Claves del encuentro Zapatero-Mohamed VI

El Presidente del Gobierno español Rodríguez Zapatero, tenía previsto en la noche del lunes, hora española, una entrevista oficial con el Rey de Marruecos Mohamed VI en Nueva York , con ocasión de la Cumbre sobre objetivos de Desarrollo del Milenio convocada por la ONU.

La entrevista concertada entre diplomáticos marroquíes y españoles, coincidiendo con la última visita del líder de la oposición Mariano Rajoy a la ciudad autónoma de Melilla, pretende cerrar el contencioso que se ha abierto este verano en torno a las dos ciudades autónomas reclamadas por Marruecos, a raíz de incidentes en la frontera de policías españoles con ciudadanos marroquíes y de la airada reacción del Rey marroquí por unas supuestas fotografías realizadas por agentes del CNI (Centro Nacional de Inteligencia) durante un crucero del monarca alauita por aguas de Alhucemas.

Posteriormente, y tras una visita relámpago del Ministro del Interior Alfredo Pérez Rubalcaba a Rabat, para intentar poner a fin a la tensión creada en la frontera, se producían los graves enfrentamientos entre españoles partidarios del Frente POLISARIO y policías marroquíes en El Aiún y la visita del líder de la oposición Mariano Rajoy a Melilla, calificada por el primer ministro marroquí Abbas el Fassi, como una autentica “provocación” cuando parecía superado el periodo de tensión en el que el Presidente del Gobierno llego a pedir incluso la mediación del Rey Don Juan Carlos .

Con la entrevista de Nueva York, la sexta que celebran los dos mandatarios, se va a intentar poner fin a una escalada de incidentes que han sido magnificados por Marruecos porque, el verdadero “quid” de la cuestión no está en la reivindicación, ya histórica, y nada novedosas, sobre las ciudades autónomas españolas de Ceuta y Melilla, sino en la posición que España adopte sobre el futuro del Sahara, prácticamente incorporado ya a Marruecos.

Hasta ahora, todos los Gobiernos democráticos que ha habido desde la transición política, han venido defendiendo la necesidad de un referéndum para la independencia del Sahara, de acuerdo con las resoluciones de la ONU.

España que ha tenido que mantener un difícil equilibrio entre Marruecos y Argelia, (sobre todos por cuestiones de vecindad o por puras cuestiones económicas y comerciales) parece cada vez más sensible a las posiciones de Rabat, cuyo último paso ha sido el anuncio de constituir una región autónoma específica en el “Sahara Occidental”.

Políticos cercanos al Palacio Real marroquí, han propuesto hace unas semanas, por primera vez, al Consejo consultivo sobre la Regionalización que preside el antiguo embajador de Marruecos en Madrid Omar Azziman, la creación de una sola región autónoma en todo el Sahara Occidental , lo que supondría una reforma constitucional, ya que incluye la posibilidad de que la población del “Sahara occidental” no sólo elija sus diputados regionales por sufragio universal, sino que además tenga una “representación excepcional” en las dos Cámaras del Parlamento marroquí..

La nueva propuesta sobre la futura “región autónoma del Sahara”, según fuentes diplomáticas, contaría con el visto bueno de los dos principales aliados de Marruecos: Francia y Estados Unidos ya que Rabat viene insistiendo que un Sahara en manos del Frente POLISARIO, sería un factor de inseguridad en una zona en la que ya ha penetrado Al Qaeda, hasta el punto de convertirla en una de las principales bases de entrenamiento del terrorismo radical islamista.

Para Rabat, el visto bueno de España a ese plan, en tanto España ha sido la última potencia colonizadora, es vital, hasta el punto que están condicionando todas las relaciones. Y ese será al principal tema de conversación de la entrevista entre el Presidente del Gobierno español y Mohamed VI en Nueva York.