Dentro de 48 horas…

Dentro de 48 horas, España, que por primera vez en la historia de un Mundial de Futbol juega la semifinal, se enfrenta en Duban con Alemania, esa Alemania que ha humillado a Argentina, que ostenta el record de goles marcados (13) y que, al igual que el país al que representa, ha sido, durante años,  la locomotora económica de Europa y se ha convertido en la locomotora de un Mundial del que ya han  sido eliminados equipos favoritos como Italia, Inglaterra y, sobre todo, Brasil.

Pero,  al igual que Alemania ha dejado de ser la locomotora económica  de una Europa en crisis, su selección, ante España, puede dejar de llevar la voz cantante.

Dentro de 48 horas se enfrentarán dos de los equipos más potentes del actual Mundial. España, que desde la conquista de la Eurocopa hace dos años, cree definitivamente en sus posibilidades, y es capaz de hacerse grande donde antes se veía muy pequeña, y Alemania, un bloque, bien trabajado,  compacto, que actúa como una maquina en el aspecto táctico.

España, construida sobre un guardameta, Iker Casillas, que jamás ha debido estar en entredicho, un centro del campo de extraordinaria calidad (Xavi, X. Alonso e Iniesta), una defensa de garantía (Puyol, Sergio. Ramos y Piqué) y,  un delantero que está en estado de gracía y que, ahora mismo,  tiene pólvora en las botas (David Villa). Creo que todo aficionado,  estará sorprendido tras ver el rendimiento de Piqué (¡que potencia!!), Xavi e Iniesta (¡que calidad!  y ¡como saben de fútbol!), y de Villa (¡este chico las mete todas!).

El gran esperado es,  sin duda,  el niño Torres, que aparecerá, y seria esplendido ver más minutos del rematador Fernando Llorente que dio muestras contra Chile de todo lo que puede aportar a  nuestra selección.

Alemania es un equipo que ha recuperado todo el brillo de sus galones e infunde miedo a sus rivales. Un férreo orden táctico, trabajo duro, potencia física y calidad técnica, son las principales virtudes de la selección que dejó en la cuneta al equipo de Maradona.

Una vez más  se demuestra que en  fútbol once en un bloque son mejores que once  muy buenos y muy creativos. Habrá que vigilar a Podolski, Klose y  Shweinsteiger, jugadores de extraordinario talento y que ponen una nota distinta a una selección construida como si fuesen autenticas Panzerwaffe, las 19 Divisiones Panzer, que tantas victorias le dieron a Alemania en la II Guerra Mundial

Es verdad que la España que todos queremos todavía no ha aparecido durante 90 minutos, sino en rachas discontinuas en la mayoría de los partidos. Es verdad que Alemania es un rival difícil, que estamos en una semifinal de un Mundial y que  los árbitros en este Mundial están dejando mucho que desear y nadie entiende que,  para partidos de una trascendencia, mundial, no se elijan profesionales con una dilatada experiencia en ligas de alto nivel. Y es verdad ,por último que ellos ya han sido campeones del mundo.

Pero también es verdad que nuestra selección está en un momento dulce, parece que todos llevan jugando toda la temporada juntos (un gran trabajo del impasible Vicente del Bosque), que creen en si mismos (y esto cuesta), que tenemos la selección que mejor trata el balón y que es capaz de no cambiar su identidad, esté enfrente del equipo que sea.

Siempre hubo una primera vez, para todos los campeones del mundo, y la  semifinal de dentro de 48 horas puede ser un paso mas para la nuestra. Nuestras virtudes están ahí y el miércoles  demostraremos al mundo que el bloque creativo es muchas veces mejor, mucho mejor que el bloque del orden..Además la locomotora alemana no es lo que era.