Polonia acusa a Ikea de ser una "amenaza para el cristianismo” por defender los derechos LGTBI

Ikea ha pasado a formar parte de la “amenaza para la civilización, no solo para Polonia o Europa, sino para toda la civilización basada en el cristianismo”. Así al menos lo considera el Gobierno polaco después de que la firma sueca despidiera a un empleado por vertir comentarios homófobos en el intranet de la compañía durante un evento corporativo de solidaridad con la comunidad LGTBI. El Ejecutivo conservador ha pedido además a los fiscales estudiar si Ikea discrimina a los católicos.