Tanto el PP como Cs confían  en que sea el otro el que se abstenga para investir a Sánchez

La pugna del PP y Ciudadanos por liderar el espacio de la derecha estalló en las recientes elecciones y, una vez superadas las citas con las urnas, no solo no se ha desinflado sino que está en todo su apogeo. Una vez fracasada la negociación entre el PSOE y Podemos para que la investidura se produjera en julio, se ha puesto sobre la mesa la posibilidad de que sea uno de los dos partidos conservadores el que se abstenga para evitar el bloqueo político y favorecer la gobernabilidad del Estado. Pero ninguno de los dos quiere asumir el coste que eso conllevaría.