Nuevo mundo vs viejo mundo de los vinos (y IV)

El grupo Félix Solís

Como recordarán los lectores de Republica.com, esta serie sobre “Nuevo Mundo versus viejo mundo de los vinos”, termina hoy con su cuarta entrega. Que se refiere al grupo de empresas de Félix Solís, un ingenioso hidalgo de La Mancha, que tanto ha hecho por los vinos de su país natal, según pasamos a ver.

El nacimiento de un grupo ¹

Félix Solís, S.A. inicia su trayectoria en 1952, año en el que su fundador, de ese mismo nombre, se trasladó, junto con su esposa Leonor y sus hijos, desde su natal Villanueva de los Infantes, a Valdepeñas. Con el propósito de crear una bodega familiar basada en la fama de sus vinos, especialmente en su mercado natural de Madrid.

Los Solís tenían antecedentes en el comercio del vino desde el siglo XIX, aprovechando su situación en el camino real de Andalucía, desde Algeciras a Madrid. Pero ya en Valdepeñas, su bodega no cesó de crecer, en alianza con el vinatero Domingo Maroto. Lo cual, ya en la década de 1960 le permitió embotellar en Madrid vinos que tradicionalmente se comercializaban en pellejos o cubas de gran tamaño; dándoles un valor añadido que supieron valorar numerosos bares y restaurantes mejorando así la imagen de Valdepeñas, un caldo en ocasiones denostado respecto a otros orígenes, pero que es la segunda denominación más antigua de España.

Tras la creación del Consejo Regulador de la Denominación de Origen (CRDO) de Valdepeñas, y ante la necesidad de elaborar y embotellar en origen, en 1968, se construyó la actual bodega de Valdepeñas, al tiempo  que  se  consolidaron estructuras logísticas y comerciales, dentro y fuera de España. En 2004, Félix Solís, S.A. adquirió la bodega de La Puebla de Almoradiel (Toledo), dentro de la DO La Mancha, en paralelo a la eclosión de las grandes superficies. Surgieron entonces marcas como Viña Albali y Los Molinos, que pasaron a ocupar un lugar preferente en el ranking español de ventas. Otro hito histórico en el devenir de la bodega fue la apertura en noviembre de 1998 de la Shanghai Félix Solís Winery Corp. Lted., como ejemplo del entramado logístico y comercial internacional que ya tenía presencia en República Checa, Alemania, Reino Unido, Francia, México, Japón y EE.UU., entre otros países.

La segunda firma del grupo, Félix Solís Avantis, creó en 2002 Pagos del Rey, con bodegas propias en Ribera del Duero, Rueda, Rioja y Toro con un museo en la bodega de Bajoz (Valladolid), de Pagos del Rey, en la denominación de origen de Toro.

Estructura de la empresa ²

Las bodegas del grupo Félix Solís Avantis en España se agrupan en dos empresas: Félix Solís y Pagos del Rey. La empresa Félix Solís aglutina las bodegas de Valdepeñas (Ciudad Real), donde se recepciona anualmente la uva de 500 hectáreas propias y la producción de más de 4.500 viticultores, en una planta con capacidad para envasar 159.000 botellas a la hora. También en Valdepeñas está la sede de la empresa, con sus oficinas centrales, que opera como centro logístico para la comercialización de los vinos de todas las bodegas.

A través de su segunda sociedad, Pagos del Rey, el grupo cuenta con bodegas en Ribera del Duero, Toro, Rueda y La Rioja. En esa línea de actuación, desde Pagos del Rey se pretende incrementar la presencia del grupo; con una bodega en la zona de producción del cava en Cataluña y otra en la denominación de origen Rías Baixas en Galicia. El grupo, según los datos manejados por la empresa, es hoy el mayor exportador español de vinos tranquilos, y ocupa el décimo lugar en el ranking de bodegas de este tipo de caldos.

Hoy, el grupo de origen manchego opera en más de un centenar de países, donde efectúa el 55 por 100 de sus ventas, con el objetivo de llegar antes de 2020 a que ese porcentaje supere el 70 por 100; con base en vinos de todos los segmentos de precios y calidades, si bien el grueso seguirán siendo los caldos procedentes de las denominaciones de origen Valdepeñas y La Mancha.

Tanto por volumen de uva transformada como por número de botellas comercializadas —285 millones en 2012, con una facturación de 240 millones de euros en 2002—, Félix Solís Avantis se halla entre las tres bodegas más importantes del país (tras Freixenet y Miguel Torres), no obstante lo cual, mantiene una estructura netamente familiar. En ese sentido, el grupo está repartido al 25 por 100 entre cuatro hermanos.

El 3 de abril de 2013, Félix Solís concluyó su cargo como Presidente tanto de la Federación Española del Vino, como Presidente también del Observatorio Español del Mercado del Vino, cargos que compatibilizó desde 2010. En ese tiempo, Félix Solís conoció las tendencias del mercado del vino a todos los niveles, y aunó esfuerzos para incentivar su consumo de forma moderada, así como potenciar la comercialización de los caldos españoles dentro y fuera del país. Debiendo señalarse que durante su etapa se reabrió el diálogo, con el Ministerio de Sanidad y Consumo, un hecho relevante para la estrategia del sector vinícola.

Presencia en China y Japón

El grupo Félix Solís fue el primero de España con presencia en Asia. En China, desde 1998. Y  Félix Solís reconoce que “no es un mercado fácil, pues hay que tener paciencia y de ello dan prueba que en los primeros seis años los resultados fueron negativos”.

Bajo la enseña de Félix Solís, el grupo puso en marcha, en primer lugar, una planta embotelladora en Shanghai, con una inversión estimada de 800 millones de las pesetas de entonces. En la segunda fase, el grupo ha desarrollado, a través de la empresa Pagos del Rey, una nueva sociedad dedicada sólo a la importación de vinos de calidad y precio. En total, las ventas del grupo en China se sitúan en unos 14 millones de litros (2012), de los cuales la mitad en forma de graneles y el resto vinos embotellados.

En Asia, el segundo mercado del grupo se halla en Japón, donde se comercializan unos ocho millones de litros. La implantación corresponde fundamentalmente a la enseña Los Molinos.

Internacionalización en las Américas: EE.UU. y Chile

Junto a la estrategia para competir en los mercados emergentes y más consolidados de Asia, el grupo Félix Solís mantiene una importante estructura logística y comercial en los mercados maduros de la Unión Europea. Y tiene la vista puesta en la expansión en el continente americano, para lo cual se propone invertir 50 millones de euros entre 2013 y 2016.

Entre esas apuestas en el exterior, destaca el  proyecto sobre EE.UU., donde el grupo cuenta ya con una importante relación con importadores y distribuidores, disponiendo en el Valle de Napa (California) de una base propia para una mayor penetración en ese estado y en todo el país. Los planes del grupo pasan en una segunda fase por la constitución de una bodega para tener producción propia.

Respecto a Chile, Félix Solis quiere hacerse con una bodega de producción propia, bien por compra de una ya en producción o a base de construir una nueva adaptada a las pretensiones productivas del grupo.

Finalmente, a petición de políticos de ese país, el grupo estudia abrir otra bodega en Brasil, dado el gran potencial de consumo interior.

Y las reflexiones sobre bodegueros españoles en el Nuevo Mundo, no pueden acabar aquí porque además de Torres y Freixenet y Felix Solís, ya son muchos otros los que han emprendido la gran aventura.

Y como siempre, el autor queda a disposición de los lectores, en castecien@bitmailer.net.


¹ www.felixsolis.com

² Vidal Maté, “Vino manchego con mucho mundo”, Negocios (El País), 12.V.2013.

 

Sobre el autor de esta publicación