La agenda de desarme nuclear Obama 2008

Después del último artículo sobre el estudio científico de la religión, que ha suscitado no pocos comentarios de los lectores, hoy vamos a dedicar este espacio de República.com a un tema muy de actualidad, sobre todo a partir de la disparatada decisión de ZP —ya casi con el finiquito por las Cortes disueltas y las elecciones convocadas, y por tanto sin ningún debate parlamentario—, de albergar en la base de Rota cuatro buques norteamericanos como parte del sistema balístico de Obama, heredado de Reagan y los Presidentes Bush I y II.

Esa decisión de Washington D.C., de a estas alturas plantear una nueva “Guerra de las Galaxias” con la necia pretensión de que es para protegernos de Corea del Norte e Irán (cuando más bien se trata de la nueva situación del Norte de África, sin olvidar a China y Rusia), contrasta duramente con la Agenda Obama de desarme nuclear total. Seguidamente nos explicamos.

A finales del 2008, siguiendo los planteamientos dialecticos del primer Presidente afroamericano de EE.UU., todavía electo, y antes de su toma de posesión en enero de 2009, la Age Peace Foundation (NAPF), propuso una agenda nuclear construida según los postulados del Presidente Obama en su campaña electoral, y para los primeros cien días; esto es, el periodo de gracia, que generalmente se abre para cualquier Jefe de Estado o de Gobierno tras haber tomado posesión de su cargo.

Esa Agenda se basaba, pues, en lo que el Senador Obama expuso en su campaña sobre un mundo libre de armas nucleares, en interés de EE.UU. y de todo el orbe. Y al formular la Agenda, la NAPF alentó al Presidente a comenzar su desarrollo en los primeros cien días. Ante ese reto, Obama reaccionó rápidamente, y después de asumir el cargo el 20.I.2009, situó en la web de la Casa Blanca (www.whitehouse.gov) una especificación de los pasos que él y el vicepresidente Biden tenían intención de dar en los temas nucleares. Y que resumimos a continuación, siguiendo la presentación que del tema hizo la NAPF. E introduciendo, para cada uno de esos puntos, un paréntesis con la fuente de compromisos, y en letra cursiva, de nuestra cosecha, lo que se ha realizado hasta octubre de 2011:

  1. Declaración pública ofreciendo el compromiso de EE.UU. para iniciar un esfuerzo global que culmine con un mundo cero nuclear (discurso en Praga, 5 de abril de 2009). La declaración se hizo efectivamente en la capital checa, causando una muy buena impresión. Pero los hechos ulteriores no han confirmado la grandeza del pretendido compromiso global.
  2. Reducir el papel de las armas nucleares en la estrategia nacional de EE.UU., urgiendo a los demás a hacer lo propio (discurso de Praga). No ha habido ningún pronunciamiento al respecto. Por el contrario, el comentado despliegue USA de misiles antibalísticos en Rumanía y España, va en contra del principio de este punto 2.
  3. Compromiso de no desarrollar nuevas armas nucleares (puesto en la web de la Casa Blanca). Nada se sabe sobre el tema.
  4. Plantear la ratificación con EE.UU. del Tratado CTBT, de supresión total de ensayos nucleares (discurso de Praga). Parece que efectivamente Obama quiere ratificar ese tratado para lo cual no cuenta con suficiente apoyo en el Congreso.
  5. Lanzar una iniciativa global para asegurar el control de todas las armas nucleares y del material para construirlas (discurso de Praga). Podría considerarse que esa iniciativa es la Conferencia de Seguridad Nuclear de Washington de 2010, así pues, ya celebrada.
  6. Abrir negociaciones con Rusia en una amplia franja de cuestiones nucleares (discurso de Praga). El nuevo Tratado Start de 2010 Rusia / EE.UU. puede considerarse como un cumplimiento parcial de este punto. Pero no de la amplia franja a que se hace referencia en la Agenda.
  7. Negociar con Rusia para retirar las alertas frente a misiles antibalísticos (web de la Casa Blanca). El tema es un tanto confuso y el despliegue ya comentado en España y Rumanía de esa cohetería va en contra del cumplimiento de este punto 7.
  8. Negociar la extensión de las medidas de verificación del Tratado Start 1 de 1991 (declaración conjunta de los Presidentes de Rusia y EE.UU. 1 de abril de 2009). Este punto quedó superado con el nuevo Tratado Start de 2010.
  9. Acordar con Rusia la reducción de las armas nucleares (desplegadas o en reserva) por debajo de 1.000 ojivas, para finales del 2010 (web de la Casa Blanca). Podría estar en curso de cumplimiento con el nuevo Tratado Start.
  10. Organizar un encuentro sobre la totalidad de las armas nucleares antes de 2010, en el marco del TNP, con todo detalle de sistemas de eliminación y transparencia (discurso de Praga). No se ha organizado, por lo menos hasta ahora.
  11. Fortalecer el TNP (discurso de Praga). No se ha hecho nada relevante en esa dirección.
  12. Acordar un encuentro global de Estados para cooperar en la prevención del terrorismo nuclear (discurso de Praga). Puede relacionarse con la ya citada Conferencia de Seguridad Nuclear de Washington de 2009.
  13. Prohibición de la producción de material con el que sea factible construir armas de fisión nuclear (discurso de Praga). Idem que el punto 12.
  14. Prohibir globalmente los misiles de alcance intermedio (INF, web de la Casa Blanca). No se ha hecho nada sobre el tema.

En resumen, las promesas de la primera hora de Obama, empiezan a languidecer, y todo se complica con la renovada iniciativa de los misiles antibalísticos que concibieron los dos presidentes más conservadores de EE.UU. después de la Segunda Guerra Mundial. Y en lo que nos corresponde a los españoles, la Agenda nos afecta muy directamente. Por mucho que como gran argumento para instalar cuatro dianas de posibles ataques futuros a Rota, se entre en el peregrino argumento de crear 1.000 puestos de trabajo. Sólo con lo que han trasegado los ejecutivos de las cajas de ahorro españolas durante el mandato de Zapatero y de Mafo, se podría haber hecho mucho más.

Como siempre, comentarios al autor, por los lectores de República.com al correo electrónico castecien@bitmailer.net

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *