Ofensiva soberanista en el Parlamento

El martes, se cierra, de hecho, con  la aprobación de casi noventa propuestas de resolución (política económica, política energética, cumplimiento de la ley del aborto, prohibición del “burka”, política de empleo, potenciación de la “marca España” tras el éxito del Mundial de Fútbol, nuevas inversiones para Cataluña y nuevas competencias para Euskadi…) el debate sobre el estado de la nación.

Un debate que, tal como adelantó este cronista horas después de producirse el cara a cara Zapatero-Rajoy, ganó el presidente del Gobierno (Ver Crónica) por una diferencia de seis puntos,  según acaba de hacer público el CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas).

De todas las propuestas de resolución hay una, la anulación de la congelación de las pensiones de acuerdo con el plan de ajuste del Ejecutivo, que cuenta con el voto favorable de todos los grupos políticos por lo que es probable que el Gobierno sufra una nueva derrota parlamentaria, la cuarta en la actual legislatura.

Las votaciones se celebrarán en un clima crispado por la ofensiva soberanista de los partidos catalanes que plantearán diversas resoluciones radicales como la de Ezquerra Republicana de Catalunya (ERC), miembro del tripartido que gobierna en la Generalitat, que pretende la aprobación de una moción en la que se  pide que Cataluña se convierta en Estado mediante el correspondiente referéndum en la Autonomía catalana, ya que, según los independentistas catalanes, las aspiraciones de autogobierno “no tienen encaje en el Estado español” por lo que hay que negarse a acatar la sentencia del Constitucional.

Por su parte, Iniciative Per Catalunya Verds, presente también en el tripartito catalán que preside José Montilla, exige que se “impulse  las medidas necesarias para garantizar  el reconocimiento político y simbólico de Cataluña como Nación”.

Esa “ofensiva soberanista”, pretende frenarla el PSOE, con los veinticinco diputados del PSC, invocando el Preámbulo del Estatuto en el que se  insiste  en la Nación según la definición del Parlamento catalán, en los símbolos institucionales, en la lengua y la cultura catalana, en el derecho civil y en la tradición jurídica catalana y prometiendo como ya  ha hecho el presidente del Gobierno, el desarrollo de lo que el Constitucional ha “recortado” del Estatuto, con Leyes Orgánicas que superen a una sentencia que, según los socialistas, “ha creado un gran malestar en Cataluña”.

Para evitar una ruptura entre el PSOE y el PSC (Partido Socialista de Cataluña), para intentar que Montilla  salga del atolladero en el que se ha metido con la convocatoria de una manifestación cuya bandera  se le arrebataron los independentistas, para ayudarle electoralmente en la carrera que ya se ha iniciado para los comicios autonómicos catalanes del próximo otoño, el presidente del Gobierno ha vuelto a meterse en un nuevo jardín del que, como siempre, no se sabe como puede salir.

Igual que prometió que daría luz verde al Estatuto que aprobase en su momento el Parlamento catalán (aquellos polvos han traído estos lodos), ahora se ha vuelto a meter en otro charco, algo en lo que es un verdadero especialista, prometiendo algo muy difícil de cumplir  y llegando incluso a apostar por una posible reforma de la Constitución para que Cataluña tenga su engarce en lo que el llama la “España plural” y Montilla llama la “España federal”.

Reforma que  el sabe  imposible de llevar a cabo,  por el grado de disenso que existe entre todos los partidos políticos, especialmente con el Partido Popular, con el que, a pesar de la situación de emergencia económica no ha podido pactar nada…

Correo desdeelcaserio.com

1. El Viernes,  el avión de Iberia Madrid -P de Mallorca de las 17.05 (3 horas de retraso por la huelga encubierta de los controladores que sueñan con Pepiño) era una mezcla entre Puerta de Hierro, el  Círculo de Empresarios, la Casa del Pueblo de Legales y la madrileña plaza de Chueca, el ideal político de Aído. Entre los asientos de turista viajaban Jaime Carvajal Urquijo y su guapa Isabel Hoyos Martínez de Irujo. Iban junto a  una pareja de filipinos que no se sabía si eran unos primos del Lejano Oriente o sus sirvientes…hasta que la filipina se dirigió a Isabel como “señora marquesa”. Unos asientos más allá viajaba María José Lafita, hija de Alfredo, con su marido Pablo Cervera. Otro viajero era Javier Larrainzar…

2.Un poco más atrás, en turista, viajaba Rafael Sánchez Lozano, efímero consejero de Iberia. A su izquierda Atanasio Quintado, del Quintado y Ramírez de la Piscina,  de La guardia y La bastida,  quienes en 1.785, a través del espionaje realizado por su pariente el canónigo de Burgos instalado en la cartuja de Burdeos, aplicaron el Método Burdeos al entonces imbebible vino de Rioja. En Preferente, desenvuelto y con camisa verde botella, viajaba el bueno de Pedro Ovada junto a Pablo Santos, el benjamín de una saga de constructores reconvertidos en hoteleros. Iba con su mujer, Esther Alcocer Koplowitz. Y junto a ellos, una partida de políticos del Goberné Balear que olían a quesos desmerecidos.

3. Otro de los viajeros era el conde de Florida blanca, José María Castillejo Oriol, presidente de Cintia, quien evitaba sentarse al lado de un cardenal camuflado de turista quien, en tiempos de Juan Pablo II, había ostentado cargos relevantes cerca de los Jesuitas. Florida blanca, cuyo antepasado expulsó de España a la Compañía de Jesús, temía que lo excomulgase en aplicación de la Ley de Memoria Histórica. En la cola del avión, cogiditos de la mano, viajaban dos “tremendos” de Ceánuri (Vizcaya) que se daban besos en el pico como si fuesen rudos Serosos euskaldunes. Uno llevaba sobre su pecho peludo y grasiento un escapulario de San Mamés y el  otro, un collar con una pequeña foto a cuyo pie se leía: “José Luis, nuestro protector”. José Luis era ZP.