Provocó malformaciones en 3.000 bebés nacidos en el país

España recupera la talidomida 60 años después de su prohibición sin que se haya hecho justicia con las víctimas

La Asociación de Víctimas de la Talidomida en España cree "increíble" que Sanidad autorice su uso "cuando el Gobierno sigue teniendo pendiente indemnizar a los talidomídicos españoles"

España recupera la talidomida 60 años después de su prohibición sin que se haya hecho justicia con las víctimas

EFEUn hombre pide justicia por los daños causados por la talidomida en España.

España recupera desde este jueves la talidomida -un fármaco que causó malformaciones a miles de bebés hace décadas- para enfermos con mieloma múltiple (cáncer de sangre) y cuya administración estará estrictamente controlada y prohibida a las mujeres embarazadas.

Según informa la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, la única indicación autorizada es, en combinación con melfalán y prednisona, para pacientes con mieloma múltiple no tratado, mayores de 65 años o no aptos para recibir quimioterapia a altas dosis.

Debido al riesgo de producir malformaciones congénitas, la talidomida está contraindicada en gestantes y su prescripción y dispensación en hospitales está sujeta a un Sistema de Acceso Controlado.

Ante el regreso de este medicamento, la Asociación de Víctimas de la Talidomida en España (Avite) cree "increíble y paradójico que de nuevo" el Ministerio de Sanidad autorice su uso "cuando el Gobierno sigue teniendo pendiente indemnizar a los talidomídicos españoles".

Añade que no se opone a su administración, "pero nadie debe olvidar que, los nacidos mutilados por ese fármaco, seguimos pidiendo justicia en España, 73 años después".

Avite recalca que la talidomida "nunca se ha dejado de usar en España y nos sorprende esta noticia, ya que se está utilizando desde hace varias décadas como paliativo para el cáncer: mieloma múltiple, lepra, leucemia y otros usos en combinación con otros fármacos, como lenalidomida y pomalidomida".

Requisitos para su dispensación

Debido al riesgo de producir malformaciones congénitas graves, en la Unión Europea se han establecido una serie de requisitos para la prescripción y dispensación de la talidomida con un Plan de Prevención de Embarazos (PPE) y un Sistema de Acceso Controlado cuyo objetivo es evitar cualquier exposición a talidomida en mujeres embarazadas.

Su administración está contraindicado tanto en embarazadas como en mujeres con capacidad de gestación que no cumplan las condiciones establecidas en el Programa de Prevención de Embarazos.

Las mujeres con capacidad de gestación solo podrán tratarse si se cumple lo siguiente:

  • Utilización de medidas anticonceptivas eficaces.
  • Realización de pruebas de embarazo antes de iniciar el tratamiento, cada cuatro semanas durante el tratamiento y cuatro semanas después de finalizarlo.
  • Comprensión acerca del riesgo de malformaciones congénitas graves para el feto, sobre otros riesgos graves del tratamiento y la necesidad de consultar rápidamente al médico si piensa que puede estar embarazada.

En varones, se informará del riesgo de malformaciones congénitas graves si mantiene relaciones sexuales con una embarazada o con posibilidades de estarlo, al excretarse talidomida a través del semen, por lo que es necesario usar preservativo durante todo el tratamiento (incluyendo en periodos de interrupción de la administración) y durante al menos siete días después.

El médico deberá garantizar que antes de iniciar un tratamiento, el paciente ha sido correctamente informado de los riesgos de malformaciones congénitas graves y otros riesgos relevantes, además de cumplir con las estrictas condiciones de uso, mediante la firma del formulario de conocimiento del riesgo, que deberá ser también firmado por el paciente.

Las víctimas de la talidomida

En España, la talidomida, desarrollada originalmente por la compañía alemana Grünenthal, se distribuyó y comercializó a través de tres laboratorios farmacéuticos autorizados por la Dirección General de Sanidad durante 1959, hasta que el 18 de mayo de 1962 fue prohibida su venta por orden ministerial.

Aun así, a pesar de que el Colegio de Farmacéuticos ordenó la retirada de la circulación de productos con talidomida, algunas personas seguían teniendo acceso al medicamento, por lo que se produjeron afecciones por talidomida hasta 1965.

En España, incluso el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) ha reconocido como afectados a miembros de Avite cuyas fechas de nacimiento son anteriores a 1956, años antes de la fecha oficial del primer nacido en Alemania.

De hecho, Avite subraya que en 1950 ya hubo nacidos afectados por talidomida y que en España ya se vendía en 1949.

El principio activo talidomida se distribuyó en más de 50 países del mundo y, según Avite, provocó malformaciones en más de 20.000 bebés en todo el mundo, unos 3.000 de ellos en España.

La mayoría de los afectados tuvieron focomelia, una anomalía congénita caracterizada por la carencia o excesiva cortedad de las extremidades.

La talidomida se asocia también con la neuropatía periférica, una enfermedad que genera una debilidad muscular que en muchos casos llega a postergar a una persona en una silla de ruedas.

Las víctimas fueron indemnizadas en Alemania en 1971 y recibieron también compensaciones hace décadas en Francia, Japón, Suiza, Australia o Italia.

En España, el Gobierno no reconoció oficialmente la existencia de afectados hasta 2010, cuando aprobó un real decreto de ayudas para una veintena de perjudicados, pero el resto de afectados siguen sin ser indemnizados.

Miembros de la Asociación de Víctimas de la Talidomida en España (Avite) frente al Congreso de los Diputados.

El TS inadmite un recurso de casación sobre las indemnizaciones

Hace unos días, el presidente Avite, José Riquelme, avanzó que realizarán movilizaciones después de que el Tribunal Supremo haya inadmitido su recurso de casación sobre las indemnizaciones de la talidomida.

El Tribunal Supremo inadmitió el recurso de casación presentado por Avite contra el Gobierno por incumplimiento de los Presupuestos Generales del Estado de 2018, que daban un año para que las víctimas de la talidomida fueran indemnizados tras los reconocimientos médicos realizados por el Instituto de Salud Carlos III.

"Estamos en 2023, y a pesar del incumplimiento de la Ley, el Tribunal Supremo no ha admitido nuestro recurso de casación y el auto es firme. Según el mismo y la anterior sentencia de la Audiencia Nacional, el auto que 'lo resuelve', el poder judicial avala que el Gobierno pueda incumplir de plano la ley", lamentó la asociación a través de un comunicado.

En declaraciones a 'Hoy por hoy Murcia', de la Cadena SER, Riquelme recordó que en 2018 los presupuestos generales ya contemplaban fondos para esas indemnizaciones que no se han abonado.

Según ha detallado el presidente de Avite, la asociación emprenderá movilizaciones en Madrid. "Preferimos morir con las botas puestas y lugar hasta el final", ha afirmado.