La Unión Europea al día (y III)

Tribunal de Justicia, Tribunal de Cuentas, Consejo Económico y Social, Comité de las Regiones

Terminamos el repaso que estamos dando a las instituciones europeas, a lo que ya hemos dedicado dos entregas anteriores (jueves 1 y 8 de marzo), cuando estudiamos el Parlamento, el Consejo Europeo, el Consejo de Ministros, y la Comisión. La entrega de hoy la empezamos con el Tribunal de Justicia.

  1. TRIBUNAL DE JUSTICIA DE LA UE

Garantiza que la legislación de la Unión Europea (UE) se interprete y se aplique del mismo modo en cada Estado miembro, en otras palabras, que sea siempre idéntica en todas partes y en todas las circunstancias. Con este fin, el Tribunal verifica la legalidad de la actuación de las instituciones de la UE, asegura que los Estados miembros cumplan con sus obligaciones e interpreta el Derecho de la UE a petición de los órganos Jurisdiccionales nacionales.

El Tribunal tiene poder para resolver conflictos legales entre Estados miembros, instituciones de la UE, empresas y particulares. Para hacer frente a los muchos miles de casos que recibe, está dividido en dos órganos principales: por una parte, el Tribunal de Justicia, que conoce de las cuestiones prejudiciales planteadas por los órganos Jurisdiccionales nacionales, determinados recursos de anulación y apelaciones y, por otra, el Tribunal General, que conoce de los recursos de anulación de los particulares y las empresas, y de algunos recursos interpuestos por los Estados miembros.

El Tribunal de la Función Pública, que es un tribunal especializado, resuelve litigios entre la UE y sus funcionarios. 

  1. TRIBUNAL DE CUENTAS EUROPEO (TCE)              

Es la institución independiente de auditoría externa de la UE. Comprueba que los ingresos de la Unión se han percibido correctamente, que sus gastos se han realizado de manera legal y regular, y que la gestión financiera ha sido correcta. Realiza sus funciones de manera independiente de las demás instituciones de la UE y de los gobiernos. De este modo, contribuye a mejorar la gestión de los fondos de la Unión Europea en interés de sus ciudadanos.

La principal función del TCE es comprobar que el presupuesto de la UE se ejecuta correctamente, es decir, que los ingresos y gastos de la UE son legales y regulares, y que la gestión financiera es correcta. Esta labor contribuye a garantizar que la UE es gestionada de manera eficiente y eficaz. Para llevar a cabo sus actividades, el TCE realiza auditorías detalladas de los ingresos o gastos de la UE en todos los niveles de la administración de los fondos de la UE.

El TCE también lleva a cabo controles sobre el terreno de las organizaciones encargadas de la gestión de los fondos, o de los beneficiarios de los mismos, tanto en los Estados miembros de la UE como en otros países. Sus conclusiones se publican en informes anuales y especiales, que señalan a la Comisión y a los Estados miembros los errores y deficiencias detectadas y formulan recomendaciones para la mejora de la gestión. 

  1. CONSEJO ECONÓMICO Y SOCIAL (CESE)

Es un organismo consultivo de la Unión Europea (UE). Es un foro único de consulta, diálogo y consenso entre representantes de todos los distintos sectores de la «sociedad civil organizada», lo que incluye a empresarios, sindicatos y entidades como asociaciones profesionales y comunitarias, organizaciones juveniles, grupos de mujeres, consumidores, defensores del medio ambiente y muchos otros.

Los miembros del CESE no están vinculados por ningún mandato imperativo, y trabajan en favor del interés general de la Unión. Así pues, el CESE constituye un puente entre las instituciones de la UE y los ciudadanos, promoviendo en la UE una sociedad más participativa e integradora, y por lo tanto, más democrática.

El CESE tiene tres cometidos fundamentales:

  • Asesorar al Parlamento Europeo, el Consejo y la Comisión.
  • Garantizar que las opiniones de las organizaciones de la sociedad civil se escuchen en Bruselas y hacer que cobre mayor conciencia de las repercusiones de la legislación de la UE en las vidas de los ciudadanos.
  • Respaldar y reforzar la sociedad civil organizada tanto dentro como fuera de la UE.

El Comité es consultado por el Parlamento Europeo, el Consejo o la Comisión en los múltiples ámbitos previstos en los Tratados. Además de los ámbitos sometidos a consulta obligatoria, el Comité puede emitir dictámenes por propia iniciativa cuando considere que tal acción es importante para defender los intereses de la sociedad civil. Asimismo, emite dictámenes exploratorios, solicitados por los legisladores de la UE cuando desean tener una perspectiva general de las opiniones de la sociedad civil, y publica documentos informativos sobre temas de actualidad. El CESE emite alrededor de 170 dictámenes anualmente, de los cuales aproximadamente un 15 % se emiten por iniciativa propia.

  1. COMITÉ DE LAS REGIONES

El Comité de las Regiones (CDR) es un órgano consultivo integrado por representantes de los entes regionales y locales de la Unión Europea (UE). Ofrece a las regiones de Europa una voz en la elaboración de las políticas de la UE y comprueba que se respeten sus intereses, las competencias y las necesidades regionales y locales. El Consejo y la Comisión deben consultar al Comité sobre asuntos que conciernen al gobierno local y regional, tales como política regional, medio ambiente, educación y transporte.

Alrededor de tres cuartas partes de la legislación de la UE se aplica a nivel local o regional, por lo que es lógico que los representantes regionales y locales expresen su opinión durante la elaboración de nueva legislación de la UE. Mediante la participación de los representantes locales electos, que son quizá los más próximos a los ciudadanos europeos y a sus preocupaciones, el Comité es una fuerza en favor de una UE más democrática y responsable.

La Comisión y el Parlamento Europeo están obligados a consultar al Comité sobre las propuestas legislativas en ámbitos que afectan directamente a las autoridades locales y regionales (por ejemplo, la protección civil, el cambio climático y la energía). Una vez que el Comité recibe una propuesta legislativa, los miembros la debaten en sesión plenaria, la adoptan por mayoría de votos, y emiten un dictamen. Es importante señalar que la Comisión y el Parlamento no están obligados a aplicar las orientaciones del Comité, pero tienen obligación de consultarlo. Cuando en el proceso legislativo no se ha procedido a la consulta obligatoria correspondiente, el Comité tiene derecho a interponer recurso ante el Tribunal de Justicia. También puede emitir dictámenes sobre temas de actualidad por iniciativa propia.

Los miembros del Comité son cargos municipales o regionales electos que representan a toda la gama de actividades de las entidades locales y regionales de la UE. Pueden ser presidentes o parlamentarios regionales, concejales o alcaldes de ciudades grandes. Todos ellos tienen que desempeñar un cargo político en su país de origen. Los gobiernos de la UE los nombran, pero trabajan con total independencia política. El Consejo los nombra por cinco años, con posibilidad de reelección. Los miembros del Comité eligen a un presidente de entre sus miembros por un mandato de dos años y medio.

Los miembros del CDR viven y trabajan en sus regiones de origen. Se reúnen en Bruselas cinco veces al año en sesión plenaria, en las que se definen las políticas y se adoptan los dictámenes. Las sesiones plenarias son preparadas por seis comisiones especializadas, formadas por miembros del Comité, que abarcan diferentes ámbitos de actuación:

  • Política de Cohesión Territorial (COTER);
  • Política Económica y Social (ECOS);
  • Educación, Juventud, Cultura e Investigación (EDUC);
  • Medio Ambiente, Cambio Climático y Energía (ENVE)
  • Ciudadanía, Gobernanza y Asuntos Institucionales y Exteriores (CIVEX)
  • Recursos Naturales (NAT).

Los miembros del Comité también se agrupan en delegaciones nacionales, una por cada Estado miembro. También existen grupos interregionales para fomentar la cooperación transfronteriza. Además, existen cuatro grupos políticos.

  • EUROGRUPO

Todos los Estados miembros de la UE forman parte de la unión económica y monetaria (UEM), lo que significa que coordinan sus políticas económicas y consideran que las decisiones económicas son una cuestión de interés común para todos. Sin embargo, no todos los Estados miembros se han adherido a la zona del euro y han adoptado la moneda única, el euro. Algunos han optado por no hacerlo por el momento, mientras que otros aún están preparando sus economías para cumplir los criterios para pertenecer a dicha zona. Los Estados miembros de la zona del euro deben cooperar estrechamente y también están sujetos a la política monetaria única del Banco Central Europeo. Por consiguiente, los Estados miembros de la zona del euro necesitan un foro para debatir las políticas de la zona del euro y tomar decisiones al respecto. Este foro no puede ser el Consejo de Asuntos Económicos y Financieros (Ecofin), ya que incluye a todos los Estados miembros.

La solución es el Eurogrupo, formado por los ministros de Economía y Hacienda de los miembros de la zona del euro.

El Eurogrupo actúa para promover el crecimiento económico y la estabilidad financiera de la zona del euro mediante la coordinación de las políticas económicas. Dado que solo el Ecofin puede tomar decisiones oficialmente sobre asuntos económicos, el Eurogrupo se reúne de manera informal el día antes de las reuniones del Ecofin, aproximadamente una vez al mes. Al día siguiente, los miembros del Eurogrupo aprueban oficialmente en la reunión Ecofin los acuerdos alcanzados en la reunión informal del Eurogrupo. En las votaciones sobre asuntos del Eurogrupo solo participan los ministros que representan a los miembros de la zona del euro. El comisario de Asuntos Económicos y Monetarios y del Euro y el presidente del Banco Central Europeo también asisten a las reuniones del Eurogrupo.

La semana próxima, repasadas las instituciones europeas, entraremos en algún tema novedoso, que esperamos resulte de interés para los lectores de Republica.com. Y como siempre, quedará a disposición de ellos el autor, que queda pendiente de las observaciones que quieran hacerme en castecien@bitmailer.net.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *