La noche de los machetes: la Policía intensifica el control de bandas latinas tras las reyertas de este fin de semana en Madrid

A pesar de que el número de agresiones alcanza la media decena en solo una noche, la Policía descarta que se esté produciendo un repunte de las agresiones protagonizadas por bandas latinas en la capital

La noche de los machetes: la Policía intensifica el control de bandas latinas tras las reyertas de este fin de semana en Madrid

EFEReyertas bandas latinas

Noche agitada en Madrid. Dos muertos, uno de ellos de 15 años, y tres heridos tras sendas reyertas en las que los machetes derramaron más sangre de la esperada. Jaime Guerrero Messousi, más conocido como Pepe, fue asesinado a pocos metros de la discoteca Kapital, en plena glorieta de Atocha a manos de ocho personas, que tras atravesarle el pecho con un arma blanca se dieron a la fuga. A pesar de que el número de agresiones alcanza la media decena en solo una noche, la Policía descarta que se esté produciendo un repunte de las agresiones protagonizadas por bandas latinas en la capital. No obstante, el consistorio revisará el plan que puso en marcha en diciembre para incrementar el control en las zonas más sensibles y adelanta la Junta Local de Seguridad al día 18, ya que estaba previsto que se celebrara a finales de este mes.

Fuentes policiales  precisan que las agresiones con machetes de este fin de semana han supuesto una coincidencia en el tiempo, pero no se ha detectado un repunte en la actividad de las bandas latinas, un problema que en cualquier caso siempre preocupa a la Policía. De hecho, el pasado mes de diciembre la Jefatura Superior de Policía puso en marcha la operación Hispano para intensificar el trabajo contra las bandas juveniles, que por el momento se salda con más de mil identificados, más de cien detenidos y la intervención de numerosas armas.

Respecto a la investigación de los cinco sucesos, la Policía continúa revisando las grabaciones de las cámaras, analizando las armas que se utilizaron y se pudieron hallar y buscando a los autores. De momento, solo hay dos detenidos. Sobre los dos sucesos más graves, los que causaron la muerte a un menor de 15 años en la calle Atocha de Madrid y otro de 25 en el barrio de Usera, la Policía maneja como principal hipótesis que ambos se produjeron como desenlace de sendas reyertas entre integrantes de los Dominican Don't Play (DDP) y los Trinitarios. Los investigadores continúan dilucidando qué tipo de vinculación tenían los dos jóvenes asesinados con estas bandas latinas, las dos mayoritarias en grupo en la Comunidad de Madrid.

Pepe, futbolista de 15 años, enredado con bandas latinas

La Policía prosigue sus pesquisas para dar con los responsables de la muerte de Jaime Guerrero Messousi, lateral izquierdo en el Club Deportivo Móstoles URJC, que puede ser, quizás, la más llamativa de todas las agresiones. Con solo 15 años perdía la vida a las puertas de la discoteca Independance Club, en el número 127 de la calle Atocha, donde se celebraba una fiesta para menores de 16 años. La agresión se produjo sobre las 22.00 horas, cuando un grupo de ocho jóvenes, con cuchillos y machetes, atacó a la víctima, que recibió un machetazo en el pecho.

Ahora, la cuestión se centra en averiguar si el joven pertenecía o no a los Trinitarios, una de las bandas latinas que campan a sus anchas en la capital. Al parecer, según aseguran algunas fuentes cercanas a la investigación, uno de los machetes, de 60 centímetros de hoja, pertenecería al fallecido, que contaría con antecedentes por hechos similares.

Familia y allegados del joven han desmentido que perteneciera a ninguna banda y que se vio atrapado en una pelea entre dos grupos que "nada tenían que ver con él". Negativa que entra en contradicción con otras declaraciones que aseguran todo lo contrario, que Pepe simpatizaba desde hacía poco tiempo con este tipo de bandas. 

Las redes se han llenado de sentidos homenajes cargados de corazones verdes, color que utilizan los miembros de los Trinitarios, que lamentan la muerte del joven amigos. Además, improvisados altares le recuerdan en sus lugares habituales de reunión: "Hermano te escribo esto con lágrimas en la cara, con los ojos rojos por estar pensándote toda la noche. Solo te pido que desde donde estés nos cuides y que me puedas perdonar no haber estado ahí como te dije que iba a estar siempre. No pude despedirme de ti", dicen en sus misivas, colocadas junto a velas en el parque donde se juntaban.

El otro homicidio ocurrió sobre las 22.40 horas en un parque próximo a la calle San Ruperto, en el barrio de San Fermín, distrito de Usera, donde Samur-Protección Civil atendía a Diego Fernando López, un joven de 25 años que había sido apuñalado en la zona lumbar y estaba en parada cardiorrespiratoria. A los 30 minutos, confirmaron su fallecimiento.

La Policía detuvo a dos personas, un español de 20 años de origen sudamericano y un ecuatoriano de 27, como presuntos autores del crimen de Usera. Se prevé que ambos arrestados pasen a disposición judicial esta noche y no se descarta que se produzcan más detenciones por estos hechos.

Las otras tres: ni bandas ni relación

"Las otras reyertas violentas no tienen vinculación con estas bandas y ninguna de ellas tiene relación entre sí", ha resaltado Rodríguez en su carta al consejero. Son los otros tres sucesos que la Policía continúa investigando. Como el ocurrido en la calle Monasterio de Guadalupe, en el barrio madrileño de Montecarmelo, donde un joven de 17 años resultó herido muy grave cuando un grupo de menores, que estaba escuchando música y bebiendo, fue atacado por diez jóvenes que portaban machetes. El agredido recibió múltiples puñaladas en la espalda y en la región lumbar, por lo que tuvo que ser trasladado grave al hospital La Paz.

A la noche trágica en Madrid se sumaron dos apuñalamientos en Parla alrededor de las 05:00 horas, que están relacionados con una pelea ocurrida en el interior de una discoteca, según han confirmado a Efe fuentes policiales.

Un joven magrebí resultó herido de gravedad y presentaba la semiamputación de un brazo y varias puñaladas en la espalda cuando fue encontrado a la entrada de un parking en la calle San José de Calasanz. Casi simultáneamente, los agentes fueron alertados por el portero de dicha discoteca, próxima al citado aparcamiento, tras percatarse de que una mujer estaba en el suelo sangrando abundantemente, teniendo que ser trasladada en estado grave al hospital de Parla.

Sobre el autor de esta publicación

Amanda Rodríguez

Amanda Rodríguez (Badajoz, 1988) es licenciada en periodismo por la Universidad Complutense de Madrid. Desde 2012, año en el que comenzó su andanza laboral, forma parte de la familia de República.com, donde comenzó a dar los primeros pasos de su carrera. A lo largo de una década ha pasado por varias secciones como Ciencia o Economía, aunque en Sociedad es donde desempeña gran parte de su función.