ETA quiere “internacionalizar” el conflicto

De acuerdo con una estrategia por entregas (ver www.republica.es “ETA una tregua por etapas…”) la organización terrorista, ante la reacción negativa  unánime, sobre su primer comunicado de hace dos semanas en el que anunciaba que había prolongado la suspensión de atentados, pretende abrir una nueva negociación con el Gobierno utilizando, en esta ocasión, a mediadores internacionales, entre los que se encuentran  cuatro Premios Nóbel de la Paz.

Condicionada por las criticas recibidas,  tanto por parte del Gobierno como por el resto de los partidos políticos, la organización terrorista ha aceptado reunirse con los mediadores internacionales, que firmaron la llamada  ‘La Declaración de Bruselas’ para hacer un diagnostico común y proponer una solución para el futuro de Euskadi.

En la Declaración de Bruselas, de acuerdo con los Principios Mitchell que hicieron posible la paz en Irlanda del Norte, se pide  un “alto al fuego permanentemente y completamente  verificable”, algo que sigue sin admitir la banda terrorista, aunque sí la izquierda abertzale, deseosa de participar en las elecciones municipales de Mayo del año que viene.

Los principios Mitchell, formulados por el senador norteamericano George Mitchell que marcaron la hoja de ruta del proceso de paz de Irlanda del Norte, parten de la base de que para  resolver las cuestiones políticas solo deben utilizarse  medios exclusivamente democráticos y pacíficos y el desarme total de todas las organizaciones paramilitares. El desarme debe ser verificable por una comisión independiente  y todos los que participen en el proceso, deben comprometerse  y oponerse a cualquier intento de utilizar la fuerza, o amenazar con utilizarla, para influir en el curso o en los resultados de las negociaciones.

Asimismo, deben comprometerse con respetar los términos de cualquier acuerdo alcanzado en las negociaciones y con recurrir a métodos exclusivamente democráticos y pacíficos para tratar de modificar cualquier aspecto de esos acuerdos con los que puedan estar en desacuerdo, al tiempo que se insta  a que los asesinatos y palizas de “castigo” terminen  así como  a tomar medidas eficaces para prevenir tales acciones

Con estos  principios rectores, aceptados por la izquierda abertzale, ignorados,  hasta el momento,  por ETA y,  rechazados por el Gobierno, cuya posición pasa por el fin de la violencia y  la entrega incondicional de las armas, toda una serie de mediadores internacionales prenden acabar con el único movimiento terrorista que existe en estos momentos en Europa

ETA  y la izquierda abertzale,  están intentando “internacionalizar “ el conflicto vasco, introduciendo a mediadores internacionales , supuestamente especializados en conflictos y procesos de paz; han presentado en el Parlamento europeo  una resolución  que han bautizado pomposamente como “Declaración de Bruselas”; han movido todo tipo de peones para que sea posible la participación de Batasuna en las Instituciones,  y,  ahora, quieren que, desde fuera, se fuerce al Gobierno a una nueva negociación que termine reconociendo la independencia de Euskadi,  ya que , en este  ultimo comunicado  la organización terrorista , pone como ejemplo  que en las ultimas dos décadas “no son pocos los nuevos Estados que han surgido en el corazón de Europa y que han encontrado la aceptación internacional”