In Memorian. Javier de Quinto

Me permitirán los lectores de Republica.com que hoy dediquemos esta sección de Universo Infinito al obituario de un amigo entrañable, que se fue de entre nosotros hace muy pocos días, notable economista, estudioso de los temas energéticos de España e Iberoamérica y, sobre todo, un compañero siempre dispuesto a ilustrar con su sabiduría a los demás, y a solidarizarse con las causas más nobles: Javier de Quinto Romero.

Conocí a Javier en los primeros años 80, recién vuelta a España la democracia, en nuestro Departamento de Estructura Económica y Economía del Desarrollo en la Universidad Autónoma de Madrid (UAM). Y desde un primer momento mantuvimos una gran amistad, vectorizada por el interés común en toda una serie de cuestiones del análisis económico de lo que por entonces parecía iba a ser un país nuevo y socialmente mucho más justo.

He tratado de resumir la vida profesional de Javier de Quinto, y no sé si lo he conseguido. Pero puedo asegurar que es uno de los economistas españoles que más ha profundizado en los temas de su especialidad, y que más ha viajado por nuestra extensa área idiomática en las Américas para prestar servicios de gran valor en la cooperación entre España y las naciones de su mismo entronque cultural allende el Atlántico.

La especialidad fundamental de Javier fue el análisis de las economías de redes sometidas a regulación económica (principalmente electricidad, gas, telecomunicaciones, transporte y distribución de aguas), así como la introducción de mecanismos de mercado u otros incentivos en actividades económicas reguladas. Sin olvidar temas como las estructuras de mercado, políticas industriales (diseño de incentivos, estrategias organizativas, etc.), competitividad y estrategias de comportamiento de las grandes empresas.

Fue Visiting Scholar en la Sloan School of Management del Massachusetts Institute of Technology, MIT (1992–93), investigador en la Fundación de Estudios de Regulación (1989–2002), y en la de Alternativas (2000–2002). Así como en la UNISCI de la Universidad Complutense (2000–2004), y profesor asociado de la Universidad de Reading, en Inglaterra (2000–2004)

También se desempeñó como profesor en cursos especializados de la Universidad Complutense (Máster en análisis económico), Universidad Carlos III de Madrid (Cursos de Invierno) y en el Instituto Superior de la Energía (Máster en Derecho de la energía). Sin olvidar el Club Español de la Energía (Curso Superior de Negocios energéticos).

Publicó artículos en Cinco Días, La Gaceta de los Negocios, El Independiente, ICE, ICE semanal, Utilities Law Review, Política Exterior, Economistas, El País, Expansión, Diario 16, y Anuario de El Mundo, y fue autor de diversos working papers en distintas universidades, fundaciones y otras instituciones. Y entre sus libros hay que citar, por lo menos, "Política industrial en España. Un análisis multisectorial" (Ed. Pirámide 1994) y “En busca de un mercado competitivo de gas natural en España (Ed. Comares 2001).

Javier trabajó en Red Eléctrica de España (REE) entre septiembre de 2004 y julio de 2008, siendo uno de sus verdaderos creadores de una red que es modélica en toda Europa y en el mundo. Y en ella fue director adjunto a la presidencia, con tareas a desempeñar en áreas como regulación, gestión de riesgos, auditoría interna, estadística, relaciones con organismos internacionales, y relaciones institucionales. Funciones que combinó con actividades de I+D+i como miembro de los comités de estrategia, regulación, asuntos internacionales, programación y desarrollo.

Fue Profesor titular de Economía Aplicada en la Universidad Autónoma de Madrid, donde le conocí personalmente, para luego presidir el tribunal de su tesis doctoral sobre el sistema eléctrico español, una estructura compleja y no poco atormentada en algunos de sus aspectos. El sabía desentrañar los aspectos más ocultos y las intenciones oligopólicas de algunas de las facetas de esa regulación. Y después de la UAM, fue profesor en la Universidad San Pablo-CEU desde 1996 a 2004.

Javier de Quinto tuvo una gran actividad profesional en Iberoamérica. Primero, casi cuatro años en Cochabamba (Bolivia), como Vicepresidente Ejecutivo de la empresa española Transportadora de Electricidad, desde 2008 hasta la expropiación de ese ente en mayo de 2015. Con funciones de coordinación del equipo directivo, discusión de sus objetivos, y evaluación de su desempeño. Labores que compatibilizó con funciones en la Red Eléctrica del Sur (Perú).

Luego, Javier de Quinto siguió en la región andina, como consultor en ejercicio libre desde agosto de 2012 a marzo de 2014, con base en Perú, en Lima, donde transcurrieron, quizá, los mejores años de su vida. Y desde allí cooperó con el Grupo ISASTUR, el Banco Interamericano de Desarrollo y una serie de empresas relacionadas con el sector energético.

Finalmente, Javier trabajó en el Grupo Empresa de Energía de Bogotá en marzo de 2014 hasta junio de 2015. Y fue en la propia Santa Fé de Bogotá donde le sorprendió la muerte tras luchar por un tiempo contra un implacable cáncer de colon.

De la muerte de Javier me dio noticia nuestro común amigo y colega Santos Ruesga, y juntos fuimos al Tanatorio de la M-40 a darle nuestra última despedida. Allí pude hablar con sus deudos más apreciados, y al final, cuando ya retornaba con otro común amigo, Gustavo Matías, a los quehaceres cotidianos, tuve ocasión de saludar y expresar mi condolencia a Marcos de Quinto, hermano de Javier, y actual vicepresidente mundial de Coca-Cola: acababa de llegar de Atlanta, y conducía cariñosamente a su madre, tras haberle dado él mismo la noticia más terrible de la muerte de uno de sus hijos.

Descansa, Javier, en paz, porque cumpliste con tu deber de hombre bueno, buen economista, y solidario con los problemas de nuestras hermanas repúblicas de Iberoamérica.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *