Ceuta y Melilla: Bloqueo de las Fronteras

La tensión existente en torno a la ciudad autónoma de Melilla, provocada por organizaciones marroquíes que reivindican su incorporación al Reino de Marruecos, amenaza con extenderse, en los próximos días, a la ciudad de Ceuta, donde se pueden reproducir los incidentes que han llevado, incluso, a la intervención del Rey Juan Carlos ante Mohamed VI, sin que esa intervención haya tenido, hasta el momento, ningún resultado.

Al contrario, ha continuada la escalada  que ni siquiera ha disminuido con el anuncio oficial de una visita a Rabat, el próximo Lunes, del Ministro del Interior Alfredo Pérez Rubalcaba.

A partir de este Miércoles el Sindicato de Transportistas SNMT (Sindicato Nacional Mediterráneo de Transporte) ha convocado una concentración de la “zona de nadie” que separa la frontera entre los dos países -y que a lo largo de los últimos años ha sido ocupada por Maruecos, -con el objetivo de impedir la entrada de cualquier tipo de mercancía en Melilla, algo que organizaciones marroquíes han venido haciendo, por su cuenta, en los últimos días, con el visto bueno de la policía del vecino país.

En esta ocasión, los camioneros concentrados impedirán también la entrada en el vecino país de los transportes españoles, especialmente camiones con contenedores, que llevan mercancía al interior de Marruecos y extenderán su protesta a la ciudad de Ceuta., donde se ha convocado, a través de las redes sociales, jornadas de protesta s y de bloqueo fronterizo, con motivo de los 595 años de la anexión de la ciudad a Portugal.

Desde la independencia de Marruecos en 1956, Marruecos pretende asimilar sus reivindicaciones sobre las dos ciudades, con la colonia de Gibraltar,  aunque los contenciosos no tienen nada en común.

Ceuta y Melilla no fueron arrebatadas a Marruecos por ninguna guerra dinástica, sino que Ceuta fue transmitida a España en 1668 por Portugal, su dueño desde 1415, y Melilla ocupada en 1497 por la casa de Medina-Sidonia cuando se hallaba desierta, pasando a la Corona Española en 1556.

Fue a raíz de la independencia de Marruecos, cuando este país empezó a reivindicar no solo las dos ciudades autónomas sino las Islas Chafarinas, de Alboran y Nikor, tres islas de Sfiha, el Peñón de Vélez de la Gomera y Perejil…

La situación actual del problema del Sahara hace más inquietante la situación de reivindicación de Ceuta y Melilla, con el deterioro de las relaciones bilaterales con Marruecos, con cambio de embajadores en Madrid y Rabat, con el peligro de una vecina Argelia en la que el integrismo islamista supone un gran riesgo para todo el Norte de África, y, con la presencia de Al Qaeda para el Magreb Islámico (AQMI), muy cerca del antiguo Sahara español.

Lo que empezó con incidentes aislados por supuestos abusos de la policía española en la frontera con Melilla y por la presencia de mujeres-policías en los controles de entrada a la ciudad, corre el riesgo de convertirse en un bloqueo de las dos fronteras con las repercusiones políticas y económicas que eso supone…Ceuta y Melilla son dos de los puntos mas importantes de entrada en Europa a través de España.

Por eso, no se entiende el silencio del Ministerio de Asuntos Exteriores, la práctica desaparición del Ministro Miguel Ángel Moratinos que continúa sus vacaciones, la tardia reacción de Bibiana Aido, tan dispuesta a denunciar cualquier abuso que afecte a la mujer, y, la falta de información sobre esos supuestos abusos de las policias españolas., asediadas con carteles ofensivos instalados en una “zona de nadie” ocupada, unilateralmente, violando los convenios internacionales, y los acuerdos entre España y Maruecos de 1960, por una serie de asociaciones que cuentan con el apoyos, incluso el estimulo, de las autoridades de Rabat.

Bandeja de entrada.-

Fuentes policiales, que apostaban por una posible ofensiva de verano de ETA contra el turismo, aunque siguen sin descartar ninguna acción, a pesar de que cada vez la banda tiene mas difícil cometer atentados, creen que puede producirse próximamente un comunicado de la organización terrorista, anunciando un “alto al fuego permanente y verificable”

Con la vista puesta en las elecciones municipales en las que intentara participar la“izquierda abertzale”, con una escasa capacidad operativa por las sucesivas operaciones policiales, y con el abandono de la lucha armada de un centenar de presos, la única salida de ETA seria una nueva tregua que, como las anteriores, corre el riesgo de convertirse en una “tregua-trampa” que les permita la reorganización A menos que, detrás de esa tregua, este el anuncio del abandono de la violencia.