El TSJC ve indicios de que el Govern malversó, pero no la Mesa del Parlament

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha aceptado la acusación de desobediencia, prevaricación y malversación de caudales públicos, que lleva aparejado penas de cárcel, en la querella contra el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont y del conjunto del Govern, mientras que a la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, y a otros cuatro miembros la Mesa solo se les acusa de los delitos de desobediencia y prevaricación, ya que por el momento no entra a pronunciarse sobre el delito de malversación.