Ataque talibán contra España

Veinticuatro horas después de que un grupo de talibanes entregasen sus armas en la base española de Qala e Now, en Bagdhis, en el Noroeste de Afganistán, y anunciasen su reinserción, un chofer que trabajaba para los policías españoles y que desde meses estaba en contacto con los talibanes, ha asesinado a tiros al capitán de la guardia civil Jose María Galera y al alférez Leoncio Bravo. Cuando instruían a jóvenes afganos que pretendían entrar en la policía.

Los dos guardias civiles asesinados pertenecían a un cuerpo de elite de la Benemérita, los Grupos Rurales, eran expertos en técnicas policiales y en antiterrorismo, y tenían como misión formar a los futuros agentes de las fuerzas de orden público del estado afgano, un estado incipiente, asediado por los talibanes y con un Presidente, Hamid Karzai, que ha pactado con jefes de tribus y señores de la guerra, que podrían ser acusados de crímenes de guerra contra la Humanidad, por cualquier Tribunal Internacional.

El asesinato de los guardias civiles españoles y de su intérprete iraní, pero también de nacionalidad española, ha constituido el prolegómeno de un intento de asalto de miles de afganos de la base española que han seguido provocando desórdenes y enfrentamientos en la capital Bagdhis en donde durante horas se han estado oyendo disparos.

Se ignora si la acción del “confidente” talibán tiene relación con la entrega de las armas de veinticinco compañeros suyos en una ceremonia oficial a la que asistió el gobernador de la provincia y considerada por los rebeldes como un autentico acto de traición, aunque se da por seguro que el atentado estaba preparado y ha sido reivindicado por los talibanes.

La presencia de cuarenta guardias civiles en Afganistán para formar a la policía del país fue un compromiso personal que adquirió el Presidente del Gobierno Jose Luis Rodríguez Zapatero en su primera visita oficial a la Casa Blanca en 2008.

Igualmente, existe el compromiso con el Ministerio de Defensa afgano para instruir a una unidad tipo compañía del ejercito del país, formada por 150 hombres. España se encargaría de pagar durante dos años la manutención, los gastos de mantenimientos y la construcción de un acuertelamiento para un batallan de 600 efectivos en la capital de Badghis, Qala-e-now, en donde se han producido los incidentes de hoy.

Todo eso supone un esfuerzo económico de cien millones de euros, añadido a los 1,500 que, hasta ahora, ha costado la presencia de España en el país asiático. El año pasado la presencia en Afganistán nos costo un millón de euros diario. Eso en el aspecto económico. En el aspecto operativo ha sido la operación que mas vidas humanas hemos sacrificado: 92 en ocho años…

La Ministra de Defensa Carme Chacón ha advertido con franqueza a la opinión pública española de los desafíos que afrontarán las tropas españolas en Afganistán durante 2010, calificando el despliegue ampliado de la misión más difícil y peligrosa en la que han participado las tropas españolas en 20 años de despliegues en el extranjero.

La Ministra Chacón ha afirmado también que una retirada apresurada de la ISAF de Afganistán tendría consecuencias catastróficas para la seguridad de la región y expondría a España a un riesgo mayor de sufrir un ataque terrorista de islamistas extremistas. Esta amenaza no es una exageración: la red de Al Qaeda responsable de los atentados de Madrid de 2004 no podría haber actuado sin las capacidades y el liderazgo de quienes habían combatido y se habían adiestrado en Afganistán y Pakistán.

Lo que Chacón no ha dicho es que ningún país ha ganado ninguna guerra en Afganistán, que el país esta sumido en una mayor corrupción que antes, que todas las instituciones supuestamente democráticas están prostituidas por el trafico de opio (casi el noventa por ciento del comercio mundial), que los afganos no quieren la presencia de tropas extranjeras para imponer la democracia, y que Obama, al establecer un calendario de salida de las tropas, a partir del año que viene, ya esta pensando en una retirada inevitable.

Bandeja de entrada.

Coincidiendo con el pronostico de algunas agencias de calificación, el periódico británico “Financial Times”duda de la recuperación económica española y, afirma que el país puede volver a la recesion, aunque el camino iniciado con los ajustes económicos y el plan de austeridad, es el correcto.

Con el titulo “Una recuperación que flaquea”, el periódico sostiene que, hasta ahora, los síntomas de relanzamiento económico son débiles e inciertos, y que nuestro país sigue afrontando la amenaza de una vuelta a la recesión, pese a superar los temores que albergaron en los últimos meses los mercados y la clase política internacional.