Zapatero en el “The Wall Street Journal”

Por primera vez, en su ya largo mandato, el presidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero ha ocupado la primera página de “The Wall Street Journal”, la Biblia económica del mundo de los negocios y de las finanzas.

El “Journal”, un periódico conservador que está en la órbita del partido republicano pertenece al grupo “News Corporation”, tiene como consejero el ex presidente José María Aznar y, se ha caracterizado por sus críticas a la política y a las decisiones económicas del Gobierno socialista de Zapatero

En sus editoriales y en sus comentarios, se ha pronunciado en contra de toda la ampliación de derechos que ha llevado a cabo el Gobierno, se ha pronunciado en contra de la Ley de Memoria Histórica, de la Ley de matrimonios homosexuales y lesbianas, de la ampliación del aborto y, casi siempre, ha coincidido con las posiciones políticas del Partido Popular.

Es un órgano de prensa, capaz de provocar catástrofes en todas las bolsas del mundo, hasta el punto que, recientemente, desencadenó una verdadera tormenta financiera al publicar que en las pruebas de stress realizadas en los bancos europeos no se había tenido en cuenta la cantidad de deuda pública griega, española y portuguesa que tenían en su poder los bancos sometidos a examen. Al día siguiente se hundieron en bolsa casi la totalidad de los bancos europeos, al tiempo que se revalorizaba el dólar respecto al euro.

Con estos antecedentes y, teniendo en cuenta que el periódico ha sido implacable con la política oficial española y con las medidas erróneas que durante estos últimos años de crisis ha ido tomando el Gobierno socialista, el presidente del Gobierno, en su rápido viaje a Nueva York, después de entrevistarse con los grandes grupos financieros y brókeres norteamericanos, en un intento de dar seguridades para la economía española, se ha reunido con el consejo editorial del periódico a cuyos miembros ha intentado convencer de que los males de la economía española se están alejando y que no existe ningún riesgo de suspensión de pagos como país, como comenzó a especularse la pasada primavera.

El presidente del Gobierno español ha declarado al periódico que la crisis europea de la deuda ya ha finalizado, y que los gobiernos han de colaborar mejor entre sí y con los mercados, para evitar tales episodios.

“Creo que la crisis de la deuda que afecta a España y a la eurozona en general ha pasado”, y una de las lecciones aprendidas de las turbulencias en los mercados que afectaron a la zona del euro es que una política monetaria única es insuficiente para la Unión Europea. “Precisamos más convergencia para impulsar la competitividad y unos principios más firmes para aplicar políticas económicas y fiscales equilibradas”

Zapatero, que dijo que no espera contracciones del PIB en los próximos trimestres, ofreció una sólida defensa de la economía española y del paquete de austeridad que logró fuese aprobado por el Parlamento.

Según Zapatero “la confianza se ha restaurado”, sobre todo después de que el país revelase, a finales de julio, los resultados de las pruebas que evaluaban la solidez de su sistema bancario. La aversión al riesgo de España también ha remitido, ya que el Gobierno ha demostrado progresos en la reducción de su déficit. La dependencia de los bancos españoles de la financiación del Banco Central Europeo cayó en agosto de las cotas récord de junio y julio al comenzar a abrirse los mercados internacionales de capital de nuevo para las entidades española. Zapatero reiteró el compromiso de su Gobierno con la reforma económica y la austeridad presupuestaria, incluyendo planes para recortar la brecha presupuestaria del país al 6% el próximo año y al 3% en 2011 (sic). Se prevé que el déficit será del 9,3% en 2010.

El cambio, según el periódico, ha tenido un alto coste político para Zapatero, que ve cómo su posición cae en los sondeos de opinión y afronta una huelga general el 29 de septiembre, convocada por los sindicatos en protesta por la reforma de la legislación laboral.

El país está también bregando con el estallido de una burbuja inmobiliaria de toda una década que condujo a la economía a una profunda recesión con una tasa de paro del 20%. Su economía volvió a crecer, pero débilmente, en el primer y segundo trimestres de este año tras seis trimestres consecutivos de contracción.

Y como colofón la promesa de que España no se retirara de Afganistán hasta que no se termine el trabajo para acabar con la violencia y el terrorismo y un piropo a Barak Obama “Como presidente de la nación más poderosa de la tierra, habla con los otros líderes con gran respeto y humildad. Entiende las relaciones internacionales como una cuestión multilateral”.