La seguridad jurídica en la industria fotovoltaica (y II)

El pasado jueves 11 publiqué en esta sección, Universo Infinito, la primera parte del presente artículo, que hoy termina; sobre el tema que figura en el epígrafe. En ese escrito de hace siete días, ya me referí a los posibles impactos, muy negativos, que la reforma eléctrica del gobierno podría tener en la industria fotovoltaica. Una previsión que se ha cumplido -tampoco había que ser profeta- con las decisiones adoptadas en el último Consejo de Ministros, el pasado viernes día 12 de julio.

Hoy seguimos con el tema, después de las cuatro secciones de la entrega anterior, ya con la seguridad de que los males anunciados sobre la industria del sol, van a cumplirse inexorablemente. Con seguridad, en un proceso de recursos judiciales frente al gobierno, por la draconiana alteración de derechos adquiridos y de fuertes inversiones realizadas.

5. Las consecuencias de la política contractiva

En España más de 55.000 familias que viven de sus instalaciones de energía fotovoltaica, se encuentran gravemente afectadas. De ellas, un 80 por 100, más de 44.000 sufren tensiones de tesorería que ponen en riesgo de quiebra su actividad, amenazando además con la pérdida de su restante patrimonio. Se trata de instalaciones de pequeña dimensión, que pudieron ponerse en funcionamiento a través de financiación por parte de la banca; que como es lo habitual, llegadas las vacas flacas, reclama los pagos bajo amenaza de embargar las instalaciones, así como los otros bienes de los propietarios de miles y miles de huertos solares.

El efecto es draconiano, sobre todo si se tiene en cuenta que la potencia fotovoltaica instalada se ha disparado: de apenas 1,4 gigawatios (GW) en 2000, a una cota 102 GW en 20121.

Desde la UE se ha advertido que “La suspensión de las ayudas a las energías renovables desalienta la inversión en el sector”. Es lo que se dijo en el Dictamen del Consejo, sobre el Programa de Estabilidad de España para 2012-2015. Y en consecuencia, el Comisario Europeo de Energía, Günther Oettinger, que mantiene una amable interlocución con los fotovoltaicos españoles, considera esencial que España recupere la confianza de los inversores con un marco legal que no contemple regulaciones retroactivas.

De confirmarse la perversa situación actual en la próxima reforma del sector energético, que tiene anunciada el Gobierno, el sector fotovoltaico no tendría más remedio que impugnar toda la nueva reglamentación, por inconstitucional y antieuropeísta. Haciendo uso de los derechos de los artículos 9 y 103 de la Constitución y toda la legislación orgánica de ellos derivada.

6. Una cuestión de nuevas tecnologías

Además de los daños ya referenciados, hay que poner de relieve que España es, proporcionalmente, el segundo país del mundo con más patentes de energías renovables; sólo detrás de Alemania, y por delante de EE.UU. Destacando especialmente por su innovación en el ámbito solar, en el que concentra el 43 por 100 del total de sus nuevas patentes sobre energía2. Esos datos fueron recogidos en una nota publicada por la Unión Española Fotovoltaica (UNEF), a partir del último informe de la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM), que registra las invenciones en tecnologías limpias en el periodo 2000-2012.

La UNEF se congratula en el referido documento del éxito y el liderazgo global de la I+D+i española en energía solar, pero al mismo tiempo advierte de que este logro se ve “claramente amenazado por la política energética del Gobierno, que está descomponiendo el tejido empresarial de la energía fotovoltaica del país por la vía regulatoria”.

7. El autoconsumo neto

Lo hecho con el sector fotovoltaico podría tener su secuencia de castigo en el llamado autoconsumo neto. En otras palabras, podría castigarse también a los consumidores que generan su propia energía, aportando sostenibilidad al sistema, y ofreciendo un buen número de ventajas alternativas frente a los grandes centros energéticos convencionales; casi siempre alimentados por combustibles fósiles de importación.

Dicho de otra forma, la nueva reglamentación pendiente podría ir contra el desarrollo del mecanismo del “Autoconsumo con Balance Neto”; según el cual, la energía autogenerada podría autoconsumirse en mayor o menor proporción, cediendo el resto de lo generado a la red3.

La autorización administrativa de las pequeñas instalaciones para conectar su producción a la red eléctrica general, se reguló por el Real Decreto 1699/2011 de 18 de noviembre. Que actualmente está en proceso de revisión, dentro de la nueva configuración que quiere darse al sistema eléctrico en general, que está diseñándose en el Ministerio de Industria y Energía. Con gran polémica, en este caso, porque si a los autogeneradores de su consumo se les aplican los fuertes costes de peaje de conexión a la red (que pueden superar la mitad del coste del kwh), su situación se haría imposible.

Además, está pendiente la cuestión de si esos costes de peaje se aplicarán a toda la producción, o simplemente a la energía que se cede a la red general. De modo que si se aplicara al conjunto de lo realmente producido, el desarrollo del autoconsumo (salvo que fuera 100 por 100 para actividades propias), quedaría casi completamente imposibilitado: una muestra más de la fuerza del oligopolio imperante.

En realidad, lo que hay en marcha es una pugna entre el Goliat de las grandes empresas del oligopolio eléctrico y el David de los pequeños productores para autoconsumo. Lo cual se ha apreciado también en la decisión de fijar derechos antidumping contra los paneles solares importados de China (¿y por qué no para el calzado, los instrumentos electrónicos, etc.?). Con lo cual se intenta mantener los altos precios de la producción europea, dificultando así, ante todo, la difusión de huertos solares fotovoltaicos de la clase que sea.

El colofón está claro, y la Comisión Nacional de la Energía, y el propio gobierno deberían pensar a largo plazo y de manera ecuánime; en vez de dejarse llevar por las inercias de lo que le dicen los Goliats del oligopolio eléctrico…, porque también los David de las fotovoltaicas tienen derecho a la vida.

Y como siempre, el autor queda a disposición de los lectores de República.com en castecien@bitmailer.net.

1 Pilita Clark, “Sun shines on developing photovoltaic industry”, Financial Times, 4.VI.2013.

2 Europa Press, “España es el segundo país del mundo en patentes renovables por habitante, especialmente solares”, www.europapress.es, 8.V.2013.

3 Ramón Tamames, “David y Goliat”, La Razón. A tu salud Verde, 16.VI.2013.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *