno.

De todas formas, la encuesta realizada después del cambio de Gobierno (una amplia mayoría piensa que este Gobierno es mejor que el anterior), desmiente esa sensación que existe en ciertos sectores socialistas de que hay síntomas de una “remontada” del voto PSOE.

El Partido Popular sigue sacándole al PSOE casi diez puntos de diferencia, lo que le coloca en 175 escaños, uno menos que la mayoría absoluta, frente a los socialistas que pierden casi once puntos, con respecto a su resultado de los comicios del 2008, con lo que obtendrían hoy 133 diputado, 36 menos que hace casi tres años.

Unos resultados peores que los de Joaquín Almunia en el año 2000, cuando Aznar consiguió la mayoría absoluta, y que se acentúan, aún más, con la notable subida, respecto a los que tenían antes del 2004, de los nacionalistas del PNV (de seis a nueve escaños) y de Convergencia i Unió (de diez a quince escaños), al tiempo que Izquierda Unida experimentaría también un avance muy significativo, pues sumaría cinco escaños a los dos actuales y los resultados de Unión Progreso y Democracia (UPyD), el partido de Rosa Díez, multiplicarían por cinco sus votos y sus escaños, respecto al 2008.