Letizia y la candidatura de Trini

Un supuesto interés de la Princesa de Asturias en saber si, efectivamente la actual ministra de Sanidad Trinidad Jiménez podría encabezar la candidatura socialista a las elecciones autonómicas madrileñas, ha relanzado, en cierto modo, el nombre de la que puede ser, en efecto, futura contrincante de Esperanza Aguirre para presidir la Comunicad de Madrid.

La versión que ha corrido por los cenáculos madrileños, creando, no se sabe por qué,  la consiguiente polémica, es que Doña Letizia, durante la visita a un colegio en Torrejón de Ardoz, le preguntó directamente a Esperanza Aguirre por la posibilidad de que la candidata socialista fuera la actual ministra de Sanidad, a lo que la Presidenta de la Comunidad le contestó que ya lo intentó frente a Ruiz Gallardón y no lo consiguió.

La versión oficial indica que la Princesa asistía como simple espectadora a una conversación en la que participaba la secretaria de Estado de Educación Eva Leguina (posible candidata socialista al gobierno de Aragón en sustitución de Marcelino Iglesias) y la consejera de Educación Lucia Figar y que, en ningún momento, intervino en la conversación, sino que se limitó exclusivamente a escuchar.

En todo caso, Letizia simplemente se interesaba por algo que parece corresponder a la realidad ya que fuentes socialistas, ajenas a la Federación Socialista Madrileña, confirman que, efectivamente en algún momento el Presidente del partido Manuel Chaves habría sondeado a Trinidad Jiménez sobre esa posibilidad y que habría recibido una respuesta positiva.

Trinidad Jiménez, actual Ministra de Sanidad y antigua secretaria de Estado de Cooperación, forma parte del círculo más íntimo del Presidente del Gobierno, hasta el punto que su domicilio particular sirvió de centro de reuniones para preparar la candidatura de Zapatero como secretario general del PSOE a través del movimiento “Nueva Vía”. Integrado, entre otros, por la propia Jiménez y los ex ministros Jordi Sevilla y Juan Fernando López Aguilar.

Por deseo de Zapatero se presentó como candidata a la Alcaldía de Madrid, frente a Ruiz Gallardón (cuando todo el mundo pensaba que el candidato del PP iba a ser Álvarez del Manzano), aguantó tres años como concejala hasta que el Presidente la colocó con Moratinos en una secretaría de estado en Exteriores, y esperó su momento hasta que, de nuevo, el Presidente le nombró ministra de Sanidad, cargo en el que , con gran habilidad ha gestionado la crisis de la Gripe A, además de conseguir uno de los pocos acuerdos con el Partido Popular: el acuerdo sanitario con todas las Comunidades Autónomas.

Según muchos socialistas, que recuerdan que en las municipales  de 2003, en las que fue candidata , obtuvo un 36,6 por ciento de los votos, la candidatura de Jiménez es la única, en estos momentos, que puede terminar con casi quince años de derrota del PSOE, por parte de Gallardon en la Alcaldía y Esperanza Aguirre en la Comunidad.

Apoyada por el vicepresidente y Presidente del partido Manuel Chaves y, por el número dos del PSOE José Blanco, frente a la secretaria de organización Leire Pajin que insiste en que el candidato debería ser Tomás Gomes, presidente de los socialistas  madrileños que sucedió a Rafael Simancas, la candidatura de Trini, impulsada por el Presiente del Gobierno, tiene todas las posibilidades de convertirse en realidad aunque ella, tan disciplinada, insiste en que no es candidata.

Además, en todas las encuestas aparece junto con el ministro del Interior Alfredo Pérez Rubalcaba , la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega y la ministra de Defensa Carme Chacón, como una de las más valoradas.