Laudatio de Pablo Bueno Sainz (y II)

El pasado jueves 11 de diciembre iniciábamos este artículo, que hoy día 19, terminamos, con el esbozo de la vida y obra de un ingeniero altamente distinguido: Pablo Bueno Sainz, reconocido como Miembro de Honor del Instituto de Ingeniería de España. Con la significación de que la evolución vital de Pablo y su propia empresa, TYPSA, es paralela a la de la propia España, según pasamos a ver.

5. Las infrestructuras en España: la senda de la modernización

Decía William Petty (1623/1687) –el primero de los economistas según Karl Marx, para él anterior a Adam Smith—, que la Ciencia Económica no debe expresarse en menos términos comparativos y superlativos, más o menos etéreos y difusos. Sino que siempre debe exigirse la máxima precisión, con informaciones cuantitativas bien articuladas. Y eso es lo que tratamos de ver en lo que sigue, en relación con el desarrollo en España de sus infraestructuras que tanto deben a la ingeniería:

  • Desde 1966, pasamos de no tener ni un solo kilómetro de carreteras de alta capacidad, a contar con más de 15.000 de autopistas y autovías. Y de un parque automovilístico de un millón de vehículos y de uno por cada 30 españoles, pasamos a 32 millones, uno por casi español y medio.
  • La red ferroviaria de alta velocidad era inexistente a mediados de los años 60, para hoy disponer de casi 3.000 kilómetros, habiendo disminuido los tiempos de viaje a la cuarta parte de antes. Lo mismo sucedía con las redes de cercanías: no existían. Cuando ahora funcionan 2.200 km en 12 núcleos de grandes poblaciones; apreciándose la necesidad de ampliar la oferta en por lo menos en un 20 por 100 más.
  • En 1966, solo había Metro en España en dos ciudades: Madrid y Barcelona, con un total de red de 45 km. Hoy funciona en siete ciudades con algo más de 700 km en conjunto.
  • El tráfico aéreo se expandió de los tres millones de pasajeros al año en 1970, a 207 millones en 2018.
  • Y algo parecido sucede en el caso de los sistemas de irrigación para la agricultura: de tener 450 grandes presas con una capacidad de 18.000 hm³, hemos llegado a algo más de 1.200, con 63.000 hm³.

Todos esos espectaculares desarrollos de las infraestructuras se deben, en gran parte, a la propia expansión de empresas de ingeniería como TYPSA. Y ciertamente, podríamos continuar con la biensonante saga de avances en otros frentes muy diversos y también impresionantes: puertos, aeropuertos, abastecimiento y depuración de aguas, tratamiento de residuos sólidos urbanos, reciclado, etc. Y lo mismo cabría decir de los equipamientos sanitarios, educativos, culturales, deportivos, comerciales, etc.

En pocas palabras, en poco más de una generación hemos dado el gran salto, desde nuestro atraso de una larga postguerra, hasta contar con un país de infraestructuras y equipamientos realmente formidables, ya por encima de la media de la UE en muchos casos. Lo que favorece la competitividad de la sociedad española, en la era de la globalización, de avance en el PIB con carácter sistémico, al tiempo que mejora la calidad de vida de los ciudadanos.

Así lo veíamos los autores del libro 40 años que cambiaron España, resultado de una jornada que celebramos el 8 de octubre de 2018 en el Congreso de los Diputados. Siendo coeditores de ese Informe –en el marco de la Asociación por la Excelencia de los Servicios Públicos, AESP— el Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos Ramiro Aurín, y yo mismo. Dentro del repertorio de conmemoraciones de los 40 años de la Constitución de 1978, una etapa de cuatro décadas de indudable prosperidad y de grandes potencialidades de cara al futuro.

6. TYPSA una empresa para el cambio tecnológico

La trayectoria profesional de Pablo Bueno, ya lo hemos visto en parte, está íntimamente vinculada a la de TYPSA en su propio transcurrir evolutivo: desde una empresa de 20 personas en 1966, a convertirse en la consultora española líder en ingeniería civil, proyectos de edificación, medio ambiente y energías renovables. Con fuerte presencia y proyección internacionales, merced a una plantilla de 2.500 profesionales, repartidos por todo el mundo, y con el promedio, en los últimos diez años, de un 80 por 100 de su producción realizada para clientes fuera de España, recurriendo siempre a la más alta tecnología en la realización de sus proyectos.

En definitiva, TYPSA se transformó de una pequeña empresa, vinculada a una constructora, a configurarse como una multinacional española independiente; que trabaja en los cinco continentes y que se posiciona en los rankings internacionales del sector. En ese sentido, daré el detalle de una serie de trabajos llevados a cabo hasta este momento por TYPSA –repartidos en 900 contratos—, en un repertorio de casos más que significativos:

  • Metros de Riad, Doha, Lima, Quito, Santiago de Chile, Sao Paulo, Estocolmo y Daca. Como deben citarse también las redes de tranvías de Abu-Dabi y de Phoenix en Arizona USA y la labor de asesoría a los metros de Sidney y Toronto.
  • La gran central hidroeléctrica de Belo Monte, y las esclusas de navegación de Tucurui, ambas en Brasil. Teniendo que citar, igualmente, los sistemas de embalses multipropósito de Nandi Forest y Ewaso Ngiro en Kenia; así como el trasvase del río San Francisco a varias cuencas hidrográficas del Nordeste de Brasil.

La mayor desaladora del Mundo, de 1,2 hm3/día en Turkmenistán, y los abastecimientos estratégicos de agua a Jedah y Riad en Arabia Saudí.

  • Las autopistas South Mountain Freeway y las interestatales I15 e I69 en EE.UU.
  • Los aeropuertos de Doha en Qatar, y de Sao Paulo y Salvador de Bahía en Brasil.
  • La alta velocidad Londres-Birmingham en el Reino Unido; el estudio de viabilidad del ferrocarril de alta velocidad de Denver a las Montañas Rocosas; y el de Nueva Delhi a Calcuta, en India.
  • Las ciudades universitarias de Riad y de Al Jouf, en Arabia Saudi.
  • En el sector de las energías renovables, la planta solar fotovoltaica Mount Signal Solar Plan, de 205 MW en California.

Y específicamente hay que subrayar el hecho de que entre el 18 de noviembre en el Instituto de Ingeniería de España y hoy mismo, TYPSA ha ganado su participación en otros dos grandes proyectos, como es la ampliación del Aeropuerto Adolfo Suárez de Madrid-Barajas, y la presencia en una gran oferta española del corredor ferroviario futuro del estado de California.

Todas las mencionadas son grandes realizaciones. Pero, sin duda, de lo que más orgulloso se siente Pablo Bueno es de haber promovido y desarrollado la Fundación TYPSA. Todo un esquema para la ayuda al desarrollo, con la creación de una Universidad en el corazón del África Subsahariana, en la República Democrática del Congo, Diócesis de Mahagi.

Allí funcionan los estudios universitarios del Lago Alberto (UNILAC), con inclusión, en la misma, de una Facultad de ingenieros civiles y otra de ingenieros agrónomos. Ese proyecto africano se ideó hace algo más de diez años, con la gran ayuda del misionero español Francisco Ostos, y del entonces Obispo de Mahagi y hoy presidente de la Conferencia Episcopal de la RD del Congo, Monseñor Marcelo Utembi.

Las realizaciones en el sector de la ingeniería, y también de la Fundación TYPSA, imaginadas un tiempo atrás, son hoy una gran realidad. De los cuales no puede sino estar orgulloso el creador de esa realidad, Pablo Bueno, porque en fin de cuentas, el verdadero sentido de la vida se encuentra al materializar los sueños de juventud. En esa dirección, quiero evocar la frase del gran filósofo y grafista William Blake, que hoy mismo tiene en Londres una maravillosa exposición retrospectiva. Sus palabras sencillas, pero de indudable grandeza, fueron estas:

Todo lo que hoy vemos,

fue un día imaginación.

Todo lo que hoy imaginamos,

podrá ser realidad mañana.

7. El cambio institucional

Pero no se trata sólo de la obra de una persona y su empresa. Cuenta también la presencia de Pablo Bueno Sainz en la propia evolución de las instituciones del sector de la ingeniería. Y a ese respecto, resumiré algunos de los hechos más significativos del desarrollo de la consultoría de ingeniería en España, puntualizando en ese recorrido el protagonismo del nuevo Miembro de Honor del Instituto de Ingeniería de España:

En 1964 se creó TECNIBERIA como asociación de empresas para la exportación de alta tecnología, con el apoyo del Estado a través de un consejo asesor presidido por el Director General de Cooperación del ministerio de Asuntos Exteriores: Pablo Bueno estaba allí.

  • En 1965, se inició la externalización de la Administración española para estudios y proyectos de las obras públicas, lo que supuso la introducción de los Consultores como nuevos colaboradores de la inversión pública: Pablo Bueno estaba allí.
  • En 1977, se creó la Asociación Española de Empresas de Ingeniería y Consultoras (ASEINCO), a la que pronto se unirían las principales ingenierías españolas: TYPSA entre ellas.
  • En 1975, se creó ASINCE, como asociación de empresas consultoras de ingeniería civil y arquitectura, no vinculadas con ningún grupo constructor o financiero y asociadas por tanto a la asociación internacional FIDIC. Y Pablo Bueno estaba allí.
  • A partir de 1986 se inició la participación española en los contratos de ayuda de los Fondos Estructurales de la Comunidad Europea, tras la incorporación española de ese mismo año a la propia CE. TYPSA estaba allí.
  • En el ámbito internacional, Pablo Bueno ha ocupado altos cargos en la dirección de organismos internacionales en la Federación Internacional de Ingenieros Consultores (FIDIC), de la que ha sido miembro del Comité de Relaciones Cliente-Consultor, y desde donde participó en la redacción de los modelos internacionales de contratos. También tuvo una presencia relevante en la Federación Europea de Asociaciones de Ingenieros Consultores (EFCA), de la que ha sido miembro de la Junta Directiva y Vicepresidente.

Además, Pablo Bueno no rehuyó nunca sus responsabilidades políticas en la Democracia renacida de 1977. Destacando su intervención en el Congreso de los Diputados, a propósito del Plan Director de Infraestructuras, que fue discutido a mediados de los años noventa. Y en el que de manera meridianamente clara, Pablo puso de manifiesto en las Cortes Generales qué agentes deben colaborar en las obras de Ingeniería civil, en una función práctica de cooperación público-privada (CPP).

8. Un elenco de grandes ingenieros

Y vamos terminando: Pablo Bueno Sainz tiene 84 años y ha sabido ceder la presidencia ejecutiva a su hijo, Pablo Bueno Tomás, que dirige la TYPSA del siglo XXI, en gran expansión internacional. De la que he podido apreciar su envergadura en tres congresos sucesivos de FIDIC (Federación Internacional de Ingenieros Consultores), a los que fui invitado por TYPSA, en Barcelona, Río de Janeiro y Dubái.

Pero el relevo de su hijo en la alta dirección de TYPSA, no ha sido óbice para que Pablo Bueno Sainz siga yendo a su despacho cada día, interesándose por las novedades y los temas candentes; observando los sensores técnicos y económicos de las empresas del Grupo, y tratando con los clientes de toda una vida, que forman el más valioso acervo de TYPSA.

El hecho a subrayar al final de este artículo para Republica.com es que el 18 de noviembre de 2019, Pablo Bueno ingresó en lo que Don Quijote habría llamado, seguramente, la Noble Orden de la Caballería por la Excelencia Ingenieril. Que ha tenido hasta ahora 58 Miembros de Honor, y en la que desde este momento, Pablo Bueno hará el número 59. Un elenco del que quiero destacar, por razones de brevedad, sólo los nombres más representativos:

  • José Echegaray, que también fue matemático y dramaturgo, y Premio Nobel de Literatura.
  • Rafael Gasset, que diseñó la primera red de embalses para paliar la secular sed de las Españas.
  • Leonardo Torres Quevedo, adelantado cibernético con el jugador de ajedrez, y soñador de altos vuelos con el transbordador que sigue hoy sobrevolando las cataratas del Niágara.
  • Juan de la Cierva, inventor del autogiro, precedente del helicóptero.
  • Rafael Benjumea, Conde de Guadalhorce, que fundó las Confederaciones Hidrográficas.
  • Juan Antonio Suances, Presidente del INI en la senda de la industrialización, en la dura y larga fase de la autarquía.
  • Eduardo Torroja, genio del hormigón, el concretum romano actualizado al siglo XX.
  • José María Aguirre y Gonzalo, ingeniero y gran banquero de talante muy crítico en tiempos difíciles.
  • Félix Aranguren, que diseñó la legendaria factoría de Ensidesa en los años 50.
  • Leopoldo Calvo-Sotelo, Presidente que fue del Gobierno de la Nación en la recuperada Democracia.
  • Jaime Lamo de Espinosa, programador fundamental del sector agrario tras los Pactos de la Moncloa.
  • Juan Miguel Villar Mir, Catedrático, creador de OHL y académico.
  • Ignacio Sánchez Galán, empresario hoy de uno de los mayores conglomerados del mundo de energías renovables en la era del cambio climático.

Y ahora, se incorpora a esa lista de principales, con el número 59, Pablo Bueno Sáinz.

Enhorabuena, Pablo, a ti y a todos los que formáis TYPSA, y también a todos los ingenieros y demás amigos… ¡Y que sea por muchos años!

Y como siempre, el autor espera las observaciones que quieran hacerle los lectores de Republica.com, a través del correo electrónico castecien@bitmailer.net.

Y como mi próxima aportación a este diario digital será el 26 de diciembre, pasado ya el día de Navidad, al autor sólo le resta felicitar las Pascuas a todos los lectores de Republica.com; y a todo su cuadro director, de redactores y demás amigos.