Un asombroso Real Madrid en la final de la Champions

El delantero brasileño del Real Madrid, Rodrygo (3d), cabecea el balón ante el defensor del Manchester City para conseguir el segundo gol del equipo madridista

EFEEl delantero brasileño del Real Madrid, Rodrygo, cabecea el balón ante el defensor del Manchester City para conseguir el segundo gol del equipo madridista

En un partido impresionante, agónico y con todo en contra, el Real Madrid ha eliminado al Manchester City de Pep Guardiola en el Bernabéu y se ha clasificado para la final de la Champions League que se celebrará el 28 de mayo en el Estadio de Francia de París. Donde optará a su decimocuarta Copa de Europa frente al poderoso Liverpool que el martes había eliminado en su semifinal a un meritorio Villarreal.

Una proeza asombrosa del Madrid, en un partido dramático en el que el Real Madrid sufrió y remontó la ventaja de un gol que el City traía de Manchester, 4-3, y que amplió en el Bernabéu con otro tanto más hasta lograr el 5-3 en la eliminatoria cuando apenas quedaban tres minutos para el final.

Tres agónicos minutos del tiempo de descuento en los que un prodigioso y audaz Rodrygo marcó dos goles consecutivos y provocó la locura en el Bernabéu. Y la prórroga de 30 minutos en la que poco después Benzema marcó de penalti el gol de la victoria y aguantó con su ventaja hasta el final del encuentro.

Culminando así tres impresionantes e históricas remontadas frente a los tres equipos más poderosos de Europa, el PSG, el Chelsea y el Manchester City. Lo que constituye una proeza deportiva nunca vista en la Champions League, como lo han reconocido todos los medios de comunicación del Planeta.

Y la inmensa mayoría de los españoles que, en estos tiempos tan difíciles que estamos viviendo, tan necesitados estábamos de un triunfo deportivo español de este calibre.

Una tercera remontada por la que tenemos que felicitar a los jugadores del Real Madrid, a su entrenador Ancelotti y a la directiva que preside Florentino Pérez por esta triple proeza que bien merece el broche de oro en Paris, con la consecución de la decimocuarta Copa de Europa que deben conquistar los jugadores del Madrid dentro de poco más tres semanas en París.

Sobre el autor de esta publicación