Descubrimientos y conquistas de Portugal (y III): la ruta a la India y Extremo Oriente

Esta es la tercera y última entrega del artículo sobre los navegantes portugueses, que en el otro lado del Tratado de Tordesillas, hicieron sus navegaciones para situarse en el hemisferio luso del reparto del mundo que se hizo por los dos países ibéricos en 1494.

Ya vimos la cronología general de tantos descubrimientos de los siglos XVI y XVII, lo que significó la Casa da India, en paralelo a la Casa de Contratación de Sevilla, y vimos también lso dos primeros grandes navegantes, para dejar hoy a los tres mayores: Bartolomé Díaz, Vasco de Gama y Alfonso de Alburquerque.

Bartolomé Diaz (1450/1500)

De origen judío, se sabe que un familiar suyo, Dinis Dias, habría encabezado algunas expediciones marítimas a lo largo de las costas del norte de África, habiendo visitado las islas de Cabo Verde en 1544.

En su juventud asistió a clases de matemáticas y astronomía en la Universidad de Lisboa, y sirvió en la fortaleza de San Jorge de la Mina, en el golfo de Guinea. Adquirió suficientes conocimientos de navegación como para determinar las coordenadas de cualquier lugar1.

En 1486 Juan II le confió el mando de una flota para que recorriera la costa africana, hacia el sur, a fin de tener noticia sobre el mítico reino cristiano del Preste Juan, con el que el rey deseaba entablar relaciones. Encargo que también hizo el mismo año, por tierra, en misión secreta, a Pedro da Covilhã, que llegó por mar a Etiopía.

En esa expedición, Díaz navegó primero hasta la desembocadura del río Congo que como ya se ha visto, había sido descubierta en 1486 por Diego Cão. Y desde allí recorrió hacia el sur, hasta la costa africana de Angola, llegando al Golfo da Santa Maria da Conceição (la misma bahía de Walvis Bay, ya avistada por Cao).

A finales de 1487, Díaz llegó a la desembocadura del río Orange –que ahora es la frontera de Namibia con Sudáfrica- y allí hizo erigir un padrao, una gran piedra conmemorativa. Continuando al sur, alejándose de la costa y arrastrados por un violento temporal, ya en 1488 superaron el cabo que llamaron de las Tormentas, luego rebautizado como de Buena Esperanza, por decisión del propio rey Juan II.

Llegando a su punto más distante en el Océano Índico el 12 de marzo de 1488, cuando anclaron en Kwaaihoek, cerca de la desembocadura del río Bushman –donde fue erigido otro padrão, en la actual provincia sudafricana de Zulú-Natal—, Díaz quería seguir navegando hacia la India, pero se vio obligado a regresar por su tripulación. Ésta se negó a ir más allá, debido a la escasez de provisiones y a que las naves se habían deteriorado gravemente por las tormentas.

Bartolomé Díaz participó en el primer viaje de Vasco de Gama a la India que se comenzó a preparar en 1497. Y también fue uno de los capitanes, de la segunda expedición portuguesa a la India, encabezada por Pedro Alvares Cabral, que también tomó posesión, en su largo viaje de ida de las costas de lo que llamaron Brasil2. 

Vasco de Gama (1460 ó 1469/1524)

Vasco de Gama, era hijo de un navegante, que le educó para la mar, y habiendo muerto su padre, el rey Manuel I le pasó el encargo a Vasco de ir a la India3.

La expedición zarpó de Lisboa –en ella iba Bartolomé Díaz, ya se dijo antes—, siguiendo la ruta ya experimentada por los navegantes anteriores, con escala en la isla de Tenerife y el archipiélago de Cabo Verde. Después, se desvió hacia el sur, por el océano abierto, cruzando la línea del Ecuador, en busca de los vientos del Atlántico Sur, que Bartolomé Díaz ya había identificado en 1487.

Esa maniobra, conocida como la volta do mar, fue todo un éxito, y el marzo de 1498, la flota llegó al actual Mozambique, después de haber sufrido fuertes temporales y de haber sofocado Vasco de Gama una revuelta de la marinería.

Bordeando la costa de África Oriental y de Asia Meridional, con la ayuda de pilotos locales, la flota llegó a Kappakadavu, cerca de Calicut, en el actual estado indio de Kerala, en mayo de 1498; quedando así establecida la ruta marítima de Europa a India.

El zamorín (rey) de Calicut se mostró satisfecho con las cartas que le enviaba el rey Manuel I, y Vasco de Gama consiguió una carta de concesión de derechos para comerciar y realizar asentamientos.

En su viaje de retorno, Vasco de Gama tocó en Mogadiscio (hoy Somalia), en el Cuerno de África oriental, en un discurrir terriblemente lento en el Índico, ya que todavía no se conocía la mecánica de los monzones.

Cuando la gran expedición portuguesa llegó finalmente a casa, habían estado fuera durante casi dos años, recorriendo más de 20.000 millas marítimas. La hazaña, con su alarde de valor y resistencia, se cobró la vida de dos tercios de la tripulación, muchos de ellos afectados por el escorbuto.

Al regreso, Vasco fue recompensado por haber conseguido finalizar un plan que a los lusos les había tomado cincuenta años. Recibió el título de Almirante dos Mares da Índia, siéndole concedida una pensión de trescientos mil reales anuales, que pasó a sus hijos. También recibió el título perpetuo de Dom y dos villas, Sines e Vila Nova de Milfontes.

Vasco de Gama realizó dos viajes más a la India, y en el tercero de ellos (1524) murió en Cochín, víctima de la malaria, cuando ya era virrey4.

Alfonso de Alburquerque (1453/1515)

Alfonso de Albuquerque. Se educó en la corte de Alfonso V y en 1480 participó en una escuadra para socorrer al rey Fernando I de Nápoles, atacado por los turcos. Y en 1486 participó en otra operación para la defensa de la fortaleza del rey Juan II cerca de Larache, en Marruecos. Acompañó asimismo a Juan II en la Guerra de Sucesión de Castilla que terminó en 1479 con el Tratado de Alcaçovas estudiado en el capítulo 1 de este libro5.

En 1503, viajó a India, participando en varias batallas, residiendo un tiempo en Cochín. Vuelto a Portugal, el rey Manuel I le envió de nuevo a Oriente, acompañado de Tristán de Acuña, para tomar posesión como virrey de la India en 1509. En sustitución de Francisco de Almeida, quien rehusó entregarle el mando y lo encerró tres meses en la fortaleza de Cananaor en Malabar.

Una vez liberado y en posesión de su cargo, trató de conquistar Calicut sin éxito, aunque sí consiguió tomar posesión de Goa en 1510, convirtiéndola en capital de la India Portuguesa, que lo fue hasta 1947; con dominio hasta Malaca de una serie de factorías y fortalezas lusas.

En 1513, con una flota importante, bombardeó Adén y penetró en el mar Rojo, siendo el primer europeo que lo hizo por el sur, iniciando contactos para aliarse con el Negus de Abisinia. Fue entonces cuando formuló el ambicioso proyecto de desviar el Nilo hacia el mar Rojo a fin de anular la competencia de Suez frente a los puertos del Océano Índico controlados por Portugal.

En 1514 firmó la paz con el zamorin de Calicut y enriqueció Goa, donde se planteó crear una nueva raza mestiza, propiciando matrimonios de portugueses con indios.

Alfonso de Albuquerque fue todo un genio militar por el éxito de su estrategia de expansión: quería cerrar los pasos navales al Índico desde el Atlántico, el mar Rojo, el golfo Pérsico hasta el propio océano Pacífico, construyendo una cadena de fortalezas en los puntos clave; para transformar ese océano en un mare clausum portugués, sobreponiéndose al poder de los árabes, turcos, otomanos, y sus aliados hindús. Destacó por su ferocidad en la batalla. No llegó a tener conocimiento de la expedición de Magallanes/Elcano.

Finalizamos así nuestro artículo sobre los portugueses en África y las Indias Orientales, recordando a los lectores de Republica.com que pueden enviar sus observaciones al autor a castecien@bitmailer.net.

1 http://www.elizabethan-era.org.uk/bartholomeu-dias.htm

2 E. G. Ravenstein, “The Voyages of Diogo Cão and Bartholomeu Dias, 1482-88”, The Geographical Journal, Vol. 16, No. 6 (Dec., 1900), pp. 625-655.

3 https://es.wikipedia.org/wiki/Vasco_da_Gama

4 Sobre la fructífera vida marinera de Vasco de Gama, tres libros de interés: Geneviève Bouchon, Vasco de Gama, Terramar, Río de Janeiro, 1998; Gaspar Correa, The three voyages of Vasco da Gama, Londres, 1869; A. J. R. Russell-Wood, A World on the Move: Portuguese in Africa, Asia and America, 1415-1808, Carcanet Press Ltd., Manchester, 1992.

5 Wikipedia, blog de la Asociación Histórica Metellinense y también K.M. Mathew, History of the Portuguese navigation in India, 1497-1600, Mittal Publications, 1988, pág. 122 y sig.