La esperanza de vida en España, la más alta de la UE pese al coronavirus

La esperanza de vida en España, la más alta de la UE pese al coronavirus

EFELa esperanza de vida en España, por encima de la UE

España fue en 2021, con 83,3 años, el país de la Unión Europea con la esperanza de vida más alta por delante de Suecia (83,2) y eso pese al fuerte aumento de la mortalidad en el primer año de la epidemia del coronavirus que no se pudo corregir en su totalidad en el siguiente.

En su informe sobre la sanidad en Europa publicado este lunes, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) cifra en 0,7 años la pérdida de esperanza de vida en España entre 2019 y 2021, una evolución peor que la de países nórdicos o de Europa occidental como Suecia, Dinamarca, Finlandia o Alemania, donde las estadísticas casi no se han movido en esos dos años.

España, como Italia o Bélgica, sufrió un serio incremento de la mortalidad en los primeros meses de la pandemia, pero la situación ha mejorado después, con un impacto atenuado en la mortalidad.

Las españolas, las que más viven

Sus mujeres en 2021 tenían, con 86,2 años, la mayor esperanza de vida en los veintisiete países miembros de la UE, seguidas de lejos por las francesas (85,5), las italianas (85,1), las suecas (85), las luxemburguesas (84,9) y las finlandesas (84,7).

En el caso de los hombres, entre los que hubo muchos más fallecimientos por covid, la esperanza de vida de los españoles (80,3 años) la superaban en 2021 los suecos (81,4), pero también los malteses (81,3), los irlandeses (80,8), los luxemburgueses (80,7) y los italianos (80,6).

Fuera de la UE, solo un país europeo tenía una esperanza de vida superior a la de España, Suiza con 84 años. Su estadística de los hombres es la más alta de todas las del Viejo Continente con diferencia (81,9 años), pero la de las mujeres es inferior a la de España (85,9).

Es en el centro y en el este de Europa donde se han producido las mayores caídas de esperanza de vida entre 2019 y 2021, con hasta 3,7 años en Bulgaria, 3 en Eslovaquia, 2,7 en Rumanía y 2,4 en Polonia, con una media de 1,2 años en el conjunto de la UE.

Eso está en relación directa con la mortalidad por covid, que entre el inicio de la pandemia en el Viejo Continente en marzo de 2020 y octubre de 2022 ha llegado a superar los 4.000 fallecimientos por millón de habitantes en Bulgaria, Hungría, Croacia o Eslovenia, mientras se quedaba por debajo de 2.000 en Dinamarca, Países Bajos, Irlanda, Finlandia, Suecia, Alemania y Estonia.

España, con 2.431 muertes por millón de habitantes, se queda por debajo de la media europea (2.632), a un nivel similar al de sus dos vecinos inmediatos Portugal (2.452) y Francia (2.532).

Alrededor de 1,4 millones de muertes por el COVID-19 en Europa

En los registros oficiales de los veintisiete países de la UE, más de 1,1 millones de personas han muerto de coronavirus desde el inicio de la pandemia hasta octubre de este año. Pero la OCDE señala que a eso hay que añadir otras 300.000 cuyo fallecimiento se puede atribuir también de forma directa o indirecta.

Y en paralelo, hay que tener en cuenta que se estima que la vacunación permitió evitar 250.000 muertes únicamente en 2021.

España era en 2019, antes de la covid, el país con la más baja mortalidad de la UE, y la principal razón es una incidencia relativamente baja de las enfermedades del aparato circulatorio como causas de fallecimiento.

De las 791 muertes por cada 100.000 habitantes que hubo en España ese año, estadística netamente inferior incluso a las de Italia (829) y Francia (830), 214 fueron por las enfermedades circulatorias.

En términos relativos, representaron un 27 % en España, cuando en el conjunto de la UE pesaron de media el 35 %. La mortalidad por cáncer en España (226 fallecimientos por 100.000 habitantes), aunque también estuvo entre las más bajas, supuso un 28,5 % del total, un porcentaje superior que en el conjunto de la UE (26 %).