El poder de Pérez Rubalcaba

La totalidad de la prensa internacional interpreta el nombramiento del Ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, como vicepresidente primero del Gobierno, como el inicio del “postzapaterismo” ya que, con su nombramiento se ha designado al que puede ser el más que probable sucesor de Zapatero si, como parece, el presidente del Gobierno se decide a no presentarse a las elecciones generales de 2012.

La mayoría de los grandes órganos de opinión europeos y norteamericanos sostienen que la remodelación ministerial que ha llevado a cabo el presidente del Gobierno español, es el último intento para recuperar el perdido voto socialista, después del giro que ha tenido que imprimir a su política económica y a los ajustes que le han exigido los órganos económicos internacionales y, sobre todo, los mercados, que siguen atentamente como se está aplicando tanto los ajustes como las reformas estructurales impuestas.

“Zapatero cambió a su equipo y elige sucesor. El primer ministro socialista que pierde consenso, se encomienda al hombre que ha acorralado a ETA” titula el italiano “Corriere de la Sera”, que presenta a Rubalcaba como”el inteligente estratega que gusta a la izquierda y no desagrada a la derecha, así como el artífice de la victoria socialista de 2004”.

“Maxi-reajuste. Terremoto en el Gobierno para promover de nuevo a los socialistas y poner en marcha el post-zapaterismo” señala “Il Messagero” que afirma que Rubalcaba (al que presenta como “una mezcla moderna entre Richelieu y Mazarino”) será el posible sucesor de un presidente que le ha dado la vuelta al Gobierno como una tortilla. y que está preparando su salida de la escena con dignidad.

Para el francés “Liberation” esta es la última carta que ha jugado Zapatero aunque aclara que no se sabe si es para aguantar hasta las próximas legislativas o una maniobra para recuperarse a medio plazo en el plano político. Más claro lo tiene el “Frankfurter Rundschau”, convencido de que estamos en el principio de una despedida del poder. En el mismo sentido se manifiesta el belga “Le Soir” al pronosticar que Zapatero ha entregado las llaves de la casa socialista a Pérez Rubalcaba.

“Zapatero remodela el Gobierno español para reconciliarse con su electorado” es la interpretación de “le Monde” que señala que la incorporación de personalidades muy identificadas con la izquierda es un intento de reconciliarse con su electorado tradicional, desorientado por el rigor presupuestario que la crisis económica y la presión de los mercados han obligado a adoptar a pesar de los compromisos”.

“Después de la remodelación, la oposición conservadora española-destaca el “Suddeutsche Zeitung”-nota que puede ser difícil una victoria electoral el 2012”

El más crítico es el semanario británico “The Economist” que titula su principal articulo como “la última partida de Zapatero”, su último juego, en un intento de mejorar la situación, aunque la clave es si dirigirá el partido a la derrota electoral de 2012 y se lanzará sobre su propia espada después, o dimitirá justo antes con el reconocimiento de que solo un nuevo líder socialista podrá evitar una severa paliza por parte del Partido Popular.

Todos los periódicos coinciden en señalar el poder que le han dado a Rubalcaba al convertirlo en virtual candidato a la sucesión. Pero no solo es el que le ha dado, sino, el que ha ido adquiriendo en los últimos meses, hasta convertirse en el vicepresidente del Gobierno que más poder ha tenido en la democracia, más que Fernando Abril, más que Alfonso Guerra, más que Álvarez Cascos y, mucho más, que su antecesora María Teresa Fernández de la Vega.

Desde el Ministerio del Interior Rubalcaba maneja todos los servicios de información de la Policía Nacional y de la Guardia Civil, así como la información más sensible como es la información antiterrorista. Pero es que, además, desde vicepresidencia, desde su despacho del Palacio de la Moncloa, controlará al poderoso Centro Nacional de Inteligencia (CNI) que depende del general Félix Sanz Roldan, que en pocos meses, lo ha convertido en una maquinaria que, tras el fracaso de Alberto Sáenz, ha vuelto a colocarse a la cabeza de los servicios de inteligencia europeos .y a desempeñar un papel fundamental en la lucha contra ETA.