Efectos del gran golpe de S&P

 La rebaja por parte de Standard&Poor´s del rating del Reino de España, un duro golpe para nuestro país en unos momentos en los que ostenta la Presidencia de turno de la Unión Europea, resta credibilidad  al papel que pueda desempeñar en los próximos meses (sorprendentemente Zapatero en carta dirigida a la prensa alemana pide reformas para la Unión Monetaria y una mayor disciplina presupuestaria) y coloca al Gobierno español y a las entidades financieras nacionales, en una situación cada vez más complicada para colocar la Deuda . 

Complicada y costosa… Muchos analistas han comparado la prima de riesgo actual respecto a la media de 2009, de las emisiones brutas que todavía deben realizarse este año y resulta que costarán más de 3.000 millones de euros , frente a lo que hubiera costado colocar esa cantidad el año pasado. 

Con este panorama ,la ofensiva mediática, nacional e internacional, que ha provocado la decisión de S&P, centrada en gran  parte en la figura de Jose Luis Rodríguez Zapatero, ha animado a la oposición (Maria Dolores de Cospedal) a pedir la dimisión del Presidente del Gobierno y a la convocatoria de nuevas elecciones generales. 

Todos los medios, con escasas excepciones, ponen en el acento en la ausencia de un plan coherente que ponga fin al deterioro económico, en la falta de liderazgo para combatir la complicada situación económica, en el excesivo optimismo con el que es contemplado la crisis y su inmediato futuro y, sobre todo, en el miedo a tomar decisiones impopulares, sin las cuales será imposible reducir el déficit público  y estimular la recuperación económica. 

Tan critica como los medios nacionales, es la gran prensa internacional que parece no estar convencida de la existencia de esos “brotes verdes que ve el Gobierno: aumento del consumo de energía, aumento en la venta de coches, mejora de la recaudación fiscal, mejores  resultados de nuestras grandes empresas, y que la vicepresidenta económica Elena Salgado intenta vender en todas las sesiones de control al Gobierno… e, incluso en los mercados financieros internacionales, con no mucha fortuna. 

Por ejemplo, el “Herald Tribune” reproduce una comunicación de la empresa más importante del mundo en fondos de altos riesgos, Ray Dalio de Bridgewater Associated, que acaba de poner en su punto de mira a España porque la considera, la economía más vulnerable de todas las periféricas europeas, haciendo hincapié en la confianza del gobierno en la deuda externa para financiar el mayor boom inmobiliario de la historia del país. “Nos parece que existe un alto riesgo de que España no sea capaz de vender el volumen de deuda que necesita para financiar sus déficit y prácticamente no existe ninguna posibilidad de que el gobierno pueda recortar el gasto (ni de que quiera hacerlo)”, agrega Dalio. 

Bajo el incesante fuego de las críticas, señala la prensa francesa especialmente “La Tribune“-el gobierno español ha anunciado profundas reformas no siempre populares: jubilaciones, mercado laboral, entre otras, son algunos de los proyectos en curso, sin contar con la controvertida subida del IVA prevista para julio-. “Pero los analistas se muestran escépticos en cuanto a la capacidad de Madrid de relanzar la economía de la península. La credibilidad de Zapatero es débil y nadie sabe si, al término de un mandato agotador moralmente, se presentará a su propia sucesión en el año 2012″.

Por de pronto, este viernes, después de meses de retraso, el Consejo de Ministros aprobará la reducción de cuarenta altos cargos en la Administración entre Secretarios de Estado, subsecretarios, secretarios generales y directores generales, así como fusiones de sociedades públicas de las que saldrán más de doscientos directivos. Nada que ver con la exigencia de la oposición de que se suprima una de las vicepresidencias del Gobierno, la que está en manos de Manuel Chaves y tres Ministerios (Vivienda, Igualdad y Cultura).