El marido de Sara Pina, imputado de asesinato tras reconocer que la mató "mientras dormía"

El acusado admite el crimen y pide perdón por carta a su familia y a la de la víctima

Prisión sin fianza para el asesino de Sara Pina

EFEPrisión sin fianza para el asesino de Sara Pina

José María U.A. ha reconocido en su declaración en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Tudela (Navarra) que mató a su mujer, Sara Pina, "mientras dormía", por lo que la magistrada le ha imputado un delito de asesinato y decretado su ingreso provisional comunicada y sin fianza por "riesgo de fuga", tras lo que ha sido trasladado a la cárcel de Pamplona.

El hombre detenido por la muerte de Sara Pina entre los pasados días 8 y 9 en el domicilio de Tudela en el que convivían, ha reconocido ante la jueza el crimen y ha aportado dos cartas manuscritas en las que pide perdón a la familia de la víctima, a su propia familia y a la juez por los hechos cometidos.

En la comparecencia, el Ministerio Fiscal ha solicitado el ingreso en prisión provisional del imputado, medida a la que se ha adherido la acusación particular, mientras que la defensa ha interesado la libertad provisional o, en su caso, “la imposición de una medida menos gravosa”.

La jueza ha decretado el ingreso en prisión para asegurar la presencia del encausado en el proceso “ya que puede existir riesgo de fuga", según consta en el auto. A estas circunstancias, recalca la magistrada, hay que añadir el hecho de que se le imputa un delito de asesinato, con una pena de 15 a 25 años de prisión.

Según se recoge en el auto, el lunes 10 de enero la madre de la víctima se puso en contacto con la Policía Foral porque llevaba todo el fin de semana sin poder comunicarse ni con su hija ni con el marido de esta y le constaba además que ninguno de los dos había acudido a su puesto de trabajo.

Esto hizo que los agentes se dirigieran a la vivienda en la que residían la víctima y el investigado donde encontraron el cadáver de Sara Pina en la cama, con "signos violentos con heridas de arma blanca y un charco de sangre coagulada" y a su lado un cuchillo lleno de sangre. La vivienda no presentaba signos de forzamiento alguno ni evidencias de robo.

Al desconocerse el paradero del investigado, se puso en marcha una orden de búsqueda y fue localizado a través de la geolocalización de su vehículo en una estación de servicio en la localidad francesa de Boisredon. Fue detenido y encarcelado en Francia hasta que se acordó su extradición a España. Este martes llegó a Madrid, desde donde, escoltado por la Guardia Civil, ha sido trasladado esta mañana a Tudela.

José María U.A. ha llegado a los juzgados de la capital ribera a las 10:45 horas para comparecer ante la jueza entre gritos de "asesino" proferidos por integrantes de la plataforma Justicia para Sara.

Desde primera hora de la mañana, a las puertas de los juzgados le esperaba, entre una gran expectación mediática y un dispositivo integrado por agentes de la Policía Foral y Policía Nacional, una concentración convocada por la plataforma "Justicia para Sara", impulsada por vecinos de Cortes, la localidad natal de la mujer asesinada, que ha exigido justicia y coreado consignas como "ni una más" o "no son enfermos, son hijos sanos del patriarcado". Asimismo han exhibido pancartas en las que se leía "Hartas de feminicidios", "Basta de violencia de género" o" Justicia para Sara".

Dos horas y media más tarde de entrar, a las 13:17 horas, el detenido ha abandonado el juzgado en un vehículo de la Guardia Civil que lo ha traslado a la cárcel de Pamplona, donde permanecerá a la espera de que se celebre el juicio. A su salida, las personas que esperaban en las afueras del Palacio de Justicia, han vuelto a gritar "asesino" dirigiéndose al acusado.

Sara Pina, una profesora de 38 años, es la primera víctima de la violencia machista en 2022 en España.

Sobre el autor de esta publicación