El nuevo Gobierno de Mariano Rajoy II

II. Ajustes en función del déficit: subidas de impuestos

1. Introducción

El pasado jueves hacíamos la primera entrega, para los lectores de Republica.com de lo que va configurándose como diseño de la política económica del nuevo gobierno, destacando el papel que en el área económica corresponde a los flamantes ministros.

En la segunda entrega de hoy, nos referimos a las subidas de impuestos y recortes acordados en el primer Consejo de Ministros del Gobierno Rajoy, el viernes 30 de diciembre de 2011, en el que se acordó el tan esperado Real Decreto Ley “de medidas urgentes de ordenación económica y social”.

Ese mismo día, el RDL fue explicado en la conferencia de prensa que presidió Soraya Sáenz de Santamaría, teniendo a su lado a los ministros del área económica. En ese acto, la vicepresidenta del Gobierno subrayó que el conjunto de decisiones adoptadas era sólo “el inicio del inicio”, en tanto que el titular de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, imputó la responsabilidad de la difícil situación de déficit público al anterior Gobierno, “que no informó sobre la verdadera realidad económica del país”.

Políticamente, el paquete de medidas supuso un mensaje bien claro: los fuertes recortes afectan a todos, admitiéndose incluso que la senda de política económica escogida podría acentuar la recesión iniciada en el año 2011; si bien el Ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, descartó que pueda llegarse a una caída del PIB del 2,5 por 100 como previó el Banco Mundial pocos días antes. Un panorama para el que se plantean dos atenuantes que “las subidas de impuestos son temporales (2012 y 2013) y se hacen en los tributos progresivos, concentrándose en las rentas más altas; sin tocarse el IVA, como impuesto más regresivo”, y que esas medidas fiscales son necesarias para frenar la hegemonía de deuda, sanear las finanzas públicas y abrir paso a un futuro crecimiento.

Ni en el Consejo ni en la ulterior conferencia de prensa entró a valorarse el hecho de que el Gobierno no ha creado ningún nuevo impuesto sobre las grandes fortunas; para no provocar una fuerte salida de capitales del país. Como tampoco se formuló ningún gravamen especial sobre los bancos, por la sencilla razón que están en un proceso de fuertes necesidades de recapitalización. Y no se cambió para nada la regulación de las sociedades de inversión de capital variable (SICAVs), que son tan sensibles a los cambios de su fiscalidad.

2. Aumentos previstos en la recaudación fiscal

Las medidas adoptadas el 30.XII.2011 cabe agruparlas según su naturaleza; empezando por las fiscales, que en su conjunto supondrán, eso se dice, un aumento de ingresos en 6.275 millones de euros. En tanto que los recortes presupuestarios podrían alcanzar los 8.900 millones. Y combinando ambos efectos sería posible, en principio, reducir el déficit en 15.175 millones, un 1,4 por 100 del PIB. Cifra que habría sido suficiente en la hipótesis de cumplirse el compromiso asumido por el gobierno de Rodríguez Zapatero, de cerrar 2011 con un déficit de sólo el 6 por 100 del PIB.

Sin embargo, la previsión más firme es que el déficit de 2011 llegará al 8,2 por 100 del PIB. Por ello, la cifra total de reducción del déficit para pasar de ese 8,2 por 100 estimado hasta el 4,4 por 100 de compromiso de déficit para diciembre de 2012, significará un esfuerzo más del doble de lo inicialmente calculado: 38.000 millones de euros entre aumento de ingresos y recorte de gastos. Meta que seguramente obligará a incrementar la recaudación por otros impuestos, llegando incluso a subir el IVA. Más en detalle, las decisiones fiscales del RDL del 30.XII.2011 son las siguientes:

-Subida del IRPF, a base de un gravamen adicional que en principio sólo se aplicará en los ejercicios de 2012 y 2013, con porcentajes de incremento que serán del 0,75 por 100 para el primer tramo de la tarifa; hasta llegar a un incremento del 7 por 100 para las rentas superiores a 300.000 euros, alcanzando así la cota del 52 por 100 en el tipo marginal máximo, frente al anterior del 43 por 100. Y además de esos retoques en el IRPF, con el RDL se crea un gravamen adicional para las rentas del ahorro; con un 2 por 100 adicional de gravamen para rendimientos del capital hasta 6.000 euros, subiendo ese incremento al 6 por 100 para ganancias superiores a 24.000 euros.

-Impuesto de sociedades. Se mantiene el incremento del pago fraccionado de este impuesto, establecido en agosto de 2011, para grandes empresas; a fin de conseguir adelantos de recaudación.

-Subida del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI). Incremento durante los años 2012 y 2013 del tipo impositivo de este tributo para los inmuebles más valorizados (el 50 por 100 del total).

-Recorte del gasto público. Reducción del gasto público en 8.900 millones en el primer trimestre, según la distribución decidida de recortes entre los distintos ministerios. Y en la misma dirección, disminución del presupuesto de RTVE en 200 millones, de Renfe en 200 millones; en I+D+I de 600 millones; así como en los préstamos participativos a concesionarios de autopistas en 400 millones.

El problema con las decisiones de aumentos tributarios que acabamos de ver, estriba en que según la teoría de la Hacienda Pública, en una fase de recesión, los aumentos de impuestos no siempre rinden lo esperado, sino que, por lo general, se quedan por debajo de las previsiones. A lo cual se une el hecho –muy referenciado en las críticas que han ido formulándose a las medidas de Rajoy— de que un aumento en la recaudación tributaria no sólo desincentiva la producción y el consumo, sino que incluso puede generar salidas de capitales fuera del país.

3. Recortes en el ámbito de los empleados públicos, y congelación del SMI

Entrando ahora en otra categoría de medidas, podrá apreciarse cómo los empleados públicos se ven afectados por los recortes, y los trabajadores en general por la congelación del salario mínimo interprofesional:

-Sueldos de los funcionarios. Se mantienen los mismos percibidos en 2011, con un efecto, obviamente, de congelación; con notable reducción del poder adquisitivo, al haber concluido el ejercicio de 2011 con un 2,4 por 100 de inflación.

-Tasa de reposición cero en las plantillas oficiales, excepto para docentes, médicos, fuerzas de seguridad del Estado, y cuerpos de lucha contra el fraude.

-Jornada laboral en la función pública. Se pasa de 35 a 37,5 horas semanales en todo el territorio nacional; pudiendo mantener el horario de 35 horas quien así lo desee, con una reducción proporcional del sueldo.

-Salario mínimo interprofesional (SMI). Continuará el SMI de 2011, 641,40 euros al mes, con 14 pagas. Un SMI que en la UE sólo está por encima del de Portugal, y es inferior al de Grecia.

-Prórroga de la ayuda de 400 euros a los parados que ya no tengan derecho a otra prestación por agotamiento de plazos. Decisión que se toma sin un estudio previo del mercado de trabajo/prestaciones del paro.

-Pensiones. Descongelación a doce meses, con un incremento del 1 por 100 a partir del 1 de enero de 2012.

4. Reducción del gasto público y de las subvenciones

En otro orden de cuestiones, se alteran, casi siempre para suprimirlas o para rebajarlas, las subvenciones y bonificaciones fiscales que seguidamente se relacionan; incluyéndose en cada caso las críticas más significativas que suscitan esos cambios:

-Infraestructuras. Se elimina la financiación de las incentivadas como compensación por el cese de actividad de la minería del carbón. Decisión que seguramente irá seguida de una anticipación del cese de subvenciones que conforme a la UE todavía tiene la minería del carbón hasta 2018.

-I+D+i. Se recortan subvenciones y préstamos por un total de 600 millones de euros, una decisión que ha sido criticada desde los sectores de ciencia e investigación; por lo que supone, una vez más, de descuido de ese tipo de actividades en una España, que no brillan precisamente por su abundancia.

-Ayuda al desarrollo. Las subvenciones de ayuda oficial al desarrollo (AOD) de los países menos avanzados, también se reducen; sin precisar el calibre del recorte. Debiendo puntualizarse aquí que España nunca llegó al 0,7 de su PNB en ese tipo de ayudas, habiéndose quedado en los últimos tiempos en el 0,35. Ahora evolucionará por debajo de esa cota.

-Ley de Dependencia. Se aplaza hasta el 1 de enero de 2013 la posible incorporación de nuevos beneficiarios. Lo cual estaba prácticamente cantado, desde el punto y hora en que en este ámbito había numerosos desfases e incumplimientos por falta de recursos; que no se calcularon debidamente al promoverse, con más alegría electorera que conocimiento de la realidad, las ayudas a las personas afectadas.

-Menos ayudas a los jóvenes para alquiler de vivienda, a base de no renovar la llamada renta de emancipación (210 euros al mes), dispensable a ciudadanos entre 22 y 30 años; con un ahorro de 400 millones de euros. Medida que no va a tener mayor incidencia por no ser indispensable en la mayoría de los casos, y en cuya aplicación seguramente se ha incurrido en numerosos fraudes.

-Reforma de la Ley de Financiación de partidos políticos para reducir la subvención vigente en un 20 por 100, e idéntica contracción a sindicatos y patronal. Pudiendo manifestarse que el gobierno no se atrevió, en primera instancia, a borrar de un plumazo esas subvenciones a todas luces improcedentes.

-Aplazada la ampliación de permiso de paternidad, hasta el 1 de enero de 2013. Decisión que tampoco tendrá grandes repercusiones por razones sociológicas bien conocidas.

-Vivienda. Se recupera la desgravación en el IRPF por adquisición de vivienda habitual. Se establecerá, además, un IVA superreducido del 4 por 100 para la adquisición de primera vivienda a partir del 2013. Medidas con las cuales se plantea ya un comienzo de políticas destinadas a resolver el enorme lastre de viviendas de reciente construcción sin vender.

De momento, a la altura de hoy jueves 5, es lo que se puede decir. Con la previsión de que precisamente cuando se publique este escrito en Republica.com, estará reunido el Consejo de Ministros para un nuevo paquete de medidas, del que informaremos y comentaremos la próxima semana para los lectores de Republica.com. A cuya disposición estamos, como siempre, en castecien@bitmailer.net.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *