La reaparición de Ruiz Gallardón

Alberto Ruiz Gallardón, que prácticamente había desaparecido de la escena política desde que Madrid perdió la posibilidad de convertirse en sede los Juegos Olímpicos del 2016, ha reaparecido en el programa 59 segundos de Radio Televisión Española, uno de los programas de más influencia dentro de la variada oferta televisiva existente, desde la implantación de la Televisión Digital Terrestre (TDT).

Gallardón, que últimamente atraviesa una difícil situación por problemas familiares (está permanentemente dedicado a su esposa Maria del Mar), parece haber perdido esa ilusión que le ha hecho convertirse en un verso suelto del Partido Popular, hasta el punto que, personas cercanas a él, sostienen que si recibiese una buena oferta profesional aceptaría, y no se presentaría como candidato del PP a la Alcaldía de la capital española.

El Alcalde madrileño, que en algún momento insinuó que no sería candidato a la Alcaldía, después de dos intentos para que Madrid fuese elegida capital de los Juegos Olímpicos, del 2012 y del 2016, extendió posteriormente un manto de silencio sobre su candidatura y prometió seguir peleando por la oportunidad del 2020.

En el programa de Televisión Española, Ruiz Gallardón se arrepintió de haber pedido entrar en las listas electorales para el Congreso de los Diputados, petición que provocó la rebelión de la Presidenta de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre que, al igual que él, exigió a Mariano Rajoy ir en las listas, con el resultado final de que los dos quedaron fuera.

“Me equivoqué. Cometí un error por decir la verdad fuera de tiempo y fuera de sitio. Porque se entendió, entonces, más como una presión que como una petición, o, como una puesta a disposición”, ha reconocido un Gallardón que ha anunciado que no volverá a cometer ese error y no pedirá estar en las listas, aunque fuentes del Partido Popular dan por hecho que, en las elecciones generales del 2012 acompañará a Mariano Rajoy en las listas por Madrid al Congreso de los Diputados.

Igualmente el Alcalde madrileño, que en su momento fue secretario general del Partido, negó la posibilidad de sustituir a la actual secretaria general Maria Dolores de Cospedal, en el caso de que sea elegida Presidenta de Castilla-La Mancha en las próximas elecciones autonómicas y municipales.

“No estoy en condiciones de decir que sí a muchas cosas, ni siquiera por vía de petición. Pero sí estoy en condiciones de decir a qué cosas no. Y le puedo asegurar que yo no seré secretario general del partido”.

Es decir que Gallardón se ve en el Parlamento “o en las Instituciones” y, no en la gestión interna diaria del Partido, cargo que desempeñó en 1989 en substitución de Arturo García Tizón.

Al margen de las declaraciones televisivas, la realidad es que no quiere reabrir la batalla por ser diputado convirtiéndose de hecho en una alternativa dentro del PP si Rajoy no gana las próximas generales, y ha preferido refugiarse en el Ayuntamiento, reducir sus apariciones públicas, medir sus declaraciones e, intentar recomponer sus relaciones con la Presidenta de la Comunidad Esperanza Aguirre, a la espera de que el partido resuelva el contencioso del vicealcalde, Manuel Cobo, suspendido de militancia por unas declaraciones contra la Presidenta madrileña por el supuesto caso de espionaje en comunidad. Caso que se ha complicado con la dimisión del director del área de seguridad de la Comunidad Sergio Gamón, y con el cese de su esposa, antigua secretaria de Esperanza Aguirre.

Lo que parece claro es que si Gallardón vuelve a ganar la Alcaldía de Madrid el año que viene y obtiene el acta de diputado en las próximas generales, abandonaría la Alcaldía y dejaría su puesto a la teniente de Alcalde Ana Botella, esposa del ex Presidente José Maria Aznar.